menu
search
Viral | inflación | Villa Devoto | viral

Un carnicero rompió en llanto por tener que cerrar su negocio: "Me rindo"

Sergio narró su titánico esfuerzo durante 16 meses para sostener su negocio, pero la implacable inflación erosionó sus ganancias y agotó su capital.

Sergio, un comerciante de Villa Devoto, se quebró emocionalmente al revelar su trágica realidad en el programa "Arriba Argentinos". Dueño de un almacén con carnicería y verdulería, Sergio se vio obligado a cerrar su negocio debido a las arrolladoras consecuencias de la inflación y la crisis económica que no le permiten seguir operando.

Un carnicero rompió en llanto por tener que cerrar su negocio

Con lágrimas en los ojos, Sergio compartió su desgarradora experiencia: "La inflación es el cuco de los negocios hoy en día. La verdad que, yo en lo personal, me rindo. No puedo con la inflación, así que estoy un poco mal porque voy a terminar cerrando mi negocio esta semana porque no puedo más".

El comerciante expresó su angustia y frustración al admitir que la situación económica lo obligó a vender toda su mercadería y cerrar su comercio. "La inflación me ganó, así que hasta acá llegué. Es la última semana que estoy", lamentó.

LEER MÁS ► Córdoba: fue a operarse de vesícula y le hicieron una vasectomía por error

Embed

Sergio detalló el esfuerzo titánico que realizó durante 16 meses para mantener su negocio a flote. Sin embargo, la inflación implacable agotó su paciencia y recursos: "La inflación me come la ganancia, me come el capital. Como verás, el almacén está vacío prácticamente. Es insostenible".

LEER MÁS ► Una kiosquera comparó algunos precios actuales con los de septiembre de 2023

Con un país que atraviesa dificultades económicas, Sergio reflexionó sobre la dura realidad: "Es una pena, en un país tan hermoso como este, que tengamos que pasar por estas cosas. Yo, en lo personal, no quiero hablar mal de nadie, no quiero echar la culpa a nadie. Simplemente que es algo insostenible. No se puede pagar la carne, no se puede pagar una bebida, no se puede pagar nada. La inflación me comió. Y, la verdad, que ya no tengo fuerza para seguir adelante".