domingo 12 de julio de 2020
Santa Fe | pandemia | Adultos mayores | Coronavirus

Solidaridad en tiempos de coronavirus: los voluntarios que luchan contra la pandemia y la soledad

Más de 270 voluntarios santafesinos se sumaron a la iniciativa municipal que busca dar asistencia a adultos mayores en medio de la pandemia.

La pandemia del coronavirus puso en jaque a la humanidad toda. Y como cualquier crisis o emergencia, hoy deja a la luz las dos caras de una misma moneda: lo peor y lo mejor. Es que en medio de los números de infectados y muertos que crecen día a día, también hay buenos gestos y acciones solidarias.

Hoy la cuarentena obliga a muchos a quedarse en sus casas sin ver a sus seres queridos, pero sobre todo a los adultos mayores y personas con enfermedades que por ser el grupo más vulnerable al coronavirus deben resguardarse. Y al encierro se suma a la incertidumbre, la ansiedad y la soledad.

Ante esto surgieron en algunos barrios de Santa Fe muestras de solidaridad espontáneas entre vecinos, pero al poco tiempo y mediante una red de instituciones la ayuda fue organizada por el Municipio. Hoy este programa que se llama Santa Fe Ciudad Unida, ya lleva un mes funcionando y cuenta con más de 270 voluntarios que asisten a adultos mayores, grupos de riesgo y personas con discapacidad de toda la ciudad.

Voluntarios Dorita Mónica.jpg

El trabajo de ellos es mucho más de lo que simplemente hacen. No solo es llamarlos por teléfono y preguntarles cómo están, escucharlos, hacerles un mandado o un trámite; es cuidarlos ante la amenaza de una nueva enfermedad a la que son más vulnerables que otros, pero también ser su compañía y contención.

Herencia

Luciano Bugnon tiene 29 años y aprendió de su papá Claudio, un veterano de guerra, la importancia de ayudar a otros en tiempos de emergencia como estos a los que nos enfrenta la pandemia. Como hijo de un integrante del centro de exsoldados combatientes de Malvinas de la ciudad, se sumó a la iniciativa. “Ellos siempre han ayudado a la gente en situaciones de crisis y hoy algunos por la edad no pueden salir y por eso lo hacemos nosotros, los hijos”, dice el hombre que a pesar de seguir trabajando hoy desde su casa, se hace un momento para ir a visitar a María Ester Pérez cuando lo llama.

Voluntarios Luciano Bugnon_MG_7644-MTH-1200.jpg
Luciano Bugnon

Luciano Bugnon

Ella vive a pocas cuadras y no se conocían, hasta que hace un mes atrás la mujer de 67 años llamó a la Municipalidad por un impuesto que tenía que pagar y en medio de la pandemia y la cuarentena le ofrecieron que al trámite se lo haga un voluntario. Así fue como un día Luciano le tocó el timbre con su tapaboca azul. “Es una buena personas. Viene cuando lo llamo y me hace las cosas que le pido”, cuenta la mujer que vive con sus perros y no tiene hijos.

Para María Ester, la ayuda de Luciano es muy importante, porque admite que si bien puede ir hasta el almacén, hoy es momento de quedarse en casa y “confiar en las personas”.

Embed

Prestando el oído

Daira Zambon también es voluntaria, pero en su tarea no es ir a la casa de quien la necesita sino prestarles el oído en medio de la soledad de la cuarentena.

Voluntarios Daira Zambon_MG_7715-MTH-1200.jpg
Daira Zambon

Daira Zambon

“Nos comunicamos y empezamos a conocernos. Mediante la conversación vamos tomando confianza y haciéndoles saber que estamos para ayudarlos a que puedan estar en el hogar”, cuenta la joven de 23 años que se sumó como voluntaria telefónica y a diario habla con una señora que está en su casa sola y que hoy extraña salir. Para Daira, las palabras de aliento son las indicadas a la hora de entablar ese ida y vuelta que las acerca en la distancia para hacerse compañía.

“Me hace sentir muy bien ayudar a otros en estos tiempos”, comenta Daira sobre la experiencia de voluntariado a la que llegó por medio de su religión; y es en su creencia en la que encuentra el verdadero sentido del servicio al otro.

Embed

Cuando ayudar hace bien

Mónica Levrino tiene 48 años y es madre de cinco hijos. Y si bien en su casa en cuarentena también hay mucho para hacer, hoy destina parte de su tiempo a ayudar a otros. Como integrante de la Mesa de diálogo interreligioso y de Cultura de Paz de Santa Fe, se sumó al voluntariado de la ciudad.

Voluntarios Monica Levrino_MG_7697-MTH.jpg
Mónica Levrino

Mónica Levrino

“Muchos tienen familiares, pero se ven imposibilitados a venir porque trabajan afuera y corren riesgo de que el virus pueda entrar”, cuenta la mujer para quien es una gran responsabilidad estar al servicio de quienes lo necesitan, pero dice que lo hace “de corazón”. “Cuando somos solidarios nos podemos sentir mejor nosotros y podemos ver que nuestros problemas son muy pequeños”, sostuvo Mónica con la misma sonrisa, detrás de la máscara de protección, con la que a diario visita a quienes la necesitan. Una de ellas es Dora Arbizu, una mujer de 70 años que si bien trabaja y es muy activa, hoy tiene que cuidarse por la pandemia y elige quedarse en casa.

Voluntarios Dora Arbizu_MG_7677-MTH-1200.jpg
Dora Arbizu

Dora Arbizu

“Mis hijas me hacen mandados, pero cuando esto se fue para largo recurrí al voluntariado que es fantástico. Esta gente ya tiene el cielo ganado”, exclamó Dorita en forma de agradecimiento a Mónica y a todos los voluntarios.

Embed

Más allá de la pandemia

Hace un mes atrás que el programa Santa Fe Ciudad Unida se puso en marcha. Hoy ya son 278 los voluntarios de 10 instituciones diferentes los que se sumaron para asistir a adultos mayores en la emergencia sanitaria. Y el balance que hacen las autoridades es “muy positivo”.

Así lo manifestó el Franco Ponce de León, director de Derechos y Vinculación Ciudadana Municipal -una de las áreas que coordina el programa- quien también consideró que estas son las acciones que demuestran que “los santafesinos somos solidarios”.

Voluntarios 1.jpg

El funcionario destacó que tras lanzar el programa y comenzar a buscar a los adultos mayores y personas con discapacidad que estaban registradas en el municipio para ver si necesitaban ayuda, se encontraron con necesidades en toda la ciudad. “Son más de 20 los barrios en los que hoy tenemos voluntarios asistiendo. Algunos lo hacen de manera presencial y otros telefónica”, detalló y contó que día a día al 0800- 777-5000 se van sumando personas que requieren de ayuda en este momento.

Voluntarios Daira 1.jpg

Y si bien la iniciativa surgió de la coyuntura a la que enfrentó a todos el coronavirus y el aislamiento, los buenos resultados del funcionamiento de este servicio altruista hacen pensar en sostener el programa más adelante. “La idea es continuar más allá de la pandemia”, confirmó a Aire Digital Ponce de León.

Dejá tu comentario