miércoles 18 de mayo de 2022
Actualidad José Luis Cabezas | Crimen |

Gabriel Michi, a 25 años del crimen de Cabezas: "Fue un caso que marcó un antes y un después"

El periodista Gabriel Michi aseguró que tras 25 años de ocurrido el crimen a su amigo y compañero José Luis Cabezas, el asesinato del reportero marcó un antes y un después en la historia argentina. "Es el hecho más violento que tuvo la prensa en el país", afirmó.

Michi era el compañero y amigo de José Luis Cabezas y trabajaban juntos cubriendo la temporada de verano en aquel 1997, cuando al reportero gráfico lo secuestraron y mataron en las afueras de Pinamar.

En diálogo con AIRE, Michi realizó un balance de las consecuencias que desató el asesinato de su compañero."A nivel social fue un caso que marcó un antes y un después en la historia argentina, es el hecho más violento que tuvo la prensa en el país y la impunidad de un poder económico que trató silenciar al periodismo", sintetizó.

Yabrán Cabezas.jpg
José Luis Cabezas fue el responsable de darle un rostro al enigmático empresario Alfredo Yabrán, propietario de la empresa OCA, durante la cobertura de verano que realizaba junto al periodista Gabriel Michi para la revista Noticias.

José Luis Cabezas fue el responsable de darle un rostro al enigmático empresario Alfredo Yabrán, propietario de la empresa OCA, durante la cobertura de verano que realizaba junto al periodista Gabriel Michi para la revista Noticias.

A pesar de haber retratado a uno de los empresarios más poderosos del país en ese entonces, Cabezas desconocía las consecuencias que una sola foto traería para su vida. "Si manejábamos una serie de indicios que nos afectaron, seguidos de comentarios desafortunados, pero ninguno que llevara a pensar que algo así podía pasar", manifestó el periodista y amigo del reportero gráfico reconstruyó el crimen del fotógrafo.

A Jose Luis Cabezas lo secuestran luego de cubrir la fiesta de cumpleaños del empresario Andreani, días anteriores la pareja había intentado entrevistar al empresario Yabran, tanto el reportero gráfico como su compañero no sabían que el mecanismo criminal estaba en marcha. El crimen del fotográfo sintetizó lo que se vivía en la década menemista: corrupción, poderes paralelos e impunidad.

A partir de lo de José Luis quedaron al desnudo mucho de los males que daban vuelta en el país e hizo saber que había una estructura de poder paralelo y como estos eran capaces de asesinar para que la sociedad no se entere de su alcance y poderío. "Es una lección de la sociedad que reclamo justicia y demostró que cuando se agrede de esta manera a quienes cumplían con el trabajo de informar una sociedad democrática", explicó Michi.

Las causas y consecuencias del crimen del reportero gráfico

El principal responsable se suicidó a más de un año del crimen, otros nueve fueron condenados en un juicio y actualmente ninguno está en prisión.

El cuerpo baleado y esposado de Cabezas, que trabajaba para la revista Noticias y solía cubrir la temporada veraniega en la costa atlántica bonaerense, fue hallado en el interior de un auto quemado en una cava cercana a la localidad de General Madariaga.

De acuerdo a la investigación, la víctima fue secuestrada horas antes a la salida de la fiesta de cumpleaños del empresario postal Oscar Andreani, en Pinamar, por una banda mixta encabezada por el policía de Mar de Ajó Gustavo Prellezo, quien había contratado como "mano de obra" a José Luis Auge, Horacio Braga, Sergio González y Héctor Retana.

Leer más ► Asesinato de José Luis Cabezas: los 25 momentos del caso, a 25 años del crimen

Estos últimos se conocieron como "Los Horneros", ya que eran delincuentes de la zona de la localidad platense de Los Hornos.

Según la justicia, Prellezo recibió la orden de Gregorio Ríos, un exmiembro del Ejército que por entonces era el jefe de seguridad de Yabrán, el empresario vinculado al expresidente Carlos Menem que había sido denunciado como un "mafioso" con protección política y judicial por el exministro de Economía Domingo Cavallo.

A su vez, junto a Prellezo actuaron otros policías de la Costa: Sergio Cammaratta, de Valeria del Mar; y Aníbal Luna, de Pinamar; mientras que Alberto "La Liebre" Gómez, comisario de esa última localidad balnearia, liberó la zona.

El crimen tuvo una inmediata repercusión política ya que el por entonces gobernador bonaerense Eduardo Duhalde creyó que le habían "tirado un muerto" en el marco de una interna con el menemismo y para frustrar una posible candidatura presidencial suya para 1999.

El caso también derivó en una profunda reforma de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, la fuerza de seguridad con más efectivos del país.

Sin embargo, la repercusión más resonante que tuvo el crimen fue la muerte de Yabrán, quien en mayo de 1998, pocos días después de que se ordenó su detención en la causa, se suicidó en un campo de Entre Ríos.

jose luis cabezas 2.jpg
El crimen de José Luis Cabezas es un emblema de la lucha del periodismo argentino por la libertad de expresión.

El crimen de José Luis Cabezas es un emblema de la lucha del periodismo argentino por la libertad de expresión.

Durante la investigación también hubo otros detenidos que quedaron vinculados por pistas falsas y finalmente fueron liberados.

De todos modos, la causa llegó a un primer juicio oral llevado a cabo en Dolores en 2000, cuando fueron condenados los policías Prellezo, Cammaratta y Luna; Ríos y los cuatro "Horneros".

Mientras que en 2002 se realizó un segundo debate en el que sentenciaron a "La Libre" Gómez.

Prellezo fue condenado a prisión perpetua como "autor material" del crimen, en 2010 le otorgaron arresto domiciliario, en 2017 la libertad condicional y a fines de 2021 cumplió la totalidad de la pena.

Ríos recibió una pena de 27 años de cárcel como "autor inmediato" y en el último tramo de su sentencia estuvo con arresto domiciliario.

Si bien no llegó a juicio, Yabrán fue considerado por la justicia como "autor mediato" del crimen.

Los policías Cammaratta y Luna también fueron condenados a prisión perpetua: el primero de ellos murió en 2015 por problemas de salud, cuando cumplía con libertad condicional; y el segundo fue liberado en 2017.

Respecto de "Los Horneros", a los cuatro se los condenó a prisión perpetua, pero luego de ser beneficiados por el 2x1 comenzaron a salir de la cárcel, excepto Retana, quien murió de SIDA durante su encierro.

Auge salió en 2004, González en 2006 y Braga en 2007; pero los tres volvieron a la cárcel por no cumplir con los términos de su libertad condicional.

Por su parte, "La Libre" Gómez recibió la misma pena y en 2010 salió de la cárcel con arresto domiciliario.

Dejá tu comentario