Un tribunal sentenció a un hombre que ganó 80 millones de dólares en la lotería a compartir el premio con su ex mujer

El premio mayor de lotería Powerball de US$ 198 millones tiene un ganador en Tennessee

¿Cuánto crédito puede atribuirse una persona por tener buena suerte? Esa fue la pregunta que centró un caso de divorcio que se presentó ante un tribunal de apelaciones de Michigan la semana pasada.


Los tres magistrados de la sala dictaminaron el 13 de junio que Richard Zelasko deberá compartir el premio mayor de la lotería de USD 80.000.000, que ganó mientras se divorciaba de su ahora ex esposa, Mary Zelasko. El tribunal confirmó la decisión de un mediador que defendió que la pareja había compartido pérdidas en el pasado, por lo que el demandado, llamado con acierto “Rich” (rico en inglés), debía también compartir los frutos de su buena fortuna.

Sin embargo, el abogado defensor, en un documento de la corte al que pudo acceder la agencia Associated Press (AP), defendió que el crédito era sólo de Richard Zelasko.

“Richard tuvo suerte”, dijo el abogado Scott Bassett. “Fue su suerte, no la de Mary, la que le llevó a ganar la lotería”.

La pareja había estado casada durante siete años antes de firmar los papeles del divorcio en 2011, pero la sentencia de divorcio no salió hasta finales de 2018, informó AP. Cuando Richard Zelasko compró el ticket premiado en 2013, ellos ya estaban viviendo separados, y mientras el mediador trabajaba en las condiciones de su separación, incluyendo la manutención de sus hijos y la custodia de los tres menores.

Leer más►Un hombre gana la lotería y termina de la peor forma posible por alardear

Un tribunal sentenció a un hombre que ganó 80 millones de dólares en la lotería a compartir el premio con su ex mujer
El ganador tardó un mes en darse cuenta que había ganado la lotería, según su versión, porque había estado de viaje y se había olvidado el boleto en la cartera (Foto: especial)

Después de los impuestos y las deducciones, las ganancias totales eran de USD 38.873.628, según el documento judicial.

Meses después de que Richard Zelasko ganara la lotería, el mediador notó que él no había pagado la manutención de los niños. El tribunal también encontró que durante los años que estuvieron juntos, Mary había ganado casi tres veces más con su trabajo que Richard con el negocio que dirigía, una tienda de camisetas, según las declaraciones de Bassetts en el juicio oral.

Pasó más de un mes antes de que Rickard Zelasko se diera cuenta que había ganado el premio mayor. En un perfil de ganadores del sitio web de Mega Millions, dijo que se fue de vacaciones e hizo algunos viajes para jugar al golf y se había dejado el ticket en su cartera.

“Habría sido un momento terrible para perder la cartera”, se leía en el sitio web, según unas declaraciones que citaban del ganador.

Además dijo que había pagado la lotería durante años y le gustaba probar su suerte en la ruleta del casino, y a pesar de las ganancias inesperadas, dijo que él seguiría jugando a la lotería.

 

Un tribunal sentenció a un hombre que ganó 80 millones de dólares en la lotería a compartir el premio con su ex mujer
El mediador descubrió, meses después de que Zelasko ganara la lotería, que seguía sin pagar la manutención de sus hijos (Foto: Reuters/Mike Sugar)

Después de solicitar el divorcio, la pareja estuvo de acuerdo en nombrar al mediador John Mills “para decidir todos los asuntos de su ruptura”, según la sentencia del tribunal. Pero Mills murió en 2014, después de decidir que las ganancias de la lotería eran parte del patrimonio matrimonial, pero antes de que completara el proceso de arbitraje.

“Al igual que las pérdidas se compartieron conjuntamente durante el matrimonio”, dijo Mills según los documentos de la corte, “también deberían compartirse las ganancias de manera conjunta”.

Leer más►Gana en la lotería 38,8 millones de dólares y tiene que darle casi la mitad a su ex esposa tras el divorcio

Richard Zelasko pidió a la corte revocar la decisión de Mill, defendiendo que el mediador fue parcial y actuó en su contra, y que su muerte “fue la máxima descalificación”, como apuntó Bassett en los argumentos orales.

La corte de apelaciones finalmente decidió el caso resolviendo el hecho de si Mills había cometido un error legal, y dictaminó que su decisión debería prevalecer. En una declaración a People, Bassett dijo que su cliente ya había presentado una moción solicitando a la corte que reconsiderara su decisión y que si la moción era denegada, apelarían la decisión ante la Corte Suprema de Michigan.

NOTICIAS DESTACADAS