menu
search
Deportes Club Atlético Colón | Uruguay | Deportes

Colón y un paisaje típico de pretemporada futbolera en el Parque Saroldi de Montevideo

Colón disputó el miércoles su segundo ensayo futbolístico en Uruguay: los partidos preparatorios suelen estar lejos de significar un motivo para volver a soñar cuando se piensa en el campeonato que viene.

Media tarde en el barrio El Prado de Montevideo, el paisaje del Parque Saroldi inmóvil, la gente que pasa se va enterando de que River de Uruguay, en su campo chico, juega contra un equipo argentino, Colón de Santa Fe, el primer partido del verano para ir preparando el gran desafío de enfrentar a Peñarol por un lugar en la Copa Sudamericana.

El contexto del escenario tiene toda la humildad y la dignidad de cualquier cancha de Liga Santafesina. El viento que venía del río dejó de soplar y la calma gris de un cielo cerrado anticipaba que durante el partido una lluvia mansa salpicaría el segundo ensayo de Colón en tierras charrúas.

Colon River Plate Uruguay

Claramente, un desafío diferente para el cuadro de Marcelo Saralegui respecto al que disputó ante Vélez en Maldonado. Por el escenario y la precariedad del rival. Esto lo obligó a tomar la iniciativa desde el vamos. Arrancó queriendo ser prolijo, abriendo por las bandas combinando pases desde la defensa con escala en los volantes centrales tratando luego de acelerar con los desbordes de Ibáñez por izquierda o Álvarez por derecha, ambos en bloque junto a Rafael Delgado y Eric Meza respectivamente tratando de lanzar centros y alcanzar a José Pablo Neris, que se paró bien de punta como 9 de área. Para esto también una opción fue el pibe Laureano Troncoso que intercambió buenas encaradas con algunos apuros que terminaban siendo controlados por la defensa uruguaya.

River siempre estuvo atento a los intentos de Colón, por eso el equipo santafesino terminó apelando a rematar de media distancia con poca puntería. El primer tiempo se fue terminando casi sin acción para el arquero sabalero Ignacio Chicco y con buenas intenciones del Rojinegro que se presumieron jugadas de gol, aunque finalmente pasaron lejos del arco local.

En el segundo capítulo se fue rompiendo el ritmo de pretemporada. Especialmente por el lateral de Meza que primero con Juan Pablo Álvarez y luego con Santiago Pierotti trazó lo más importante del partido, no solo porque desde esa zona del campo llegó la jugada del penal, sino también porque siempre desbordó por ese lateral hasta terminar con envíos que desactivaba como podía la defensa “darsenera” cuando intentaba conectar Neris o Ibáñez que llegaba siempre a espaldas desde el carril opuesto. Seguía y siguió faltando puntería, menos en la ejecución del penal por parte del centrodelantero uruguayo que facturó a gol la primera conversión personal con la camiseta rojinegra.

Más intenso, más desprolijo también, la parte resolutiva del juego obligó a River a ir por el empate y Colón se plantó a esperar para armar algún contragolpe claro que nunca llegó, y menos aún cuando fue expulsado Facundo Garcés. A partir de esta incidencia y a medida que los minutos acentuaban el cansancio, el entrenador local movió todo el banco para volcar el trámite, mientras que Saralegui por su parte solo puso a Lucas Acevedo completando la defensa, entonces resistir y no más que eso. Sin embargo, las líneas quedaron muy rezagadas, así fue que después de un tiro libre y un servicio de esquina sobre el pitazo final, igualó Ríver y la cuestión se fue a los penales donde se lucieron más los arqueros que los ejecutantes, Nacho Chicco atajó como auténtico sucesor de “Cachorro” Burian y el “sabalé” se quedó con la victoria y la copa del desafío disputado en el contexto de la Serie Río de la Plata.

Ese gol de Neris que le arrancó el corazón a la tarde y la conquista en los penales desviados por su golero, dejaron apenas un ensayo preparatorio que estuvo lejos de significar un triunfo para volver a soñar o para sostener las necesidades profundas del campeonato que viene.

La defensa es lejos lo mejor, lo que está listo, el resto depende de la evolución que pretenden estos enfrentamientos en tierra oriental y de que lleguen los refuerzos por Bernardi y “El Pulga”, que el rendimiento colectivo está pidiendo a gritos y no de gol precisamente.