martes 7 de diciembre de 2021
Ciencia satélites | Saocom | Argentina

La Conae cumple 30 años: los lanzamientos satelitales que pusieron a Argentina como líder latinoamericano

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), fundada el 28 de mayo de 1991, cumple 30 años este viernes. Desde entonces, Argentina lidera la tecnología satelital latinoamericana en el mundo.

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) cumple este viernes 30 años posicionada como referente mundial de la industria satelital latinoamericana, con cinco misiones completadas, Centros Espaciales y Estaciones Terrenas en distintos puntos del país, tiene institutos de formación y un proyecto en marcha para fabricar el lanzador de satélites.

La Conae, que depende del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, fue creada el 28 de mayo de 1991 con el objetivo de llevar adelante el Plan Espacial Nacional. Desde entonces, desarrolló grandes proyectos para llevar al país al espacio, liderando la tecnología satelital en Latinoamérica. Además, firmó convenios de colaboración internacional para la exploración del espacio profundo.

Embed

Líderes satelitales

Desde 1991, la Conae logró el desarrollo de la serie SAC de cuatro satélites argentinos de aplicaciones científicas (SAC-A, SAC-B, SAC-C y SAC-D/Aquarius) y la Constelación de los satélites de observación terrestres, Saocom 1A y 1B recientemente completada. Su radar SAR, fabricado en el país, es único en el mundo.

Leer más ► La joven ingeniera que desafió los estereotipos y fue clave en el desarrollo de los satélites argentinos Saocom

También se destacan las pruebas realizadas para desarrollar el lanzador argentino Tronador II/III y proyectos como la Misión SABIA-Mar y la serie SARE de arquitectura segmentada, para dar el soporte de operaciones y servicios a misiones propias y de otros países.

Embed

De los SAC a los Saocom: los lanzamientos satelitales de Argentina

En agosto del 2020, la Conae lanzó junto a SpaceX, la empresa del millonario Elon Musk, el satélite Saocom 1B, el segundo de esta nueva generación de satélites que envía al espacio con la empresa estadounidense.

En el proyecto participaron además, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CONEA), que diseñó los paneles solares del Saocom 1B, la Universidad de La Plata (UNLP) y el Invap (Investigación Aplicada), que terminó de armar el satélite, que ya está en Cabo Cañaveral, en Estados Unidos, listo para despegar con un Falcon 9.

saocom 1b 223
El Saocom 1B mide la humedad del suelo con instrumentos extremadamente sentibles.

El Saocom 1B mide la humedad del suelo con instrumentos extremadamente sentibles.

Fue el segundo satélite que Argentina envió al espacio con SpaceX, ya que el primero fue el Saocom 1A, lanzado en el 2018. Estos satélites realizan mediciones de la tierra, como la humedad y la sequedad del suelo o la salinidad de los mares. Estas mediciones sirven para, por ejemplo, prevenir desastres naturales que puedan afectar a las cosechas o a procesos tecnológicos.

La tarea de los Saocom es similar a las que realizaron los satélites argentinos SAC, pero con tecnología mucho más avanzada. La diferencia entre los SAC y los Saocom es que estos últimos tienen instrumentos de microondas, están armados con tecnología de radar y pueden medir mucho más que los SAC. La tecnología de radar de microondas es mucho más amplia y sensible que los instrumentos ópticos.

Los SAC, el lanzamiento fallido y la compensación de la Nasa

Los Saocom son satélites astrofísicos de segunda generación. La primera generación fue la de los satélites SAC (Satélites de Aplicaciones Científicas). Argentina lanzó al espacio el SAC A, SAC B, SAC C. Todos de la CONAE y que ya no están activos.

Aire Digital hizo el repaso de la historia de estos satélites con el especialista en misiones espaciales, Diego Córdova. "En 1996 se lanzó el primer SAC que fue el SAC B a través del cohete Pegasus. Lo lanzó la Nasa, pero el satélite no se pudo desprender de la primera etapa del cohete y quedó inutilizable. Fue un lanzamiento fallido", contó Córdova, el autor de Huellas en la Luna. El SAC B, estaba en buenas condiciones e iba a realizar mediciones de la Tierra. Como la Nasa falló en el lanzamiento compensó a Argentina en 1998.

"La Nasa lanzó el SAC A junto al transbordador espacial Endeavour y Argentina no tuvo que pagar nada", dijo el experto. El satélite funcionó un tiempo y lo que hizo fue probar tecnología satelital, como probar el funcionamiento de los paneles solares y ver cómo se podía generar electricidad para darle energía al satélite. La "verdadera ciencia" vino después, con el SAC C, que se lanzó en el 2000, junto a la Nasa, en un cohete Delta 2.

El satélite Sac D estudió los efectos del cambio climático.
El satélite Sac D estudió los efectos del cambio climático.

El satélite Sac D estudió los efectos del cambio climático.

"El SAC C funcionó 13 años, mucho más de lo planeado", contó Córdova.

Pero el satélite más complejo fue lanzado por Argentina en el 2011 y fue el SAC D. "Este llevó adosado un instrumento científico llamado Aquarius, que era de la Nasa. Y también fue lanzado por un Delta 2 de la Nasa", dijo. El SAC D estuvo activo hasta el 2015.

Al igual que los SAC, los Saocom orbitan a unos 700 kilómetros de altura y son controlados por el Centro Espacial Teófilo Tabanera, en Córdoba. Para su funcionamiento, los satélites tienen que tener propulsión (para mantenerse en órbita) y energía (para funcionar).

saocom 1b
Península de Valdés, Chubut, Argentina, desde el satélite Saocom 1B.

Península de Valdés, Chubut, Argentina, desde el satélite Saocom 1B.

"Los satélites llevan un pequeño receptáculo de combustible para mantenerse estables en la órbita. Llegan a su órbita gracias al cohete que lo impulsa durante el lanzamiento y una vez ahí, como cualquier objeto que esté en órbita tiende a venirse hacia abajo, tienen una reserva de combustible para que sus motores retrocohetes lo mantengan siempre a la altura y velocidad adecuada", explicó el experto.

"Además llevan los famosos paneles solares que se encargan de captar la luz del sol y transformarla en electricidad. Sin embargo, no funcionan así las sondas interplanetarias como las Voyager. Éstas utilizan baterías químicas ya que están muy lejos del sol", aclaró.