viernes 28 de febrero de 2020
Actualidad | Fernando Báez Sosa |

El defensor de los rugbiers denunció a la fiscal y cuestionó las ruedas de reconocimiento

Hugo Tomei, abogado de los diez imputados, denunció a la fiscal Verónica Zamboni de privación ilegítima de la libertad, falsedad de instrumento público e incumplimiento de los deberes de funcionario público. El magistrado sostiene que al momento de la detención no se llevaron correctamente las formalidades de lectura de los derechos.

El abogado defensor de los diez rugbiers imputados, Hugo Tomei, apuntó contra la fiscal Verónica Zamboni y la acusó de privación ilegítima de la libertad, falsedad de instrumento público e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Además pidió la nulidad de una testimonial, de una rueda de reconocimiento y de las indagatorias.

Rugbiers 2.jpg

El abogado sostiene queal momento de su detención y la instancia de declaración indagatoria, no se llevaron a cabo correctamente las formalidades de lectura de los derechos que asisten a los imputados, el informe detallado de los hechos que se les imputan y la exhibición de las pruebas.

Leer más ► El juez resolverá las prisiones preventivas para los ocho rugbiers

Las actas de ese domingo por la noche exhiben diferencias de apenas minutos entre cada una de las indagatorias, en la que los rugbiers hicieron uso de su derecho de negarse a declarar. Para el defensor es imposible que en menos de un minuto se hayan realizado los procedimientos de forma correcta.

Es por eso que le endilgan a la fiscal, dos secretarios de la fiscalía y la defensora oficial los delitos de “falsedad ideológica de un instrumento público”, “incumplimiento de los deberes del funcionario público” y “privación ilegítima de la libertad”. “No tiene sustento”, opinó el abogado Améndola al respecto ante las cámaras de televisión.

f608x342-14188_43911_37.jpg
La madre de <a href=Fernando Báez Sosa convocó a una marcha frente al Congreso Nacional para el próximo martes 18 de febrero a las 18 horas." id="157544-Libre-251703425_embed" />

La madre de Fernando Báez Sosa convocó a una marcha frente al Congreso Nacional para el próximo martes 18 de febrero a las 18 horas.

Fuentes cercanas a la investigación, sin embargo confirmaron que si bien la denuncia penal que fue presentada será remitida por Mancinelli al fiscal general Diego Escoda, el escrito presentado no especifica aparentemente ningún delito.

Leer más ► Para el fiscal Escoda, el crimen de Fernando Báez Sosa proviene de la "cultura del machismo"

La defensa, tal como adelantó en la audiencia que se realizó en la planta baja del Juzgado de Garantías, puso en duda la validez de las indagatorias a partir de la "corta duración" de entre 1 y 5 minutos de cada una de ellas, según consta en las actas incorporadas a la causa, y en ese sentido consideró que las detenciones se basan en "elementos nulos".

Por parte de la querella, Fabián Améndola aseguró que estas denuncias a la fiscal, que deberán ser investigadas por un otro fiscal designado puntualmente, "no tienen ningún sustento".

"La realidad es que no hay ningún elemento que sustente esta denuncia, porque además los imputados ni siquiera prestaron declaración, así que no hay ningún tipo de perjuicio para ellos en las indagatorias", dijo el abogado.

Leer más ► Investigan la participación de un sospechoso "número 11" en el crimen de Fernando

En paralelo, la defensa de los imputados solicitó también un pedido de nulidad de algunos de los reconocimientos de los testigos. Apuntan que en ese procedimiento un testigo declaró que “no podía reconocer a nadie” bajo juramento y luego se rectificó vía telefónica.

El juez Mancinelli le informó en la audiencia del jueves a los acusados que podían hacer uso de su derecho a hablar, aunque lo que dijeran no tendría el tenor de una declaración indagatoria. Máximo Thomsen, sentado en su silla, fue el único que se puso a llorar. Matías Benicelli, por otra parte expresó en voz alta: “No quisimos matarlo”, aseguró el joven acusado de ser partícipe necesario del crimen.

El juez, de acuerdo a fuentes de la investigación, resolverá en las próximas horas los planteos de ambas partes y la prisión preventiva de los acusados, así como también el traslado fuera del penal de Dolores de los jóvenes a otra cárcel en la provincia. Probablemente la Unidad Nº57 de Campana, una cárcel mucho más cerca de sus casas y familiares, para jóvenes de 18 a 21 acusados de robo.

Fernando Báez Sosa

Por otra parte, los abogados de la familia Báez Sosa continúan con la sospecha de la existencia de un posible imputado número 11. Apuntan a la mención de un tal “Pipo” en los chats de la madrugada del crimen y a un joven de remera blanca que se ve junto a los acusados en el McDonald’s de Villa Gesell. Para los investigadores del caso no hay tal cosa como un “sospechoso número 11”.

“Pueden haber imágenes de los imputados con otras personas pero no hay por el momento otras personas en la escena del crimen. A ‘Pipo’ se lo menciona en el grupo y estamos averiguando. Podría ser un apodo de uno de ellos incluso. También pueden aparecer otras personas con los imputados pero en la escena por ahora están los que tenemos”, asegura una fuente de peso.