miércoles 21 de abril de 2021
Santa Fe animales | Santa Fe | robo

Sospechan que hay una asociación ilícita detrás del robo de hacienda del siglo en el norte de Santa Fe

El Fiscal Regional de Reconquista, Rubén Martínez, brindó detalles de la investigación. Este domingo detuvieron a Hernán Agú, a su hijo Emilio y al encargado del campo en el que se encontraron 152 animales con las marcas de identificación adulteradas.

Tras la detención de tres personas por el robo de hacienda del siglo en el norte de Santa Fe, el Fiscal Regional de Reconquista, Rubén Martínez, brindó detalles de la investigación en Aire de Santa Fe. "Hay que investigar para ver si no estamos frente a una asociación ilícita", advirtió.

"Desde hace un tiempo he fijado como prioridad en lo que hace al crimen organizado el jugo clandestino y el tema del abigeato. Veníamos trabajando en situaciones donde había informes acerca de situaciones que se iban dando en el norte del departamentos Vera. Es un lugar de difícil acceso, no hay señal telefónica, la mayoría de los caminos son de tierra, eso dificulta la comunicación y controles. En ese lugar existe muchísima hacienda vacuna con estancias como en este caso "Las Gamitas" que tiene 70.000 hectáreas y 25.000 animales", comentó Martínez en diálogo con Luis Mino por Ahora Vengo.

En una nota del periodista Gastón Neffen en Aire Digital se indicó que de la mencionada estancia, cerca de Los Tábanos (a 370 kilómetros de Santa Fe), desaparecieron casi 2.000 animales que pertenecen a uno de los principales ganaderos de la provincia: Domingo Iannozzi. La denuncia desencadenó allanamientos en dos campos linderos que se llaman “La Nochera” y “El Lío” que pertenecen a Hernán Agú, un abogado y productor ganadero que fue diputado provincial en Santa Fe (UCR), y a su hijo Emilio. En el procedimiento, la Guardia Rural Los Pumas detectó 152 animales, entre vacas y novillos, que pertenecían a Iannozzi y que tenían las marcas de identificación adulteradas. Este domingo a la mañana, la policía detuvo los dos propietarios del campo y al encargado.

Leer más►Tres detenidos por el robo de hacienda del siglo en el norte de Santa Fe

Martínez indicó que los animales identificados en el campo vecino tenían marcas con adulteraciones "muy burdas" y con "orejas mutiladas" para eliminar las señales que los animales llevan según el boleto de marca del propietario. "Hay una certeza de que estamos frente a un delito y una probabilidad cierta de que los detenidos fueron los autores", sentenció el fiscal.

Explicó que el robo "no fue de una sola vez", sino una "reiteración delictiva que se iba dando de una misma forma que llega al monto denunciado y recordó que por esto se habla de un "robo hormiga". Esto abre otra línea de investigación y que tiene que ver con cómo lograban estos animales ingresar luego al circuito de faena y comercialización y buscan pruebas para determinar si en el norte de Santa Fe opera una red -una asociación ilícita- para robar y faenar ganado.

"En primer lugar viene una sospecha de qué hicieron con los animales que lo han reducido vendiendo en pie o frigorífico. Y la adulteración de las marcas es tan grave y da cuenta que las autoridades de control no miraron o no quisieron mirar. Y también va a haber una investigación patrimonial que podría dar, después del delito precedente, con un delito de lavado de activos. Vamos a averiguar todas estas situaciones", detalló Martínez.

Leer más►Robo hormiga, la principal hipótesis trás de la desaparición de casi 2.000 animales en el norte de Santa Fe

En esta línea explicó que "los veterinarios de frigoríficos solo miran los papeles" por que es "imposible operativamente" que un veterinario revise la marca de los animales que se faenan por día y puso como ejemplo que en el frigorífico de Reconquista se faenan a diario 850 animales. "Quién confecciona los papeles: Senasa y un veterinario que se hace responsable. Todo eso hay que empezar a investigar y para responder si no estamos en presencia de una asociación ilícita", advirtió.

Para Martínez este robo no es un "hecho asilado". "Es una maniobra de una organización. No lo hace una sola persona es absolutamente imposible. Para mover hacienda hay que hacerlo en un camión jaula. Cualquier camionero sabe que si lleva animales no bien habidos puede quedar como cómplice y le secuestran el camión por lo que hasta el camionero se encarga de controlar las marcas. Esto era tan burdo que hasta un neófito se daba cuenta y por lo cual había gente que hacía caso omiso en los controles o que controlando no tomaba las decisiones que correspondían. Eso me llevaba a que había una organización dedicada a la reducción de la hacienda", cerró.

Dejá tu comentario