lunes 10 de agosto de 2020
Deportes |

La impactante historia de la “segunda mano de Dios” de Maradona

Repasamos el encuentro entre Argentina y la Unión Soviética, correspondiente a la segunda fecha del Mundial de Italia 1990, del que se cumplen 29 años.

El Estadio San Paolo de Nápoles es un lugar sagrado para los maradoneanos y napolitanos. En aquel lugar, se gestaron algunas de las historias más épicas del astro argentino en Europa: Diego explotó en el Nápoli. No hace falta ninguna argumentación ante el lugar donde Maradona obtuvo cinco títulos.

El 13 de junio de 1990, el San Paolo fue testigo de una nueva picardía del diez argentino, que sirvió para sacar de un apuro importante a los dirigidos por Carlos Bilardo.

Un Mundial sufrido para Argentina

La Copa Mundial de Italia inició con el pie izquierdo para el seleccionado nacional: la derrota por 1 a 0 ante Camerún reducía el margen de error al mínimo. Bajo este escenario llegaba el turno de enfrentar a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, al encuentro correspondiente a la segunda fecha, en el estadio que reflejó al mejor Diego a nivel clubes.

La segunda Mano de Dios

Maradona

¿El partido? Un infierno. A los diez minutos de partido, Nery Alberto Pumpido se iría del campo de juego fracturado tras un choque con el Vasco Olarticoechea. Ingresaría el hombre que sería héroe frente a Yugoslavia en Cuartos e Italia en Semifinales: Sergio Goycochea. Mientras el guardameta se acomodaba bajo los tres palos, llegó un córner, y se consumó el milagro.

Pumpido

Tal como había sucedido cuatro años antes, en el encuentro ante Inglaterra en los Cuartos de Final de México 1986, que significó la divinidad futbolística del astro nacional, volvió a salvar a la albiceleste de un cachetazo que hubiera significado una eliminación. Porque llegó el centro, cabeceó uno de los europeos y, con Goycochea fuera de la acción, estiró su mano derecha y evitó el gol, tras el despeje de Sergio Batista. El juez del cotejo -Erik Fredriksson- no cobró nada, mientras los soviéticos se volvían locos reclamando la acción.

Más tarde, Troglio y Burruchaga sacarían del apuro al conjunto celeste y blanco, sentenciando el 2 a 0 final y la reacomodación en el grupo de cara al choque con Rumania en la próxima fecha. El mundial siguió, con una clasificación agónica, y victorias épicas ante Brasil, Yugoslavia e Italia, para luego caer de pie ante Alemania en la final, con un equipo diezmado absolutamente desde lo físico, pero con un corazón enorme.

Finalmente, en tiempos en donde el VAR tomó un protagonismo brutal en la dinámica del juego, éstas picardías quedarán inmutadas a lo largo de la historia del fútbol argentino.

Imágenes del encuentro

La selección argentina es el equipo que menos victorias necesitó para llegar a una final de la Copa Mundial de la FIFA (2). Solo venció a la URSS y a Brasil -empató ante Rumania, Yugoslavia e Italia; y perdió con Camerún.

Dejá tu comentario