viernes 15 de enero de 2021
Deportes | Fútbol Argentino | Copa Diego Maradona | Fútbol

Una picadora de técnicos llamada fútbol argentino

La Copa Diego Maradona, un torneo de transición creado por la pandemia, dejó en el camino a un montón de nombres. Cuando no se juega por nada, también se echan técnicos.

La Copa Diego Maradona dejó al descubierto una práctica que se repite torneo a torneo: los directores técnicos son los máximos responsables ante las malas campañas. El 40% de los entrenadores dejaron su cargo durante el campeonato.

Entre despedidos y renuncias, de 24 equipos de la Primera División del fútbol argentino diez se quedaron sin técnicos. Los nombres que salieron eyectados de las bancas son Lucas Pusineri, Sebastián Beccacece, Sebastián Méndez, Ricardo Zielinski, Alfredo Berti, Gustavo Álvarez, Diego Martínez, Lucas Hoyos, Leandro Desábato y Mariano Soso.

¿Cómo se explica que en 11 fechas se cambiaron 10 entrenadores?

En nuestro fútbol estamos acostumbrados a palabras como el "proyecto" que cada club tiene para su desarrollo o coordinación. Sin embargo, en los tiempos que se necesitan para que dichas prácticas se lleven a cabo nunca se respetan.

La Copa Diego Maradona surgió durante la pandemia para servir como transición entre la Superliga y el desembarco de la Liga Profesional de Fútbol que comanda Marcelo Tinelli. Un torneo que muchos la tildaron como una "copa de leche", que no "sirve para nada", que además no se tuvo en cuenta los promedios y donde se jugaron muy pocos clásicos, sólo 14 entrenadores pudieron aferrarse a sus sillas. En esta burbuja los dos técnicos de los equipos de Santa Fe pudieron mantenerlos. Tanto el Vasco Azconzábal como Eduardo Domínguez continúan trabajando y ninguno estuvo en duda durante la Copa.

Desde hace varios años, el fútbol argentino se convirtió en un hervidero. Los resultados mandan, en todas partes del mundo, pero por estas latitudes pareciera que es la única condición que hay que cumplir para mantenerse en el cargo como director técnico.