lunes 6 de julio de 2020
Deportes | Colón | hija | Lihué Prichoda

Un ex Colón no pude conocer a su hija recién nacida por el coronavirus

Lihué Prichoda, exvolante de Colón que consiguió el ascenso a Primera División en el 2014, está atravesando un difícil momento fuera del país.

El mediocampista argentino Lihué Prichoda, ex Colón, dijo hoy que aún no pudo "conocer" a su "hija recién nacida" por estar "varado junto con otros 150 argentinos en Venezuela", cuando él ya rescindió contrato con Academia Puerto Cabello, a donde había ido a jugar en enero último.

"Fui padre hace poco y todavía no conozco a mi hija y la verdad es feo, muy triste, sobre todo porque no tengo respuestas de ningún sentido de los dos gobiernos (argentino y venezolano) para poder volver, cuando toda mi familia está en Argentina muy preocupada", argumentó Prichoda en contacto con el medio Doble Amarilla.

"Lo único que pudimos hacer los 150 argentinos que estamos acá fue hablar con la embajada argentina. Nos dijeron que la prioridad la tiene el que se quedó varado por vacaciones. Nosotros acá rescindimos el contrato porque se terminó el torneo y estamos en la misma situación que ellos", expuso el también ex volante de Banfied.

A comienzos de año quien jugara además en Colón de Santa Fe, viajó al país caribeño para sumarse al plantel de Academia Puerto Cabello, de la localidad homónima en el estado de Carabobo, donde solo pudo jugar cinco partidos como consecuencia de que en marzo se suspendió el campeonato de primera división por la pandemia de coronavirus.

"La embajada tomó esa prioridad por los que estaban de vacaciones y lamentablemente somos más de 150 argentinos en esta situación y nadie nos da respuestas, porque tampoco hay vuelos de ningún tipo", prosiguió.

"La cuarentena sigue acá en Venezuela y no tenemos nada concreto para volver. Estamos muy preocupados por saber cómo vamos a regresar a nuestro país, porque queremos ir a ver a nuestras familias y en lo particular conocer a mi hija. Todo esto nos tiene muy mal", concluyó Prichoda en su angustioso reclamo.

Dejá tu comentario