menu
search
Santa Fe Omar Perotti | Dirección General Servicio Penitenciario de Santa Fe | Ofensores sexuales

Se adjudicaron las obras para construir nuevos pabellones para violadores y pedófilos en tres cárceles de Santa Fe

El gobernador Omar Perotti ya adjudicó la construcción de los nuevos pabellones en las cárceles de Las Flores, Piñero y Santa Felicia. La inversión pública supera los $850 millones. Es una estrategia para descomprimir la superpoblación carcelaria en Santa Fe: el 20% de los presos son ofensores sexuales.

El gobernador Omar Perotti firmó el viernes 1 de abril los decretos de adjudicación de obras para la construcción de 6 nuevos pabellones para ofensores sexuales en tres cárceles de la provincia: Las Flores, Piñero y Santa Felicia. Así, con una inversión total de $852.822.671,95, la conducción del Servicio Penitenciario busca generar rápidamente 480 plazas para resolver un tercio de la problemática de la superpoblación penal. En la provincia hay unas 1.500 personas detenidas por sobre la capacidad de alojamiento del sistema.

Son tres obras en tres cárceles. En consecuencia, son tres licitaciones y tres decretos de adjudicación, a los que accedió AIRE: Werk Constructora edificará los dos módulos de la U11 de Piñero por $263.800.000, Del Sol Construcciones hará lo propio en la U10 de Santa Felicia por $273.786.879 y la Unión Transitoria de Empresas conformada por Edeca, Pedro Minervino y Mundo Construcciones realizará una tarea similar en la U2 de Las Flores por $315.235.792,95.

Placa carceles.png

La decisión de avanzar con la construcción de los seis nuevos pabellones forma parte de la estrategia oficial para bajar aceleradamente las condiciones de hacinamiento, que suelen ser caldo de cultivo para refriegas y motines. Es que estos módulos son de construcción rápida, en tanto no hay división por celdas sino un gran espacio en donde se instalan camas cuchetas para los internos. Con las medidas de seguridad del caso, por supuesto.

No es antojadizo. Los ofensores sexuales (concepto que incluye a violadores, pedófilos, groomers, proxenetas de menores, entre otros) deben ser alojados en lugares diferenciados porque son blanco seguro de otros internos, quienes habitualmente los convierten en víctimas del mismo delito porque el que fueron apresados. A pesar de los graves delitos por los que están detenidos, en general suelen ser personas de baja conflictividad. Por eso pueden ser alojados en pabellones que no tienen divisiones por celdas.

cárcel de piñero vista aérea.jpeg
La cárcel de Piñero también sumará plazas para alojar a presos detenidos por delitos sexuales.

La cárcel de Piñero también sumará plazas para alojar a presos detenidos por delitos sexuales.

A este elemento hay que sumarle que hay 1.296 detenidos por delitos contra la integridad sexual, lo cual constituye un 17% de una población penal de unas 7.500 personas (cifra que en algunas cárceles, como Santa Felicia, asciende dramáticamente hasta bordear el 90%). Si se suman los ofensores presos en dependencias policiales el porcentaje llega al 20%.

En síntesis: construcción rápida de pabellones para 480 internos, liberación de celdas hoy ocupadas por ofensores sexuales para reubicar allí a presos por otros delitos, resolución de un tercio de la sobrepoblación penal estimada en 1.500 plazas.

Claro que los cálculos son siempre coyunturales porque la realidad es dinámica, aunque la tendencia se sostiene: cada vez hay más presos.

Según números oficiales, de las 2.674 personas detenidas en prisiones del Servicio Penitenciario en 2012 se pasó a las 7.500 de la actualidad.

¿Hay puerta giratoria en las cárceles de Santa Fe?

Contra lo que se cree usualmente, y más allá de casos puntuales, la aseveración de que “los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra” no se ajusta al explosivo incremento de internos en las cárceles de Santa Fe.

Según números oficiales, de las 2.674 personas detenidas en prisiones del Servicio Penitenciario en 2012 se pasó a las 7.500 de la actualidad. Es decir, casi el triple. Un aumento de esa magnitud exige un incremento paralelo de los lugares de alojamiento. Es casi una obviedad señalar que la infraestructura siempre correrá por detrás, más allá de la mayor o menor aceleración de las obras.

Cárcel de Coronda vista aérea _ph Eduardo Seval NA 02 _9x16_marca.jpg
Hay más de 7.500 presos en las cárceles de la provincia de Santa Fe. En la imagen, el penal de Coronda.

Hay más de 7.500 presos en las cárceles de la provincia de Santa Fe. En la imagen, el penal de Coronda.

Así, en la actualidad el índice de sobrepoblación se encuentra en el orden del 20%, una cifra que disminuirá sensiblemente al final de la construcción de los seis nuevos pabellones para ofensores sexuales. Pero, como ya se dijo, cada vez hay más presos. Lo cual equivale a avizorar un sistema penitenciario nuevamente tensionado en el futuro.

El drama estructural de la violencia y la inseguridad, por ahora sin soluciones a la vista, también se expresa de esta manera.