lunes 19 de abril de 2021
Actualidad vacunas | pandemia | virus

Coronavirus: Marta Cohen alertó que las nuevas cepas ponen en peligro al mundo

La médica argentina radicada en Inglaterra explicó que a pesar de que hoy las vacunas contra el coronavirus ya están disponibles, la inequidad en el acceso puede ser la causante de nuevos problemas ante un virus que sigue circulando y cuyas mutaciones hacen poco eficaces a las vacunas existentes.

A un año del primer caso de coronavirus en Argentina y a días de que se confirmara que en el país detectaron las nuevas cepas del Reino Unido, Río de Janeiro y Manaos, la prestigiosa patóloga pediátrica argentina residente en Sheffield, Marta Cohen, analizó en Aire de Santa Fe la situación de la pandemia en el país y en el mundo. Explicó que a pesar de que hoy las vacunas contra el coronavirus ya están disponibles, la inequidad en el acceso puede ser la causante de nuevos problemas ante un virus que sigue circulando y que puede mutar y hacer poco eficaces a las vacunas existentes.

- Qué cambió del 2 de diciembre, cuando hablamos por última vez, a hoy en el mundo y en Europa, donde las cosas llegan antes.

-Cambió que las vacunas ya están disponibles en muchos países. Que se hizo evidente la inequidad de las vacunas, que están disponibles para algunos y no lo está para otros y que esa disposición es basada en la economía de cada país. Que países en Europa, que tienen la vacuna y que tienen la economía, están haciendo las cosas no muy bien y podrían hacerlo mejor como por ejemplo Francia y en el Reino Unido que tuvimos una escala tremenda de 68.000 casos diarios en enero. Esto demostró lo que siempre digo, que los tres pilares son: las vacunas, el aislamiento y los testeos. Los países que mejor lo hicieron están mejor y los que no cumplieron los tres pilares siguen batallando. Lo que veo es que a pesar de que hay muchas vacunas en el mundo y precisamente porque hay inequidad están surgiendo variantes nuevas como en Manaos, Sudáfrica, o como en Nueva York, es la misma mutación que surgió simultáneamente y de manera no conectada. El problema es que las vacunas son poco eficientes para esa nueva mutación. Es decir que si no nos ponemos las pilas en el mundo para vacunar a todos con lo que hay, sobre todo al personal de salud y mayores de 70 años por lo menos o 60 años idealmente y aquellas con persistencias la pandemia no se va a terminar antes porque va a hacer que el virus siga mutando. Tenés un país vacunado como Israel como el 92% porque tenía el dinero para pagar más por las vacunas del pecio del mercado, pagó más de lo que se vendían; pero si no se distribuye, las mutaciones van a ir a los países que están vacunados y las vacunas no van a ser tan eficientes.

-Inglaterra, que tuvo sus picos, un Boris Johnson que retrocedió y hoy tiene más de 20 millones de personas vacunadas. ¿Cuál es la situación actual?

-Jonhson no escuchaba a la ciencia, hablaba de la inmunidad de rebaño y no cerró las fronteras; el gobierno hizo errores que se pagaron caros. Ahora por suerte el Gobierno está escuchando a la ciencia y a pesar de que llevamos 22 millones de vacunados y que los casos han bajado a 5.000 casos diarios de 68.00, las escuelas abrirán la semana que viene con un gran protocolo donde los chicos tendrán que hacerse test dos veces por semana y se está intentando vacunar a maestras también pero no van a abrir los gimnasios, peluquerías -que lo harán el 12 de abril- y restoranes -que recién abrirán el 15 de mayo- y vamos a volver a una vida normal en junio -mes en el que vuelven a abrir los casinos y los hoteles- y eso está bien, hay que hacerlo de a poco. Nos constó, pero se aprendió. Pero veo países como Francia que no están tan bien con el tema de la vacunación: han vacunado a 3 millones de personas y han tenido problemas, como en Dinamarca también y eso va a traer consecuencias, no solamente para los que no tienen la vacuna administrada en la medida correcta, sino que van a ser consecuencias para poder terminar con la pandemia. Porque mientras haya personas infectadas en el mundo, el virus sigue mutando. Para la mutación las vacunas no son eficientes y reformularlas estaría recién en octubre y faltan varios meces. El error principal acá fue de la Organización Mundial de la Salud que para mí no estuvo a la altura de las consecuencias. No había un plan y la respuestas que dieron cada país fueron disímiles: cada uno respondió como quiso o pudo, no había un sistema de comunicación adecuado. Y sin embargo creo que hubo cosas como la Ciencia que pueden salvar esta pandemia. En enero se declara la pandemia, pero ya la primera semana de febrero se conocía el genoma del virus, en marzo se planeaban las vacunas y en diciembre se inició la vacunación. Se avanzó de una manera increíble, pero por ejemplo acá no escuchaban la ciencia y en Brasil tampoco. Es lo que hay. Lo importante sería para la próxima, porque va a haber otra pandemia, prepararnos y que haya un plan mundial de preparación para pandemias. Las pandemias surgen, 1 o 2, cada 100 años y obviamente estamos mejor que hace 100 años. En un artículo que escribí comparé a la pandemia -actual- con la Gripe Española, y cómo en 1918 había una guerra mundial, murieron de 50 a 100 millones de personas, acá no llegamos a 3 millones; no había terapia intensiva, no había oxígeno, al organismo se lo pudo identificar en 1927 y se lo pudo cultivar en el 2005, cuando nosotros acá en 40 días se supo el genoma viral. No había vacunas, no había tratamientos, estamos mucho mejor. Soy una persona optimista y prefiero mirar lo que tenemos y no lo que nos falta; y creo que hay que estar preparados para la próxima.

-¿Por qué falta tanto para que algunas actividades vuelvan a abrir en Inglaterra?

-Realmente hay casos circulantes. Nosotros estábamos ahora en Sheffield en menos de 100 casos por 100.000 habitantes, pero no tienen que haber caso. El nuevo virus que está circulando en el Reino Unido es muy contagioso, tienen un 70% mayor de contagiosidad y puede infectar mucho a los niños, que suelen no tener síntomas pero se contagian mucho más que antes y pueden contagiar a otros. Hay que llegar al nivel cero -de casos- antes de abrir todo. Mientras tanto el Gobierno está pagando los sueldos de todos y se está endeudando mucho.

Embed

-¿Cómo percibe la llegada del invierno para nosotros en mayo, abril? ¿Cómo tenemos que llegar a esa fecha?

-Lo ideal es que haya la mayor cantidad de vacunados posible. Por supuesto que probablemente la vacuna no está disponible para todos, por eso hay que hacer hincapié en la vacunación para la gripe que sigue causando 17.000 muertes anuales en el Reino Unido y varias miles de muertes en Argentina también. Las personas vulnerables, mayores y trabajadores de salud deberían estar vacunándose para la gripe que tiene que ser con un mes de intervalo con la vacunación el coronavirus. hay que seguir cuidándonos y no pensara que por tener la vacuna no nos podemos contagiar, sino que van a tener una enfermedad leve. Es importante que quienes obtuvieron la vacuna sigan cuidándose por ellos y por los demás. Quienes puedan, por favor que se vacunen. El personal de Salud tienen que estar vacunado. Hoy murieron dos médicos en Buenos Aires que no estaban vacunados y es una pena. Mi hipótesis es que hacia septiembre vamos a ver algunos países que puedan volver a una vida más normal, pero no va a ser para todo el mundo sino para los países que hicieron bien los deberes con los tres pilares: responsabilidad, vacunación, y testeos. Esto va a incluir un pasaporte de salud, la gente que viaja va a tener que tener un test negativo y una vacunación completa. Va a tener que haber muchos controles de fronteras porque va a haber otros países, como por ejemplo en Sudamérica o África, que para septiembre no van a haber terminado, creo yo. Van a quedar países donde hay una epidemia y otros donde lo están controlado y creo que va a ser hasta bien entrado el 2022 donde ya podamos relajarnos. Pero me da miedo que en Argentina ya abren los restoranes, los casino, y no me parece correcto; hay que seguir cuidándose y aunque la gente esté vacunada hay que tener mucha responsabilidad. Estoy de acuerdo, y lo estamos con el personal de salud, con que acá, a pesar de que bajamos el número de casos y tenemos tantos vacunados, deben seguir las medidas de restricción. No estamos en una vida normal.

De la entrevista participó también la periodista Geraldine Brezán, quien consultó a Cohen sobre el reciente anuncio por parte del Gobierno nacional de la alta respuesta inmune a la vacuna Sputnik V de las personas previamente infectadas que podrían no requerir la segunda dosis. La especialista, que además fue distinguida con el título de oficial de la Orden del Imperio Británico (OBE, por su sigla en inglés) -uno de los galardones más prestigiosas del Reino Unido- explicó que esto ya se está planteando en Europa y que puede ser beneficioso ante la escases de la vacuna y lo calificó como una "buena noticia". "Los pacientes que han tenido coronavirus, al ser vacunados tienen mucho síntoma. Eso es porque aunque no tengan los anticuerpos tienen una gran memoria inmunológica. Este análisis que se hizo con la vacuna es con 22 pacientes y durante dos meses, y siempre hay que ser cautos. Me asombra que en Argentina dan como hecho algo que en realidad no van a letra chica, esperemos antes de tomar una decisión radical. Pero se está viendo en Europa hace meses que los que han tenido coronavirus pueden necesitar una sola dosis y con eso ahorraríamos dosis. En ese mismo estudio que salió publicado también hablan de la vacuna de Pfizer, no solo de Sputnik V, y es una buena noticia.

Por su parte la periodista Alejandra Pautasso se refirió al vacunatorio vip de Argentina y Cohen dejó en claro que es solo un ejemplo de la inequidad en el acceso a la vacuna que se da en el mundo. "Simplemente digo que lo que pasó con el vacunatorio -vip- en Argentina, pasó en Perú y es lo que paso en el mundo, donde Israel compra las vacunas pagándolas más. Me protejo yo y a los míos. Y qué es eso, es el fracaso moral de nuestra dignidad como seres humanos, no lo quiero resumir a Argentina, Argentina es un ejemplo de lo que pasa en el mundo y es parte de la inequidad. Esta pandemia ha sacado lo mejor de muchos y lo peor de pocos. Si yo pudiera tener la varita mágica para toma las decisiones de los Gobierno, diría que deben distribuir todas las vacunas entre mayores de 60 años, vulnerables, personal de salud y dar el resto a los países pobres; y de esta manera terminaríamos significativamente con la pandemia, con las vacunas que hay en el mundo. Porque el 14% de los países desarrollados tienen más del 50% de las vacunas desarrolladas. Canadá tienen vacunas para tres años compradas por adelantado. Tiene 9 vacunas por habitante. Le sigue Estados Unidos con 7 y el Reino Unido con 6. Por favor, distribuyamos. Si nosotros vacunamos a los que podemos, a los amigos, ese virus va a seguir mutando y la vacuna que tenemos acaparada es vieja y no les va a servir. Si tuviera la varita mágica haría eso", sentenció.

Dejá tu comentario