domingo 15 de mayo de 2022
Actualidad | lluvia de estrellas | Octubre | Cometa

Hasta el jueves, la lluvia de estrellas Oriónidas tendrá su máxima actividad

Los escombros del cometa Halley se podrán ver durante la lluvia de estrellas Oriónidas que se dará los días 20, 21 y 22 de octubre en su máximo esplendor. Sin embargo, tendrá que estar el cielo despejado para que pueda verse esta famosa lluvia de estrellas.

Las próximas noches serán muy interesantes para los amantes de la observación astronómica, ya que entre el 20, 21 y 22 de octubre tendrá lugar el pico máximo de la lluvia de meteoros de las Oriónidas. Y la culpa es del cometa Halley. Todos los años, desde mediados hasta finales de octubre, la Tierra pasa a través de una corriente de escombros polvorosos que provienen del cometa Halley y el cielo, antes del amanecer, puede iluminarse con un bello despliegue de estrellas fugaces.

“Esperamos ver alrededor de 20 - 25 meteoros por hora cuando la lluvia alcance su punto máximo, el martes 21 de octubre de madrugada”, dijo Bill Cooke, jefe de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides de la Nasa. La Luna durante esta noche estará en cuarto creciente, por lo que es mejor esperar más allá de la medianoche, para que el brillo de la Luna no sea tan intenso y se puedan observar los meteoros con mayor claridad. Además, habrá que tener en cuenta que el cielo debe estar despejado, algo que no ocurrirá en la ciudad de Santa Fe según los pronósticos. Sí podrá verse donde no esté nublado el cielo.

Oriónidas
Se llama Oriónidas porque los meteoros irradian desde la constelación de Orión, el cazador.

Se llama Oriónidas porque los meteoros irradian desde la constelación de Orión, el cazador.

Como estos meteoros salen desde la constelación de Orión, los astrónomos los llaman “Oriónidas”. “La lluvia de meteoros Oriónidas no es la más fuerte, pero sí es una de las más hermosas lluvias del año”, destacó Cooke.

Leer más ► Agujeros negros "no tan negros": ¿qué descubrió Stephen Hawking?

La causa es su entorno: la lluvia está rodeada de las estrellas más brillantes del cielo. Constelaciones como Tauro, Géminis y Orión aportan un brillante telón de fondo para el espectáculo. La estrella más brillante de todas, Sirio (Sirius), está ubicada justo debajo del pie izquierdo de Orión, el cual es un buen lugar para apuntar la cámara mientras espera los meteoros.

A pesar de que la constelación de las Oriónidas emerge desde una pequeña área ubicada cerca del hombro de Orión, los meteoros inundarán todo el cielo.

Para ver el espectáculo, Cooke sugirió ir afuera una o dos horas antes de que salga el Sol, cuando el cielo esté oscuro y la constelación de Orión se encuentre en lo alto, sobre la cabeza. Recuéstese sobre una manta, en un sitio abierto que le permita ver todo el cielo. A pesar de que la constelación de las Oriónidas emerge desde una pequeña área ubicada cerca del hombro de Orión, los meteoros inundarán todo el cielo.

“Prepárese para la velocidad”, agregó. “Los meteoroides del cometa Halley atraviesan la atmósfera de la Tierra desplazándose a alrededor de 238.000 kilómetros por hora. Únicamente las Leónidas, que llegan en noviembre, son más rápidas”.

lluvia de estrellas.jpg
Los meteoroides del cometa Halley atraviesan la atmósfera de la Tierra desplazándose a alrededor de 238.000 kilómetros por hora.

Los meteoroides del cometa Halley atraviesan la atmósfera de la Tierra desplazándose a alrededor de 238.000 kilómetros por hora.

La velocidad es importante porque los meteoros rápidos tienen tendencia a explotar. Ocasionalmente, las bolas de fuego de las Oriónidas dejan corrientes de escombros incandescentes que duran varios minutos. Tales filamentos de “humo de meteoro”, torcidos por los vientos en la atmósfera superior, adoptan formas retorcidas que pueden incluso ser más lindas que los meteoros mismos.

Leer más ► Qué es el vacío y qué sucede cuando cerramos los ojos para que "no quede nada"

“Es verdaderamente una mañana hermosa para estar despierto”, dijo Cooke. “No planee salir a ningún sitio de prisa”. Sin duda, todo un espectáculo que no debemos de perdernos.