sábado 16 de enero de 2021
Actualidad | Incendios | Argentina | Delta del Paraná

Incendios forestales: un país en llamas, reflejo de un Estado ineficaz

El año termina en Argentina con la peor temporada de incendios forestales en décadas. Presupuestos escasos, falta de planificación y recursos que se dispersan no ayudan.

Además de la pandemia, el 2020 será recordado como un año de grave crisis ambiental a causa de los incendios forestales que afectaron zonas enormes de Argentina, como el Delta del Paraná y la provincia de Córdoba. Según los reportes gubernamentales se quemaron en total 1.106.621 hectáreas, un 0,29 % de la superficie total del país.

Así se desprende del informe “Argentina incendiada: lo que el fuego nos dejó” elaborado por la Fundación Argentina de Recursos Naturales (FARN), uno de los think tank ambientalistas más prestigiosos y sólidos del país. “El avance sobre diversos territorios y sus ecosistemas, destruyendo biodiversidad y desplazando comunidades viene asociado a la frontera agropecuaria y también de la mano de la urbanización y el desarrollo de infraestructura” detalla el documento.

También se especifica que el 95% de los incendios son provocados por el humano, una pequeña porción de manera accidental (como un fogón mal apagado) y la mayoría de forma deliberada, casi siempre con el objetivo de deforestar o “limpiar” un territorio para usos agropecuarios.

Embed

El Delta del Paraná bajo la lupa

La cartera ambiental de Nación destacó que el peor mes en relación a la cantidad de focos a nivel nacional fue septiembre, período durante el cual escalaron los incendios en varias provincias, más que nada en las afectadas por la sequía.

“Gran parte del país recibió menos lluvias de lo previsto, de hecho, la región del Litoral, norte, centro y zona núcleo agrícola, atraviesan uno de los años más secos de los últimos 60 años” destaca por su parte el documento de la FARN.

Leer más ► En un año se duplicó el área de riesgo de incendios en el centro de Argentina

El delta del Paraná, un humedal con una superficie estimada de 2 millones de hectáreas que se extiende desde la ciudad de Diamante en Entre Ríos hasta el Río de la Plata, fue severamente afectado por quemas intencionales que se desarrollaron a lo largo de todo el año, con un pico notable durante el mes de agosto.

consecuencias incendios humedales animales muertos fauna _Télam 04.jpg
La muerte de animales salvajes y autóctonos es la cara más cruel de los incendios intencionales.

La muerte de animales salvajes y autóctonos es la cara más cruel de los incendios intencionales.

Según especialistas de diferentes universidades nacionales como la UNR o la UNSAM, la recuperación de los depósitos de carbono que resultaron quemados llevará hasta once años, “plazos largos considerando que tal vez no pasen diez o doce años hasta una próxima bajante extraordinaria del Río Paraná, acelerado en función del cambio climático”, puntualiza el trabajo de la Fundación.

“La región del Delta del Paraná, que constituye el mayor sistema de humedales de la Argentina abarcando a las provincias de Entre Ríos, Buenos Aires y Santa Fe, fue severamente afectada por más de 37 mil focos a noviembre del corriente año”.

Leer más ► Incendios en el Delta: detallan impactos del humo en la salud humana

La foto nacional

Si se desagrega el análisis por provincias, la investigación de la Farn detalla que el 57% de la superficie quemada corresponde a Córdoba y Entre Ríos, “es decir que el 2% de la superficie de Córdoba y el 4% de la superficie de Entre Ríos estuvieron bajo fuego desde el inicio del año.”

Embed

Hasta mediados de noviembre, el total de la superficie quemada equivalía a 55 veces la superficie de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 16 veces el Parque Nacional Iguazú o a la superficie total de Qatar. “Esta superficie representa el 6,5% de la superficie sembrada con soja y el 16% para la de maíz en la campaña 20/21” compara el documento.

Leer más ► Incendios y sequía: Argentina frente al espejo del cambio climático

En Córdoba, que perdió gran parte de su monte nativo, “la situación con los incendios ha sido particularmente dramática, con focos por momentos totalmente fuera de control”.

La multiplicación de las llamas llevó a algunas provincias a declarar la emergencia o el desastre agropecuario por los serios daños a producciones agropecuaria, ganadera y apícola, por un monto estimado de alrededor de 600 mil millones de pesos.

Incendios Cordoba.jpg

Números que hablan

Según las estimaciones de los expertos de la FARN, la recuperación de los incendios podría costar entre 1.100 y 3.700 millones de dólares por año, “el valor de entre el 5% y el 17% de la producción de soja nacional”.

Pero hay más: en el documento de la ONG ambientalista se explica que desde el año 2017 el presupuesto para el Programa Acciones para el Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) ha sido subejecutado. “Entre 2017 y 2019 el 20% de los fondos no se ejecutaron, mientras que tan sólo a 2 meses de finalizar el año 2020, aún resta el 46% de ejecución del presupuesto anual”.

Leer más ► Incendios en los humedales: preocupa la gran mortandad de animales silvestres

Por otra parte, en el proyecto de ley de Presupuesto 2021 aparece por primera vez un intento por crear el Fondo para el Manejo del Fuego: “si el fondo se instrumentara como está planteado en la ley, el presupuesto 2021 para el manejo de bosques debería incrementarse en un monto cercanos a los 1.200 millones de pesos, un monto similar al destinado al Fondo para la Conservación de Bosques Nativos”.

“Los fondos para la lucha contra los incendios cayeron del 0,01% del presupuesto nacional en 2017 al 0,003% para el año 2021. Los montos presupuestados tuvieron una caída interanual constante entre 2017 y 2021” se menciona.

Incendios en Córdoba.png
En Argentina, desde el año 2017 el presupuesto para el Programa Acciones para el Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) ha sido subejecutado.

En Argentina, desde el año 2017 el presupuesto para el Programa Acciones para el Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) ha sido subejecutado.

Un Estado débil e ineficaz

Existen muchas limitaciones que ayudan a entender por qué, a pesar de mostrar voluntad esta vez, el Estado sigue siendo absolutamente ineficaz a la hora de atender la agenda ambiental de urgencia.

Leer más ► La crisis climática global potencia los incendios forestales

Una es el propio diseño institucional: “Si bien existe un SNMF, el hecho que las provincias tengan el dominio originario de los bienes naturales presentes en su territorio limita el poder de acción de aquél. Muchas veces el fuego excede la capacidad de las administraciones provinciales e incluso límites geográficos”.

Otro clásico es la carencia de datos estadísticos confiables, una limitación enorme para la elaboración de mapas de riesgos de incendios. “Esto expone la ausencia que existe por parte de las distintas autoridades competentes en el Estado nacional y los Estados provinciales sobre las actividades antrópicas y la falta de implementación de la normativa ambiental”, concluye el trabajo.

Dejá tu comentario