viernes 14 de mayo de 2021
Ciencia Luna |

La despedida de Michael Collins, el astronauta que orbitó la Luna mientras Armstrong dejaba su huella

"Tengo dos lunas en mi mente: la que todos ven y aquella en la que estuve", dijo en una oportunidad Michael Collins, el piloto del módulo de mando Columbia en la misión Apolo 11, que falleció este miércoles. Nunca lo frustró la idea de no bajar en la Luna en aquella misión. Se sentía afortunado. Describió el lado oscuro de la Luna, tras haberla orbitado 30 veces.

El 16 de julio de 1969, el Apolo 11 despegaba en el Saturno V hacia la Luna. Por primera vez, tres personas iban a viajar allí para dejar su huella -cuatro días después- y explorarla. De los tres elegidos para la misión, solo vive hoy Buzz Aldrin, y tiene 91 años. El primer ser humano que bajó del módulo Eagle y pisó la Luna, Neil Armstrong, falleció en el 2012 y este miércoles 28 de abril, se fue Michael Collins, usualmente conocido como "el astronauta olvidado".

apolo 11.jpg
Los tres astronautas que hicieron historia en el Apolo 11: Neil Armstrong, Michael Collins y Buzz Aldrin, en 1969.

Los tres astronautas que hicieron historia en el Apolo 11: Neil Armstrong, Michael Collins y Buzz Aldrin, en 1969.

De Armstrong se sabe que fue el primer hombre que pisó la Luna. De ese momento, quedó inmortalizada la frase: "Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad". De Aldrin, se sabe que es el autor de la icónica imagen de la pisada en la Luna (atribuida a Armstrong), ya que fue quien tomó la fotografía de su pie el 20 de julio de 1969, un paso que Armstrong, al bajar, probablemente olvidó. Del astronauta olvidado, no se habla mucho. ¿Por qué? Porque mientras sus dos compañeros estaban explorando la Luna -el suceso que se quedó con la atención de todos-, Collins estaba orbitándola unas 30 veces. Era el piloto, así que no se bajó del módulo Columbia en ningún momento. Pero el relato paralelo que tiene, es deslumbrante.

El inolvidable viaje a la Luna

A las 6.52 de la madrugada del 16 de julio del 1969, los astronautas del Apolo 11 subieron a la nave. Collins subió segundo y se ubicó en el asiento de la derecha. En el medio estaba Aldrin. Collins sabía que no iba a bajar en la Luna. Al ser consultado sobre si esto significaba una frustración para él, lo negó rotundamente. Sabía que era un afortunado por haber sido seleccionado para orbitar la Luna en la misión más importante para la Nasa y la humanidad en aquel entonces.

Luego de cuatro días viajando hacia, Collins se convertiría en el ser humano más solitario del "mundo". Quedó solo a unos 351.000 kilómetros de la Tierra, dándole vueltas a la Luna mientras Armstrong y Aldrin transmitían la hazaña desde la región de la Luna llamada "El Mar de la Tranquilidad".

"El Mar de la Tranquilidad", luna, apolo 11
El sector oeste de

El sector oeste de "El Mar de la Tranquilidad", la región en donde alunizó el Apolo 11 en 1969.

"Tengo dos lunas en mi mente. La que todos ven y aquella en la que estuve", dijo Collins sobre esta vertiginosa experiencia. Cuando quedó solo orbitando la Luna, por momentos se sintió perdido, ya que del lado oscuro de la Luna no se ve a la Tierra y, sin Luna -por la oscuridad- y sin Tierra, no hay ser humano que pueda sentirse seguro. El trabajo mental de este astronauta durante esas 30 vueltas fue asombroso. "Esa segunda Luna que tuve el privilegio de orbitar es gigante y apenas puedo creer que estuve allí", completó Collins.

Sobre la descripción de lo que veía en ese momento, contó: "La Luna es hostil. Esos tremendos contrastes en la superficie, esas largas sombras que proyectan las montañas y los bordes de los cráteres no invitan a nadie, a ningún visitante".

Leer más ► Esta es la primera foto que le tomaron a la Luna, hace 181 años

Luego de orbitar la Luna, Collins hizo un extraordinario trabajo para acoplar al módulo lunar Eagle con el módulo de mando Columbia y llevar de regreso a todos a la Tierra. "Bienvenidos al Columbia. Esta es la mejor nave para regresar a la Tierra. Que Dios los bendiga", dijo en ese momento clave el astronauta, mientras abrazaba a sus dos compañeros que volvían a encontrarse con él en el Columbia, antes de emprender la vuelta a la Tierra.

Apolo 11
Así se veía en la televisión la hazaña de los primeros humanos en la Luna, durante el Apolo 11. En la foto, Neil Armstrong y Buzz Aldrin. Toda la atención estaba puesta en ellos.

Así se veía en la televisión la hazaña de los primeros humanos en la Luna, durante el Apolo 11. En la foto, Neil Armstrong y Buzz Aldrin. Toda la atención estaba puesta en ellos.

La aventura duró unos ocho días. Los dos astronautas que hoy no viven, Armstrong y Collins, estuvieron el 2 de octubre de ese año en Argentina como parte de una gira mundial para hablar de este acontecimiento histórico.

Leer más ► El plan de la Nasa y SpaceX para habitar la Luna en menos de cinco años

En la actualidad, en vísperas del regreso de los humanos a la Luna, como parte del programa Artemisa -la continuación de las misiones Apolo-, una de las últimas apreciaciones que hizo Collins fue decir que "las mujeres podrían hacer lo mismo que los hombres" en esta próxima travesía, apoyando la idea de la Nasa de enviar a la primera mujer a la Luna en los próximos años.

La despedida de Aldrin

“Dondequiera que haya estado o esté, siempre tendrá el fuego para llevarnos hábilmente a nuevas alturas y al futuro. Te extrañaremos. Que descanses en paz”. Así despidió Buzz Aldrin a Michael Collins en redes sociales. Ahora, es el único sobreviviente de ese viaje ocurrido hace más de medio siglo.

Embed

Temas