miércoles 29 de junio de 2022
Cultura | Osvaldo Soriano |

A 25 años de la partida de Osvaldo Soriano: cinco libros indispensables de su carrera

Osvaldo Soriano fue uno de los escritores más populares entre 1980 y 1990 con más de un millón de ejemplares vendidos. Su vida y sus obras literarias son de las más exquisitas de la cultura argentina.

Osvaldo Soriano falleció prontamente a la edad de 54 años, pero sus libros aún lo mantienen vigente. Se nutrió de las pequeñas cotidianidades para hacer literatura y su visión sobre la realidad social y política del país lo llevó a construir relatos en los que confluían sus más grandes aficiones como la política, el fútbol y su fascinación por los gatos.

Sus inicios dentro del periodismo se dieron con aproximadamente 25 años, trabajando en el diario El Eco de Tandil donde escribía en la sección de deportes y columnas sobre personajes famosos de la época. Pero comenzó a pisar fuerte a partir de sus 26 años cuando pasó a la revista Primera Plana y posteriormente en el diario La Opinión y como miembro fundador del diario Página/12. Se decía que tuvo un “inicio tardío” en la vocación literaria: había comenzado a leer después de los veinte años. Horacio Quiroga, Edgar Allan Poe y Guy de Maupassant fueron algunos de sus primeros maestros y con quienes sintió “el impacto de estos grandes cuentistas del realismo”.

Leer más ► Quién era Osvaldo Soriano, el autor de obras icónicas de la cultura argentina

Pero no se imaginaría nunca que su carrera como escritor lo llevaría a ser amigo de Cortázar, a publicar novelas que traspasarían la frontera nacional con innumerables traducciones y hasta con algunas adaptaciones en el cine. El éxito por sus publicaciones lo llevó a vender más de un millón de ejemplares entre 1980 y 1990.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

image.png
Algunas de sus obras, han sido publicadas en veinte países y traducidas al inglés, francés, italiano, alemán, portugués, sueco, noruego, neerlandés, griego, polaco, húngaro, checo, hebreo, danés y ruso; con ventas que superan el millón y medio.

Algunas de sus obras, han sido publicadas en veinte países y traducidas al inglés, francés, italiano, alemán, portugués, sueco, noruego, neerlandés, griego, polaco, húngaro, checo, hebreo, danés y ruso; con ventas que superan el millón y medio.

Leer más ► Osvaldo Soriano, a 25 años de una muerte con mucha pena y sin olvido

Cinco libros indispensables en la carrera de Osvaldo Soriano

Compartimos a continuación una reseña de los cinco títulos más importantes de la obra de Osvaldo Soriano.

Triste, solitario y final (1973)

Osvaldo.jpg

Stan Laurel, el actor ganador del Oscar que protagonizó junto con Oliver Hardy la famosa serie El Gordo y el Flaco, cree que, con sus 75 años, ha llegado el fin de su carrera como cómico. La única salida que se le ocurre es ir a ver a Philip Marlowe, el sagaz detective creado por el escritor estadounidense Raymond Chandler. Stan necesita saber por qué todo el mundo se ha olvidado de él. En esta parodia formidable sobre el cine, las series y la narrativa policial todo puede pasar. Incluso que el autor se cuele en algunas escenas para divertirse un rato, de la misma manera que lo hizo Hitchcock en varias de sus películas.

No habrá más penas ni olvido (1978)

image.png

Publicada en el exilio, en 1978, esta breve novela narra una parodia de las luchas intestinas del peronismo. El filósofo Juan Pablo Feinmann dijo sobre el libro: "Esta novela noquea por la asimetría entre la dimensión de la tragedia narrada y el minimalismo de sus recursos narrativos. ¿Cómo narrar una guerra en la que todos se matan y mueren invocando a un Ausente? Sólo Soriano supo hacerlo. Y lo hizo de la única manera posible: como si corriera. Porque perseguía hechos escurridizos. Y sabía que, si uno solo de ellos se le escapaba, no lograría reflejar cómo fue posible que un peronista muriera por la exacta, idéntica causa por la que él mataría a ese otro peronista que ahora estaba matándolo".

Cuarteles de invierno (1980)

image.png

Cuarteles de invierno es una ficción ambientada en un pueblo de provincia que narra a través de una amistad la atmósfera opresiva de régimen militar que comenzó en 1976. Alguna vez, Osvaldo contó "Escribí esta novela en Bélgica y Francia, entre 1977 y 1979, tratando de exorcizar lo que pasaba en la Argentina. Mi idea era poner en un mundo dictatorial a dos personas que, por su oficio, aparentemente están afuera de la política, como un cantor de tango y un boxeador. El plan de ambos cuando llegan a Colonia Vela es hacer lo suyo, cobrar e irse. Su problema es que, una vez que están en el pueblo, toman conciencia de que la fiesta la dan los milicos. Cuarteles de invierno es una ficción ambientada en un pueblo de provincia que narra a través de una amistad la atmósfera opresiva de régimen militar que comenzó en 1976".

A sus plantas rendido un león (1986)

image.png

Comienza la Guerra de Malvinas (1982) y en Bongwutsi, un remoto país del África, un olvidado cónsul argentino libra su propia batalla contra Inglaterra. Al mismo tiempo, en Europa, nace una conspiración para convertir a Bongwutsi en una República Socialista.

“Al final me salió una novela de aventuras políticas en África, ambientada en plena guerra de Malvinas. El personaje central es un cónsul argentino que se empieza a preguntar qué haría el general San Martín en su lugar. Es el primero de mis libros con verdaderos personajes femeninos y tiene, además, un grupo de locos africanos que quieren hacer una revolución del desorden. El país lo inventé y no tiene ni mar: es la miseria total. Lo único que tiene es un lago con una islita enfrente, donde está el prostíbulo. A ese país sin futuro le traspuse la realidad argentina. Y la idea que seguimos teniendo de África como el fin del mundo se une con ese otro fin del mundo que son las Malvinas", contó en una entrevista.

Una sombra ya pronto serás (1990)

image.png

Una novela que sugiere que aún queda la posibilidad de vivir el naufragio con humor y con dignidad. La condición humana se proyecta en la imagen del camino: esta novela magistral transcurre en rutas desiertas, moteles en huelga, trenes vacíos y pueblos fantasma. Desde allí se comprende mejor un país que repele y atrae al mismo tiempo. "Estaba trabajando en una historia sobre un espía argentino en París a principios de siglo cuando un día, cruzando la calle, tuve la visión de un tipo haciendo dedo al costado de una ruta desierta. Supe que era ingeniero en informática, un científico que podría ser útil para un país en crecimiento. Y que sus desventuras debían transcurrir, en medio del ajuste menemista, en esa Argentina que cae en todas las trampas de la historia, que sufre a todos los gobiernos después de creer en todas las promesas" había explicado el mismo Osvaldo.