menu
search
Deportes Básquet | Diego Maradona | NBA

Diana Taurasi, la mejor jugadora de básquet de la historia con raíces argentinas

Diana Taurasi fue nombrada hace poco mejor jugadora de básquet de la historia. Hija de una argentina y un italiano, la "Mamba Blanca" es fanática de Rosario Central, Diego Maradona y las costumbres argentinas.

A grandes rasgos, no cabe discusión al decir que en Estados Unidos se practica el mejor básquetbol del mundo. Ser uno de los mejores tanto en la NBA, como en la WNBA automáticamente catapulta a la fama a los atletas y los posiciona como superestrellas del deporte.

Al hablar de quién fue el mejor jugador en la historia del básquet masculino, los nombres de Michael Jordan, Kobe Bryant o LeBron James son los primeros en mencionarse por los fanáticos. En la rama femenina, la figura de Diana Taurasi es intocable y no admite idea contraria.

diana taurasi

Si bien jugó toda su vida en Norteamérica, la "Mamba Blanca" -apodo que le puso Kobe- es una atleta íntimamente ligada con Argentina. La distancia y los años vividos en Estados Unidos no pudieron borrar las raíces con el país de su madre Liliana, ni en el que vivió desde los cinco años su padre Mario, italiano de nacimiento. Esta "argentinidad", según contó ella misma, influyó para que Diana pueda alcanzar todos los logros de su vida.

"Quizá haber jugado siempre con una mentalidad de inmigrante. Siempre me quise probar, ser la mejor. Lo traigo de mi familia, de mis padres, que fueron a Estados Unidos y, con esfuerzo y dedicación, hicieron su camino", contó la considerada mejor jugadora del básquetbol femenino de la historia en una entrevista con Julián Mozo. Notar desde temprana edad el esfuerzo hecho por sus padres para evitar que ella tuviera que pasar penurias forjaron un carácter de guerrera que la hizo derrumbar todas las barreras que se encontró en su vida.

Ganadora de nada menos que cuatro medallas olímpicas (2004, 2008, 2012 y 2016), dos Mundiales (2010 y 2014) y tres anillos de la WNBA (2007, 2009 y 2014), Diana Taurasi mostró desde pequeña buenas aptitudes para los deportes. Amante del fútbol (es fanática de Rosario Central), como adolescente se decantó por dedicarse al básquet, donde creía que tendría mayores oportunidades. Y no se equivocó.

diana taurasi

Vistiendo siempre (desde 2004) la camiseta de Phoenix Mercury, se convirtió en 2017 en la máxima anotadora de la WNBA (el equivalente femenino a la NBA), justo en un partido en el que asistieron su ídolo Bryant junto a su hija Gianna. Ya son más de 20 años viviendo en el país del norte, pero su castellano casi perfecto deja ver una entonación bien celeste y blanca, quizás el año que pasó en Rosario ayudó a conocer nuestros modismos.

"Hermosos recuerdos. Tenía 12 años y prácticamente vivía en el Club Atlético Villa Diego (conocido como el Club Atlético Talleres Rosario Puerto Belgrano). Estaba todo el día allí, desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche. La vida de club que aún extraño porque allá, en Estados Unidos, no existe. Allá es la escuela y la universidad, pero no hay instituciones así. Yo recuerdo que allí hacía y jugaba a todo, al fútbol, al tenis, al hóckey", recordó en la misma nota de Infobae.

Además de hacerse fanática de Central, equipo al que elige mirar si un partido coincide con uno de Los Angeles Lakers, a Taurasi se le despertó el interés por la historia argentina, sus referentes, en especial por las mujeres que marcaron épocas. Una de ellas María Eva Duarte de Perón, por quien llegó a utilizar zapatillas de básquet con la imagen de la "Abanderada de los humildes".

diana taurasi zapatillas
Las zapatillas de Diana Taurasi. La izquierda con la imagen de

Las zapatillas de Diana Taurasi. La izquierda con la imagen de "Evita", a la derecha, Ruth Bader Ginsburg, una jurista estadounidense que desde 1993 integra la Corte Suprema de ese país.

Estas referentes no son casualidad. A nivel personal, la Mamba Blanca construyó con su disciplina un legado que marca el camino para futuras generaciones. En 2012 se le plantó a Fiba por un código de vestimenta que consideraba sexista y en 2017 se casó con Penny Taylor, una compañera de equipo en Phoenix, con quien un año después se convirtió en madre de Michael Leo, su primer hijo.

Si de marcar épocas se trata no quedan dudas de que ella lo hizo. Para ser considerada mejor jugadora de básquet de la historia, la "estadounidense más argentina de todas" se impuso en una votación a Sue Bird, Maya Moore, Candance Parker y Cynthia Cooper, quienes completaron el ránking en la elección de la que participaron fanáticos del básquet.

Actualmente, con 40 años, una distensión cuádruple la dejará afuera por lo que resta de la temporada de la WNBA y su futuro deportivo está en el aire. Finaliza contrato con los Mercury este año y puede despedirse casi sin jugar del equipo que representa desde hace 18 temporadas. Pero la historia de Diana Taurasi demuestra que el final no es lo que importa, sino el camino, el trayecto recorrido, las maneras de transitarlo y la compañía. Ahí, con un gran componente argentino en su interior, la Mamba Blanca seguirá teniendo nuevos objetivos más allá del lugar que ocupe.