Un cura juntó kilos de sal, subió a una 4 x 4 y con tres camiones de agua bendita exorcizó a todo un pueblo

El insólito hecho se registró el sábado pasado a la siesta, en Sampacho, un pueblo del sur cordobés.


Redacción Aire Digital

El cura Osvaldo Pablo Leone, instrumentó un exorcismo en las poco más de 10 cuadras que tiene el pueblo. Subido a una camioneta 4 x 4, con kilos de sal, recorrió todo el pueblo acompañado por tres camiones regadores municipales cargados de agua bendita. Y así concretó el exorcismo a la localidad completa sin que nadie quedase afuera.

Leer más►La historia de la ex policía “poseída por una prostituta” abandonó su trabajo para ser exorcista

Los habitantes de Sampacho quedaron separados por las opiniones. Para algunos, no sobra espantar algún que otro demonio, y a quienes les cayó mal la iniciativa pidieron al obispo que intervenga. Por su parte, el cura intentó “desdramatizar” explicando que en realidad lo que quiso fue “bendecir”, el mote quedó fijado, en el estilo cordobés: Sampacho es ahora “el pueblo de El Exorcista”.

El operativo consistió en sacar tres camiones regadores a la calle, para exorcizar con agua bendita y sal, y sacar los demonios del pueblo. (El cura) llevaba la hostia consagrada a bordo de la camioneta modelo 2019 precisó un periodista de medios locales.

A esto se le suma que el presidente comunal autorizó el exorcismo. Se llama Jorge Devalle, de Cambiemos, quien perdió las últimas elecciones locales, y su mandato dura hasta diciembre.

NOTICIAS DESTACADAS