jueves 22 de octubre de 2020
Actualidad | educación | escuelas |

El gobierno nacional autorizó la vuelta a clases y cada jurisdicción lo decidirá según su situación sanitaria

Lo afirmó el ministro de Educación de la Nación tras la reunión del Consejo Federal. Ahora, la última palabra para el regreso a las clases la tendrá cada provincia.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, confirmó esta tarde que en el Consejo Federal se aprobó un sistema de regreso a clases que permitirá que cada jurisdicción decida ese paso, en base a un "semáforo" de riesgo.

"Se aprobó por unanimidad una resolución que permite proyectar actividades escolares", explicó Trotta en declaraciones a la prensa tras el encuentro que encabezó vía virtual con los ministros del área de todo el país.

Las clases presenciales en las escuelas volverán en forma progresiva y con uso de tapabocas en aquellas localidades que tengan un nivel bajo de circulación de coronavirus, mientras que las que tengan un nivel medio los estudiantes podrán realizar actividades educativas no escolares en espacios abiertos y con un máximo de 10 personas.

Así lo resolvieron hoy los ministros de las 24 provincias durante una reunión del Consejo Federal de Educación en el que se debatieron los nuevos índices epidemiológicos de vuelta a las clases presenciales en aquellas urbes de más de 500.000 habitantes.

Trotta explicó que los alumnos que terminan los ciclos de las localidades con riesgo bajo de contagio de coronavirus podrán volver a las escuelas en forma progresiva mientras que las que tienen nivel medio de contagiosidad solo realizarán actividades educativas de revinculación en espacios abiertos.

La regla del semáforo

El ministro de Educación explicó que "el semáforo tiene que estar en verde para permitir a la jurisdicción avanzar" en el regreso a clases, a partir de un bajo riesgo de contagios en la jurisdicción, además de la existencia de condiciones edilicias.

En tanto, si está en amarillo, con riesgo medio, se puede ir hacia una "revinculación" educativa de los alumnos con sus compañeros y profesores, aunque sin el dictado de clases con contenidos curriculares.

Este será el caso de la Ciudad de Buenos Aires, donde, a partir del próximo martes los chicos de séptimo grado de primario y de quinto año de secundaria de instituciones de gestión pública volverán a las escuelas, pero no así a las aulas: participarán de actividades de acompañamiento educativo en los patios junto a sus profesores, informó Noticias Argentinas.

El semáforo en rojo, de riesgo alto, significará que las jurisdicciones deberán esperar a que la situación epidemiológica se modere para poder retomar algún grado de presencialidad escolar.

Trotta detalló que "el nivel de riesgo lo determinará cada jurisdicción" en función de parámetros objetivos que tendrán en cuenta la cantidad de contagios que hubieran existido en los últimos 14 días, y su comparación con la cifra total de casos que se habían registrado en las dos semanas anteriores.

"Tenemos que aprender a convivir con el covid-19 pero priorizando el cuidado de la salud", argumentó el ministro sobre el cambio de estrategia del Gobierno nacional, que ahora se basará en la "guía epidemiológica" o "semáforo".

Recordó que Formosa, San Luis y La Pampa ya retornaron a un esquema de dictado de clases presenciales, y adelantó que hay otras seis provincias que están en condiciones de avanzar hacia una dinámica similar.

"Esta resolución es un paso importante porque va a dar tranquilidad y previsibilidad a las familias", resaltó, aunque aclaró: "Todos queremos volver a las aulas, a las clases presenciales, pero no debe ser una expresión de deseo".

Por el momento, Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe no regresarán a las clases, y aguardarán a que bajen los casos, informó Noticias Argentinas.