menu
search
Deportes Unión | Club Náutico El Quillá | Liga Santafesina

Jugó en Unión, defendió la camiseta de El Quillá y se mudó a España en busca de lograr su sueño

La historia de un deportista santafesino cuya ilusión es volverse profesional en el fútbol europeo, que es hincha de Unión y ama al Club Náutico El Quillá.

De la Liga Santafesina al fútbol europeo, sin escalas. Joaquín Saborido es un joven arquero santafesino que defendió durante varios años la camiseta del Club Náutico El Quillá e integró los planteles campeones de la LSF y Copa Federación. Sin haber podido debutar en la Primera del "Tiburón", el promisorio futbolista de 19 años decidió ir en busca de su sueño en España.

"Mi sueño dentro del futbol es poder firmar un contrato profesional y poder vivir del deporte dentro de Argentina", aseguró el exarquero del CNQ en diálogo con AIRE. Ágil, con buena técnica y mucha personalidad, Joaquín tuvo un breve paso por las divisiones inferiores de Unión, entre 2020 y 2021, pero tomó la decisión de marcharse pese a ser hincha del club cuando le comunicaron que no iba a tener la continuidad que él esperaba.

Luego de ver bien de cerca a su querido Quillá ser campeón en dos ocasiones en los últimos años, Saborido decidió lanzarse al sueño de volverse futbolista profesional en el fútbol del Viejo Continente para luego regresar como un arquero consagrado a la Argentina, con la ilusión de algún día poder llegar a representar al club de sus amores.

Actualmente, el arquero santafesino despliega todo su potencial en Union Esportiva Tàrrega ( U.E Tàrrega), de la primera catalana, donde rápidamente se convirtió en titular indiscutido y en una de las figuras de su equipo, pese a su corta edad.

joaquin saborido.jpg
Joaquín Saborido en su presentación como futbolista de Union Esportiva Tàrrega.

Joaquín Saborido en su presentación como futbolista de Union Esportiva Tàrrega.

Más allá de que el presente deportivo del equipo no resultó como esperaba, su nombre está instalado y las oportunidades no tardan en aparecer, por lo que es muy probable que el joven santafesino continúe, al menos por unos años más, en Europa.

Joaquín Saborido, mano a mano con AIRE

— ¿A qué te dedicabas en Santa Fe antes de mudarte y cómo surgió la posibilidad de jugar en España?

— En Santa Fe, me dedicaba al fútbol, jugaba en Club Náutico El Quillá, e hice algunos cursos cortos para poder venir acá (a España) con algún certificado o título como para poder trabajar.

La posibilidad me surge por haberla buscado tanto y ser insistente. Se termina dando por un contacto que tuve con una empresa de representación de jugadores, que tiene base en Argentina y acá en España.

— Aparte del fútbol, ¿estás trabajando y/o estudiando en España?

— Por ahora, estoy 100% dedicado al fútbol, más allá de que donde estoy sobran las oportunidades de futbolísticas, laborales y estudiantiles, siempre y cuando uno tenga los permisos que corresponden. Yo estoy en Tarrega, una pequeña ciudad de Cataluña, a 90 km de Barcelona, donde la vida es mucho más barata que en las ciudades grandes y los puntos turísticos del país.

"Me gustaría defender los colores de Unión, pero El Quillá es mi casa..."

— ¿Cómo es tu rutina? El día a día de un futbolista no profesional...

— Mi rutina se basa en ir al gimnasio por la mañana y entrenar por la tarde. El tiempo libre lo suelo pasar con mis compañeros argentinos del equipo. Acá es bastante común ver argentinos... En el equipo comparto con un rosarino que vive en Barcelona, hay otros dos de Entre Ríos y Mendoza que juegan en un equipo cercano y viven aquí en Tarrega. Justamente con uno de ellos comparto departamento.

saborido Union Esportiva Tàrrega.jpg
El arquero santafesino del Union Esportiva Tàrrega, club de la Primera Catalana.

El arquero santafesino del Union Esportiva Tàrrega, club de la Primera Catalana.

— Y en tu tiempo libre, ¿qué suelen hacer?

— En el tiempo libre, generalmente aprovechamos para recorrer y conocer las ciudades cercanas al máximo, fundamental las tardes de mate en las plazas y parques, visitamos distintos estadios y canchas de futbol.

— ¿Cómo evaluás estos meses en España?

— En este tiempo que llevo acá, mis expectativas volaron en cuanto al nivel en el que yo esperaba estar jugando. Llegué al país esperando jugar en una de las divisiones más bajas, pero al poco tiempo de mi llegada se presentaron varias oportunidades de divisiones más altas, las cuales no dude en aprovechar y fueron siempre positivas.

En cuanto al equipo en el que me toco jugar la temporada, lamentablemente tocó pelear en la parte baja de la clasificación, pero individualmente me sirvió mucho para crecer y aprender como jugador.

— Y ahora, ¿tenés planeado volver a Argentina o quedarte allá?

— Cuando termine el torneo tengo pensado volver a la Argentina, sí. Y desde allá poder planear bien el futuro. Mi objetivo es volver a España para arrancar la próxima temporada.

— ¿Qué es lo que más se extraña estando afuera?

— Por lejos, lo que más se extraña es la gente, la familia, los amigos. También las costumbres que uno tiene y las comidas que en un lugar como en el que estoy, es difícil de conseguir o replicar.

— ¿Qué es el fútbol para vos?

— El futbol es un estilo de vida, es de lo más lindo que hay. Es un mundo, lleno de oportunidades, donde hay que ser insistente y constante, si se le dedica esfuerzo la recompensa llega siempre.

— ¿Y El Quillá? ¿Qué es para vos?

El Quilla es mi casa, ahí crecí y me formé como arquero y como persona, con la gente del club siempre tuve un vínculo increíble, es un grupo muy unido y fuerte que se siente como una familia. En todo mi trayecto en El Quillá estuve siempre acompañado de mi entrenador de arquero, Mario Franco, quien me enseñó mucho y le tengo un gran aprecio.

saborido nautico el quilla.jpg
Joaquín Saborido en el Club Náutico El Quillá.

Joaquín Saborido en el Club Náutico El Quillá.

— ¿Cuál es tu sueño?

Mi sueño, dentro del futbol, es poder firmar un contrato profesional y poder vivir del deporte dentro de Argentina.

— ¿Soñás con poder, algún día, defender los colores de Unión?

— Obvio, me gustaría defender los colores de Unión profesionalmente y, de ser posible, no dudaría en formar parte del club. Pero como te dije antes, mi casa es El Quillá y me gustaría más poder sumar minutos como arquero de la primera del Tiburón.