miércoles 19 de enero de 2022
Ambiente | Ciervo axis | Santa Fe | animales

Llegó para ser cazado y hoy debe vivir en cautiverio para siempre: la triste historia del ciervo axis asiático en Argentina

La aparición de un ciervo axis en la ciudad de Santa Fe recordó que la especie fue traída desde el continente asiático con fines de entretenimiento. Hoy en día, el animal amenaza la existencia de las especies autóctonas. La intención de los expertos es que los ejemplares capturados nunca regresen a la naturaleza. 

El ciervo axis que fue atrapado el miércoles en barrio Sargento Cabral y que murió el viernes pertenece a una especie exótica oriunda del continente asiático y traída a la Argentina a mediados del siglo XX para entretener a las clases sociales adineradas y ornamentar sus propiedades. En la actualidad, los expertos en fauna aseguran que no hay ningún interés en conservar esa especie famosa en el mundo por su representación en la película Bambi. Los ejemplares que por diferentes circunstancias lleguen a las ciudades desde sus refugios en la naturaleza, deberán vivir el resto de su vida en cautiverio.

Según las denuncias de los vecinos de la ciudad, el ciervo capturado el miércoles recorrió calles de al menos tres barrios, escapando de la gente –ya que es un animal muy asustadizo– lastimado y con dificultades para respirar.

La principal hipótesis de su arribo al área urbana es que haya llegado desde el lado oeste de la costa en busca de alimento o perseguido por perros. Aprovechando la bajante del río, pudo cruzar el agua por algunos puntos no tan profundos.

Lo cierto es que su estado al momento de ser capturado en la ciudad era crítico, indicaron desde el Ministerio de Ambiente y Cambio Climático de Santa Fe luego del análisis de los veterinarios de la Granja La Esmeralda. El viernes por la tarde informaron su muerte.

Leer más ► Triste noticia: murió el ciervo axis rescatado en barrio Sargento Cabral

De haber sobrevivido a las profundas heridas causadas por otros animales y tejidos como alambre de púas, el animal no iba a volver a su hábitat en la costa e islas santafesinas, sino que pasaría a vivir en cautiverio, en principio con otros cuatro ciervos axis que se encuentran en la granja del norte de la ciudad. Es que la especie no es solo exótica sino invasora, según la definición de los científicos, por lo que representa una amenaza para el ecosistema y la biodiversidad local.

“Hay que evitar que estos animales vuelvan a la naturaleza”, afirmó Pablo Siroski, integrante de la Dirección de Fauna Sustentable del Ministerio de Ambiente. El doctor en Ciencias Veterinarias recordó que el hecho de que el axis asiático pertenezca originalmente a otro país “genera muchísimos perjuicios” para la naturaleza local. De hecho, la recomendación es que esta especie sea controlada. A diferencia de su hábitat natural en la India, ciertas particularidades como la alta tasa de reproducción, la disposición de alimentos y la ausencia de depredadores en la costa e islas, facilitan su multiplicación y distribución en la mesopotamia argentina.

Elegir a quién priorizar

El “Bambi” introducido en la Argentina para entretenimiento del hombre ahora debe ser más controlado y en lo posible evitar su reproducción. “Es una especie problemática desde la cuestión ambiental”, dijo a AIRE Bernardo Lartigau, biólogo de campo de la Fundación Vida Silvestre. El experto que trabaja en áreas protegidas, explicó que el axis o chital -como es conocido en la India- “se está expandiendo por todos lados”, sobre todo en provincias como Entre Ríos, Buenos Aires, Corrientes y el sur de Misiones, además de Santa Fe. También se registraron poblaciones en Uruguay. El problema es que es una especie que compite con su equivalente argentino, según su rol en el ecosistema.

ciervo axis en argentina 1.jpeg
Ciervos axis hembra (no tienen astas) en cautiverio.

Ciervos axis hembra (no tienen astas) en cautiverio.

“En Argentina y Sudamérica tenemos varias especies amenazadas de ciervos nativos”, recordó Lartigau. Por ejemplo en la Bahía de Samborombón, donde se encuentran una de las tres poblaciones accesibles de venado de las pampas, quedan solo 150 ejemplares. “Existen amenazas como los ataques de perros sueltos, la destrucción del hábitat para la ganadería y ahora se suma el axis asiático que está ingresando en el área de distribución del venado y lo desplaza”, señaló el biólogo.

Siroski, del Ministerio de Ambiente de Santa Fe, coincidió en que el ciervo axis asiático “tiene altísimas características invasoras”. El veterinario insistió en que la recomendación de los organismos de Fauna es controlar esta especie que, al desplazar a las autóctonas generaría un desequilibrio en el ecosistema que podría incluso llegar a causar nuevas enfermedades zoonóticas.

No hay interés en conservar ni reinsertar a “Bambi”

Las poblaciones de axis se incrementan a gran velocidad en Santa Fe y son vistos con mayor frecuencia en el sur provincial. De hecho, los ciervos pueden visualizarse en las islas del Delta desde la costa de Rosario. Pero pese a que las cuadrillas de esta especie exótica siguen distribuyéndose desde mediados del siglo pasado, en Argentina no hay ninguna intención en conservarla, aunque tampoco existe interés en insertarla en su lugar de origen, como una suerte de reparación histórica.

cabeza ciervo axis.jpg
Desde principios del siglo pasado, el ciervo axis asiático era requerido en Argentina como coto de caza y para decoración de los establecimientos campestres. En la actualidad todavía se observan portes de axis en propiedades privadas, aunque con mucha menor frecuencia.

Desde principios del siglo pasado, el ciervo axis asiático era requerido en Argentina como coto de caza y para decoración de los establecimientos campestres. En la actualidad todavía se observan portes de axis en propiedades privadas, aunque con mucha menor frecuencia.

Siroski aseguró en una entrevista con AIRE que la intención desde Fauna Sustentable de la provincia “no es para nada tener los animales en cautiverio”, condición en la que viven cuatro ciervos axis en la Granja La Esmeralda, aunque reconoció que no cuentan con el equipamiento y la logística necesaria para trasladar estos animales al continente asiático. La crítica se orienta al accionar de la sociedad pasada: “El principal error es haber permitido el ingreso del axis”, expresó.

Para Lartigau, el axis es tan abundante en Asia que descree que poblaciones como India estén interesadas en recibir los que se distribuyen en América. Pero tampoco es buena idea liberarlo en la naturaleza argentina. “No solucionamos nada”, aseguró el biólogo, porque “las especies que no son nativas están generando mucho daño ambiental”. En todo caso, “el costo de traslado sería algo que conviene más invertirlo en que no se extingan nuestras especies”, evaluó. “Movemos cielo y tierra para rescatar los ejemplares de venado de las pampas que han sido heridos por la caza, por perros o por otras circunstancias”, aseguró el biólogo que trabaja en la comisión de rescate de otra especie autóctona sudamericana y en peligro de ser desplazada por el axis, como el ciervo de los pantanos.

Tanto para el axis como para los otros animales considerados invasores y exóticos, “no hay soluciones que tengan que ver con el control de las especies”, advirtió el científico de Vida Silvestre. Paradójicamente, los expertos coinciden en que urge preservar la fauna autóctona, sobre todo si el ciervo asiático continúa reproduciéndose como hasta ahora. “Desde el punto de vista de la ciencia, estamos en un momento comparable a las extinciones que se dieron en el pleistoceno”, la división histórica del período cuaternario más conocida como la Era de Hielo, que comenzó hace 2,59 millones de años y culminó 11.700 años antes de Cristo. “Es una cuestión que si no resolvemos muchas especies animales van a desaparecer”.