viernes 15 de octubre de 2021
Ambiente | Salud | OMS | contaminación

La calidad del aire, una batalla ambiental con poco lugar en la agenda pública

La Organización Mundial de la Salud definió nuevos criterios sobre contaminación del aire, un flagelo que se lleva millones de vida por año. Advierten que se trata de una amenaza para todos los países, pero principalmente para los países de ingresos bajos y medios.

Menos presente en la agenda pública y en el debate social que el calentamiento global o la deforestación, la (mala) calidad del aire que a diario respiran millones de personas es hoy una de las mayores amenazas medioambientales para la salud humana, según un reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que busca que los gobiernos mejoren sus estrategias para enfrentar este flagelo atado más que nada a la vida urbana.

Con ese objetivo, hace pocos días se conocieron las nuevas directrices mundiales de la OMS que prueban que, incluso concentraciones de contaminantes más bajas de las permitidas hasta ahora, pueden dañar de manera severa a la salud de las personas. “La carga de morbilidad atribuible a la contaminación del aire está al mismo nivel que otros importantes riesgos para la salud a nivel mundial, como la dieta malsana y el tabaquismo”, señalaron desde Naciones Unidas.

Las partículas contaminantes son generadas, sobre todo, por la combustión de combustibles en sectores como el transporte, la energía, los hogares, la industria y la agricultura. En 2019, más del 90% de la población mundial vivía en zonas en las que las concentraciones superaban los niveles de referencia fijados por la OMS.

Leer más ► Las quemas disparan los índices de contaminación del aire en Rosario

Argentina tiene aún una deuda enorme en relación a las mediciones de calidad del aire, tal como quedó demostrado durante la crisis de quemas en el Delta de 2020 y 2021, donde las únicas referencias eran de aficionados o de mediciones esporádicas hechas por algunas universidades nacionales. De hecho, ni siquiera adhiere a los criterios propuestos desde Naciones Unidas.

Poblaciones vulnerables

En los últimos años se ha sumado mucha y clara información científica que prueba las maneras en las cuales la contaminación del aire afecta a distintos aspectos de la salud. Con esa nueva evidencia, Naciones Unidas ajustó a la baja casi todos los niveles de referencia de la calidad del aire. Según la OMS, cada año la exposición al aire contaminado provoca 7 millones de muertes prematuras, una cifra que cobra dimensión si se la compara con la cantidad de fallecimientos por Covid desde que comenzó la pandemia: unos 4,5 millones de personas, según datos oficiales.

contaminación del aire contaminación ambiental.jpg
“La contaminación del aire es una amenaza para la salud en todos los países, pero afecta más a los habitantes de los países de ingresos bajos y medios”, señaló el director de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“La contaminación del aire es una amenaza para la salud en todos los países, pero afecta más a los habitantes de los países de ingresos bajos y medios”, señaló el director de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El aire contaminado es muy perjudicial para las personas más vulnerables: chicos, viejos y personas con enfermedades crónicas tanto respiratorias como cardíacas. Según los expertos, en los chicos respirar aire sucio podría suponer una reducción del crecimiento y de la función pulmonares, infecciones respiratorias y agravamiento del asma. En los adultos, la cardiopatía isquémica y los accidentes cerebrovasculares son las causas más comunes de muerte prematura atribuible a la contaminación del aire exterior, y también están apareciendo pruebas de otros efectos como diabetes y enfermedades neurodegenerativas.

Nuevos criterios y exigencias

Además de advertir sobre los peligros de la contaminación del aire para la salud, desde la OMS recomendaron a los gobiernos mejorar la calidad del aire como parte de las políticas de mitigación del cambio climático, ya que si se reducen las emisiones mejorará la calidad del ambiente.

Leer más ► La OMS endurece límites de contaminación del aire y advierte que mata siete millones de personas por año

Los riesgos para la salud asociados a las partículas en suspensión de diámetro igual o inferior a 10 y 2,5 micras son de especial relevancia para la salud pública, ya que son capaces de penetrar en los pulmones o incluso en la sangre, lo que afecta principalmente al sistema cardiovascular y respiratorio.

(In)justicia ambiental

Como ocurre con todo lo relacionado con la crisis ecológica global, sus consecuencias impactan más que nada en las poblaciones más vulnerables. “La contaminación del aire es una amenaza para la salud en todos los países, pero afecta más a los habitantes de los países de ingresos bajos y medios”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, el director de la OMS. Los países de ingresos bajos y medios están experimentando niveles crecientes de contaminación del aire debido a la urbanización a gran escala y al desarrollo económico dependiente de la quema de combustibles fósiles.

Leer más ► El juez Gazza ordenó reabrir la causa por contaminación contra la Petroquímica Bermúdez

Cuanto más expuesta está una población a respirar aire sucio, mayor será el impacto sobre la salud, especialmente de las personas con enfermedades crónicas como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cardiopatías, así como de las personas mayores, los niños y las embarazadas.