menu
search
Actualidad Santa Fe | Litoral Gas | Adriana Cantero

Cortaron el gas por deficiencias en casi la mitad de los establecimientos educativos de la provincia que fueron inspeccionados

De 1.000 establecimientos visitados, interrumpieron el servicio en el 47%. La situación es especialmente crítica en escuelas dependientes del Ministerio de Educación, donde el porcentaje es mayor aún, afectando comedores escolares y copas de leche. Amsafe confirma cortes masivos.

Cuando el Ente Nacional Regulador del Gas le ordenó a las distribuidoras de gas de todo el país que inspeccionen los establecimientos educativos en un plazo de dos años, no era difícil adivinar lo que se iban a encontrar. Cumplido el plazo, en Santa Fe los números son elocuentes: los inspectores de Litoral Gas cortaron el servicio por deficiencias en el 47% de las 1.000 instituciones educativas verificadas hasta el 15 de febrero. Cuando se habla de “instituciones educativas” abarca establecimientos privados y públicos, desde jardines de infantes hasta terciarios, desde universidades hasta el seminario arquidiocesano donde se forman sacerdotes. Si el análisis se enfoca exclusivamente en los establecimientos de gestión pública dependientes del Ministerio de Educación de la provincia, en cualquiera de sus niveles, ese 47% pasa a ser un porcentaje muy superior, según fuentes consultadas para este artículo.

Ante la pregunta de AIRE, Litoral Gas informó que en la provincia de Santa Fe se llevan inspeccionados al 15 de febrero pasado 1.000 edificios escolares, de los cuales el 53% fue aprobado y el resto se le interrumpió el servicio hasta que se concreten las reformas o adaptaciones a la red de gas natural.

Andrés Romagnoli, responsable de comunicación institucional de Litoral Gas, explicó que las inspecciones fueron ordenadas a todas las distribuidoras del país por el Enargas en 2019, para realizarlas en un plazo de dos años que vence este mes. “Nosotros siempre mantuvimos informadas a las autoridades de Educación de este requerimiento de Enargas. En 2020 con la pandemia se demoraron, no se pudo avanzar, y se retomó con fuerza el año pasado. Le avisamos en octubre al Ministerio, ese mes estuvimos reunidos con la directora de Infraestructura y ahora en febrero con la ministra (Adriana Cantero)”, explicó.

Escuelas sin gas 3.jpg

AIRE se comunicó con funcionarios del Ministerio de Educación y del área de prensa, que no dieron ninguna respuesta oficial ni informaron sobre las líneas de trabajo para enfrentar el problema.

Paulo Juncos, que es miembro paritario de Amsafe en el Comité Mixto de Salud y Seguridad, confirmó que el tema del corte de gas “es la preocupación central. Litoral Gas hizo inspecciones generalizadas y se encontró con una cuestión que todos sabemos, que las escuelas se van emparchando a través de los años, extendiendo redes de gas y eléctrica. Entonces las mismas normas cuando se hizo el ala 1 de un edificio no son las mismas que cuando se hizo años después el ala 2 y quedó desfasada”.

Hay un corte masivo, muy importante, y va a ser bastante traumático porque va a afectar el reinicio de clases. Sobre todo en las escuelas que producen raciones de alimento para alumnos y más adelante cuando vengan las bajas temperaturas”, advirtió Juncos.

Leer más ► Recorte de subsidios: cómo será la segmentación de tarifas con aumentos de luz y gas

Desde la visión de Amsafe provincial, “lo más urgente es restablecer el servicio para comedores escolares y copas de leche porque los pibes están volviendo a la escuela. Eso es bueno porque vemos que terminada la pandemia se incrementa, pero no tenemos gas, hay enormes deficiencias en redes eléctricas y un déficit enorme en aulas, especialmente en el nivel secundario”.

Con respecto al gas, Juncos avisó que están a la expectativa sobre las alternativas que buscará el Ministerio de Educación. “¿Cómo lo van a resolver? –se preguntó–. ¿Van a querer proveer garrafas? Les recuerdo que tenemos el antecedente de la explosión en una escuela de provincia de Buenos Aires y si esa es la solución, es una bomba de tiempo. Hay que estar atentos a que la respuesta no sea una garrafa”.

La situación más crítica se da en las escuelas del departamento Rosario. Amsafé Rosario dio a conocer este viernes el relevamiento que hacen cada año al inicio del ciclo lectivo sobre el estado de infraestructura escolar. Los resultados refrendan la situación crítica: “De un total de 223 escuelas relevadas, en 137 no funciona el servicio de gas”, dice el informe. De las escuelas relevadas 88 tienen comedor escolar y 169 copa de leche.

Escuelas sin gas 2.jpg

“Los datos son muy duros”, definió Gustavo Terés, delegado seccional de Amsafe Rosario. “Se llegó a un extremo que hace que tenga que haber una intervención en emergencia del Estado, que está ausente”. El informe registró otros problemas de infraestructura: “En 81 escuelas hay problemas con las instalaciones eléctricas y en 13 directamente no tienen servicio eléctrico. 81 tampoco tienen baños en condiciones. En 71 la provisión de agua no es adecuada y en 9 es nula. 91 no tienen aulas suficientes.

Desde Litoral Gas indicaron que hay un trabajo coordinado con el Ministerio de Educación. El responsable de Comunicación de la distribuidora de gas explicó que la prioridad –tanto para refaccionar como para rehabilitar– está en aquellas escuelas que tienen comedor escolar y cocinan para sus alumnos, de las cuales la mayoría, al menos en Rosario, tiene el servicio cortado. A eso se suman las escuelas donde se da copa de leche y el gas se necesita para calentar.

Muchos edificios educativos tienen muchos años o fueron sumando “parches” a medida que se los ampliaba. “Hay escuelas muy antiguas o en las que se hicieron refacciones, y las cañerías y conexiones son irregulares. Se nota por ejemplo en los casos que se agregaron comedores o anexos”, explica Romganoli.

La deficiencia en las redes de gas de edificios educativos no es muy diferente a lo que ha pasado en el resto de las construcciones. Desde la explosión de calle Salta en el centro de Rosario, en 2013, cientos de torres y otras edificaciones no superaron las inspecciones y perdieron el servicio con la exigencia de obras de readecuación interna para ajustarse a las normativas vigentes en materia de seguridad del servicio.

Dejá tu comentario