miércoles 5 de agosto de 2020
Deportes | Colón | Superliga | Diego Osella

En otra noche para olvidar, Colón perdió con Talleres en Córdoba

Con goles de Nahuel Tenaglia y Guilherme Parede, la "T" derrotó 2-0 al Sabalero que se sigue hundiendo en la tabla de posiciones y de los promedios. La continuidad de Osella pende de un hilo.

El primer tiempo en Córdoba dejó la misma impresión que al final de la primera parte del partido ante Boca, que Diego Osella pudo encontrar, aunque en una mínima expresión, que encontró el equipo. O, al menos, una solidez que en el futuro le dará una identidad de juego a Colón.

Leer más► Independiente jugó bien, goleó a Central Córdoba y volvió al triunfo

Embed

Ante Talleres, el Sabalero se mostró ordenado la hora de defender, con mucha participación de los centrales (Bianchi-Delgado en esta oportunidad) y turnando a los laterales para que se sumen al ataque. Del tridente ofensivo Chancalay-Morelo-Esparza, los dos que jugaban por las bandas estaban obligados a retroceder y ayudar en la marca. El entrenador quiere un equipo solidario, paciente para generar juego y veloz para salir a la contra.

En los primeros dos casilleros, el Sabalero cumplía con esas funciones, pero para contraatacar es donde estaba más flojo. Esparza y Chancalay quedaban muy lejos del área de Guido Herrera y Wilson Morelo muy aislado del resto del equipo sin estos dos que lo busquen desde los costados.

Las ocasiones más peligrosas para el Rojinegro surgieron de desatenciones futbolísticas en el fondo del Tallarín. El equipo cordobés suele salir jugando desde el fondo y, en una noche imprecisa, eso puede ser contraproducente. Si los atacantes de Colón hubiesen estado un poco más finos, podrían haber roto con la igualdad en el primer tiempo.

TNT Sports LA on Twitter

Los puntos altos del equipo santafesino estuvieron en la dupla de marcadores centrales. Tanto el llegad de Atlético Tucumán, como el de Defensa y Justicia estuvieron manejaron bien los tiempos para anticipar a los delantero de la “T”, como para saber cuándo pasar la pelota o animarse a atacar con balón dominado. Delgado demostró ser una variante interesante para jugar como segundo central si se lo vuelve a necesitar.

TNT Sports LA on Twitter

Sobre el final del primer período, Talleres estuvo cerca de romper con el cero a través del brasileño Guilherme Parede. El jugador de la "T" encaró por izquierda, ingresó al área y sacó un remate de zurda que Leonardo Burián mandó al córner. El arquero del Rojinegro no tuvo mucha actividad en los primeros 45 minutos en Córdoba, pero cuando se lo requirió apareció y sus intervenciones fueron claves.

Segundo tiempo:

Talleres no estuvo en una de sus mejores noches, el juego del local exasperó a su hinchada que reprochó con algunos silbidos y murmullos la imprecisión del juego del equipo. Colón agradeció esto de cruzarse con un conjunto que tuvo su misma anemia futbolística.En el hecho de no dejar espacios para que los aproveche el rival, el Sabalero estaba bien. En las jugadas finas, donde se requieren las maniobras justas, los de Osella estaban mal.

Cuando el cansancio comenzó a sentirse en las piernas y el cerebro de los sabaleros, esos errores fueron cada vez más frecuentes y representaron mayor peligro para su propio arco. El equipo de barrio Centenario continúa demostrando un déficit importante en lo físico.

Talleres, aún con muchas falencias en lo colectivo, se adueñó del partido y arrinconó a Colón que comenzó a mostrar grietas en su planteo. El Sabalero no solo no generaba nada en el ataque, sino que comenzaba a resquebrajarse en el aspecto defensivo, el que había sido su fuerte en la noche de este domingo.

Y por más que haya imprecisión, falencias, errores, buena fortuna, si un equipo permite que el otro le llegue con tanta facilidad, de un modo u otro ese que va en busca del gol lo va a conseguir. En un córner desde la izquierda, Valoyes remató en soledad, la pelota rebotó y le quedó servida a Nahuel Tenaglia que la mandó al fondo de la red. Más tarde, con la ayuda de las cámaras, se lo vio al defensor de la “T” en posición adelantada al momento de marcar el gol, pero el gol ya había sido convalidado.

TNT Sports LA on Twitter

El tanto trajo todos los fantasmas que acosan a Colón desde hace tiempo. Todo ese bloqueo mental, esa jaula psicológica de la que no pueden escapar los jugadores sabalero se hizo más fuerte que nunca. Sumado a la fatiga, se volvieron a conjugar varias cosas para que la de este domingo sea otra noche para el olvido.

TNT Sports LA on Twitter

Como para que los de Osella no se ilusionen con el empate, el brasileño Parede encaró desde el centro del campo, se asoció, tiró una pared, la fue a buscar y dejó en el camino a Burián para definir y poner el 2-0 en el marcador. Colón estaba entregado.

El golpe de los jugadores traspasó la pantalla y era visible en los jugadores. Los actores del Sabalero ya no pensaban en el arco de enfrente, sino en no recibir cuatro goles por tercer partido consecutivo.

Fue derrota, nuevamente, esta vez por 2-0 ante un equipo cordobés que no estuvo en uno de sus mejores días pero que de todas formas mereció quedarse con los tres puntos porque lo de Colón fue malo. Esta derrota, además de hundir (todavía más) al equipo en las tablas de posiciones y de los promedios, demuestra que el plantel no está preparado para esta lucha, no cumple con las expectativas. Por otro lado, este resultado negativo deja a Diego Osella más afuera que adentro de la institución. Todo mal.

Embed