jueves 23 de junio de 2022
Ambiente |

Dudas y certezas en torno a la fabricación de hidrógeno verde en Argentina

El gobierno anunció una mega inversión de una firma australiana para fabricar ese insumo en el país. Faltan los detalles del acuerdo.

Inversiones mega millonarias, nuevas exportaciones, generación de decenas de miles de puestos de trabajo y mucho más: todo eso apareció en el por ahora poco detallado anuncio gubernamental sobre el desembarco en Argentina de un proyecto de la minera australiana Fortescue, que quiere fabricar en la costa de Río Negro hidrógeno a partir de energías renovables (solar y eólica) para luego venderlo a países necesitados de enverdecer su matriz energética.

La noticia, que vino acompañada de números impactantes (se habla de una inversión de 8.400 millones de dólares que podría generar hasta 15 mil puestos de trabajo directo) gira en torno a un concepto desconocido para la mayoría de los argentinos: el hidrógeno verde, el elemento químico más abundante del planeta.

Leer más ► Una empresa australiana invertirá en nuestro país 8.400 millones de dólares para producir hidrógeno verde

¿De qué se trata esto? Pablo Bertinat, director del Observatorio de Energía y Sustentabilidad de la sede rosarina de la Universidad Tecnológica Nacional, detalló que se trata de un vector energético “y no una fuente”. “Es un intermediario que me permite hacer algo y lo llamamos verde no porque sea de ese color, sino por su forma de obtención a partir de energía renovable. No es considerada una fuente energética en si misma, sino un vector energético, ya que almacena energías generadas por otras fuentes de manera tal que luego puede ser liberada en sistemas ya conocidos”.

acuerdo hidrógeno verde
En el marco de la cumbre mundial COP26 se anunció una inversión multimillonaria por parte de una empresa australiana para producir hidrógeno verde en Argentina.

En el marco de la cumbre mundial COP26 se anunció una inversión multimillonaria por parte de una empresa australiana para producir hidrógeno verde en Argentina.

De dónde partimos

En la actualidad, Argentina ya produce hidrógeno en base a combustibles fósiles con fines industriales, lo que genera emisión de gases de efecto invernadero (GEI) que son los responsables del calentamiento global. El desarrollo tecnológico ha permitido la fabricación de hidrógeno de formas menos contaminantes: el hidrógeno azul se hace capturando las emisiones contaminantes, y el verde es aquel que es producido a partir de fuentes renovables.

Según explicó Bertinat, el hidrógeno verde se produce a partir de la electrólisis del agua a partir de la utilización de energía renovable, para lo cual hace falta agua “en cantidades considerables”. “Una vez obtenido el hidrógeno, se puedo quemar en un motor o caldera solo o mezclado, o bien almacenarlo en celdas o pilas de combustible como una batería”, dijo el científico.

hidrógeno verde
La empresa Fortescue ya comenzó con los trabajos de prospección en la provincia de Rio Negro.

La empresa Fortescue ya comenzó con los trabajos de prospección en la provincia de Rio Negro.

El proceso es complicado: hay que electronizar el agua, acumular el hidrógeno, concentrarlo, transportarlo y luego ponerlo en una celda. “Es algo que debe ser muy bien estudiado, cada etapa demanda un gasto de energía porque se trata de un vector, no una fuente, que luego será destinado a ser utilizado en un nicho particular”, agregó.

En síntesis: se trata de un proceso productivo que demanda viento o luz solar para la generación eléctrica renovable que se aplica al proceso de electrólisis; agua para separar el hidrógeno del oxígeno y una locación para instalar generadores eólicos o paneles solares.

La voz oficial

Según el ministerio de Ambiente, la llamada tecnología del hidrógeno verde despierta interés como una estrategia de transición energética y significa “una gran oportunidad para Argentina, que tiene una amplia ventaja competitiva para generar energía renovable". “El desarrollo de esta alternativa se presenta para Argentina como una oportunidad para desarrollar proveedores competitivos en toda la cadena, crear nuevos empleos y aumentar significativamente las exportaciones, a la vez que se protege el ambiente local y global”, dijeron desde esa cartera.

Preguntas a futuro

El anuncio, por ahora, es general y tiene pocas especificaciones. “No tenemos todavía mucha información, posiblemente se trate de una oportunidad de negocios importante porque hay empresas preocupadas por abastecer a países ricos con este vector energético. Esto plantea desarrollar un proyecto para exportar hidrógeno verde, si eso luego se convierte en un negocio para el país, genera empleo y existe transferencia tecnológica habrá que verlo con la letra fina”, agregó Bertinat, que también forma parte del Taller Ecologista de Rosario.

Para saber con certeza los beneficios potenciales del proyecto será necesario, entonces, hacer un análisis pormenorizado de cada eslabón del proceso productivo, así como de sus sustentabilidad: “Se trata de analizar toda la cadena y ver en qué condiciones se hace esta producción, porque tiene q ser compatible con los escenarios energéticos planteados para Argentina y con las otras políticas. Sería incongruente fabricar hidrógeno para que otros países consuman menos y nosotros seguir utilizando combustibles fósiles”, razonó el experto.