jueves 26 de noviembre de 2020
Actualidad | Procrear | Créditos |

Procrear: cómo edificar en plena pandemia sin fracasar en el intento

El sueño de la casa propia es sin duda el mayor anhelo de cualquier persona sea cual sea su clase social, y justamente si se utiliza la palabra "sueño" es porque no es nada fácil concretarlo. Con la línea de créditos Procrear puede ser más accesible y aquí se plantean una serie de recomendaciones.

Cuando aparecen oportunidades como los créditos hipotecarios Procrear orientados específicamente a una clase media con gran déficit habitacional, nadie quiere quedar afuera y empieza la odisea por intentar salir sorteado como si se tratara de ganar la lotería. Si bien es cierto que ningún gobierno está regalando casas, la realidad indica que la financiación y las tasas de interés son muy beneficiosas comparadas con los créditos que ofrecen los bancos. A modo de ejemplo podemos mencionar que algunos propietarios que accedieron al plan en el año 2012, hoy están pagando cuotas inferiores a los $2000, lo que representa un 15% de un alquiler promedio.

Pero como no todo es color de rosas, el camino del Procrear tampoco es tan sencillo y requiere de suerte para salir sorteado, astucia para concretar rápidamente la documentación y un máster en economía para que el dinero alcance para terminar la casa. Como si todo esto fuera poco, hay que sumarle la actual falta de materiales. Esto último debido a la alta demanda, la reducción de producción por los protocolos Covid-19 y la especulación de los empresarios por la fluctuación del dólar.

tipos de credito procrear.jpg
Las líneas de crédito disponible para los argentinos.

Las líneas de crédito disponible para los argentinos.

Sorteado en Procrear, ¿y ahora?

1- Completar los requisitos y documentación lo más rápido posible para ganarle la carrera a la inflación. En caso de la línea construcción o ampliación de vivienda se necesita de un plano legal realizado por un matriculado, en este punto es fundamental ser práctico y no dar demasiadas vueltas con el diseño.

2- Depende el monto al que se pueda acceder, calcular cuántos metros cuadraros debería tener la vivienda, siempre teniendo en cuenta que durante el plazo de obra los materiales irán aumentando constantemente. Por eso, es siempre recomendable comenzar con algo pequeño con posibilidad de ampliar a futuro (este tipo de créditos están pensados para viviendas de 60 metros cuadrados aproximadamente).

Es preferible aspirar a una vivienda chica y poder terminarla y no delirar con proyectos majestuosos que se queden a mitad de camino.

3- Una vez que se cumplen los requisitos, se aprueba el crédito y se deposita el primer anticipo del dinero, empieza una carrera contra reloj versus la inflación. Lo primero que se debe hacer es comprar la mayor cantidad posible de materiales, debido a que es lo que va a aumentar mensualmente y no así la mano de obra.

4- Darle prioridad a lo esencial: paredes, techos, instalaciones y aberturas. Y por último, lo estético: revestimientos, pintura y muebles.

consejos procrear.jpg
Consejos PRO.CRE.AR. Por Arquitecta Cecilia Scotta.

Consejos PRO.CRE.AR. Por Arquitecta Cecilia Scotta.

Lo más importante es llegar a un nivel básico de habitabilidad, sobre todo si se está alquilando y sólo se cuenta con el dinero que aporta la entidad bancaria. Saber que siempre hay tiempo para seguir mejorando la casa mientras ya se está ocupando. El peor escenario que se puede presentar es quedar con una casa "a medio hacer", con una deuda hipotecaria y pagando alquiler.

Por eso, y como dice el dicho, "mejor pájaro en mano que cien volando". Es preferible aspirar a una vivienda chica y poder terminarla y no delirar con proyectos majestuosos que se queden a mitad de camino.

Sobre el plan Procrear

Procrear es una política de desarrollo territorial, urbano y habitacional de alcance federal y con una perspectiva integral que busca mejorar las condiciones de acceso al hábitat.

A partir de sus nueve líneas, el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat se propone brindar 300 mil soluciones, entre créditos personales e hipotecarios, que van desde el mejoramiento de la vivienda existente hasta viviendas nuevas en desarrollos urbanísticos.

Dejá tu comentario