martes 11 de enero de 2022
Sociedad maltrato animal | Perro |

El caso de Ángel, el perro violado y asesinado que sentó un precedente en la legislación contra el maltrato animal

Una jueza impuso la prisión preventiva para el delincuente de 23 años. Se trata de otro nefasto caso de maltrato animal en Tucumán que vuelve a interpelar las leyes vigentes.

Tucumán volvió a hacer historia en la justicia animal. Dos meses después de que una jueza de aquella provincia prohibiera a un hombre acercarse al perro que maltrató, la misma magistrada dictó la prisión preventiva para un joven imputado por violar y asesinar a un perro callejero. Es la primera vez que en Argentina se toma una medida similar por maltrato animal, aunque la pena máxima por ese delito puede hacer que el criminal esté tras las rejas hasta sólo un año.

El caso Ángel traspasó los límites de la provincia tucumana y conmocionó a todo un país que no logra asimilar semejante acto de crueldad.

El hecho ocurrió en Lastenia, localidad ubicada a 8 kilómetros de San Miguel de Tucumán. El martes 8 de junio, un joven que transitaba por esa zona observó cierto movimiento detrás de unos cañaverales y escuchó fuertes aullidos y quejidos de lo que parecía ser un perro. Cuando se acercó para ver qué ocurría “lo vio al imputado ahorcando y violando” al can, contó Pilar Lomas, abogada que llevó el caso a la Justicia. La abogada miembro del Equipo de Rescate y Defensa Animal de Tucumán contó a Aire Digital que las pruebas contra el imputado son claras, ya que el muchacho que descubrió la aberrante escena logró filmar con su celular el rostro del delincuente y el estado del animal.

Embed

Las imágenes fueron difundidas en redes sociales a modo de “escrache” y una rescatista llevó la denuncia a la comisaría. En la noche de ese mismo 8 de junio se dirigió a los cañaverales a buscar al perro que todavía seguía con vida, aunque se encontraba en estado comatoso y en shock. Tras horas de agonía, Ángel, nombre con el que la rescatista lo bautizó, murió a la mañana siguiente en la veterinaria donde lo asistieron.

El delincuente es un hombre de 23 años que vive en esa zona de Lastenia con sus padres y una hermana. Esa casa fue allanada y se secuestraron cuatro gatos y un perro que eran mascotas de la familia. “Ninguno tenía lesiones de abuso sexual, pero estaban descuidados, con pulgas, parásitos y muy bajo peso”, afirmó Lomas y agregó que todos fueron castrados y están siendo dados en adopción.

Leer más Polémica en San Javier por un proyecto que pretende aplicar eutanasia a perros callejeros enfermos

Las medidas impuestas al imputado, como la prohibición de acercamiento a las otras mascotas y sus nuevos dueños, fueron incumplidas no solo por él sino también por sus familiares de manera constante, aseguró la abogada animalista. Por lo que esa violación de las restricciones llevaron a la fiscalía a solicitar a la jueza Carolina Ballesteros la prisión preventiva hasta que la causa tenga una resolución.

La magistrada, que en mayo pasado había argumentado que “ninguna sociedad puede legitimar los actos crueles hacia los animales", dio lugar al pedido, convirtiéndolo en un hecho trascendental en materia de derechos y legislación animal.

Embed

La ley 14.346 prevé sanciones económicas y penas de hasta un año de prisión por maltrato animal, aunque en la mayoría de los casos, la pena es excarcelable. Resoluciones como las de Tucumán ponen en tela de juicio la baja penalidad y el trato que las leyes argentinas tienen hacia los animales no humanos. Incluso los mismos fiscales de Delitos Complejos de Tucumán así lo entienden. Uno de ellos expresó durante las audiencias virtuales del caso Ángel: “Los humanos somos privilegiados, incluso en el derecho, porque si estuviésemos hablando de humanos la carátula de esta causa sería 'violación seguida de muerte' y no dudaríamos en dictar la preventiva”.