sábado 8 de agosto de 2020
Santa Fe | Santa Fe | fauna | animales

Qué recomiendan los expertos en fauna en el caso del carpincho "Pancho"

La historia del animal silvestre que convive hace cinco años con una familia de barrio San Martín conmovió a los santafesinos. La opinión de dos especialistas en conservación de fauna.

Fue la historia de la mañana en la ciudad de Santa Fe. La gente de barrio San Martín se movilizó para evitar que Gendarmería se lleve a un carpincho que vivía con una familia desde hace cinco años. Era imposible no empatizar con lo que sentía una niña de sólo ocho años, cuando vio llegar a los gendarmes con una caja listos para llevarse a Pancho, el animal con el que creció.

Leer más ► Los vecinos impidieron que Gendarmería se llevara al carpincho de una niña de 8 años

Pero más allá de los sentimientos, la historia es una buena oportunidad para poner en foco la prioridad de preservar la fauna de Santa Fe en su ambiente natural. Ante la repercusión que tomó el caso, Manuel Jaramillo, director ejecutivo de la Fundación Vida Silvestre, grabó un audio que envió a Aire Digital en el que fija su posición sobre los animales silvestres que se “adoptan” como mascotas.

Carpincho Pancho
"No se lleven a Pancho", pidieron los vecinos e impidieron que Gendarmería meta al carpincho en una caja. 

"No se lleven a Pancho", pidieron los vecinos e impidieron que Gendarmería meta al carpincho en una caja.

“Los carpinchos pueden convivir con los humanos, pero la pregunta importante es si deben convivir con los humanos. En realidad son especies silvestres que no deben ser domesticadas y sometidas al mascotismo”, planteó el especialista.

Jaramillo reconoció que el carpincho ya no puede volver a su ambiente natural -las islas del río Paraná- y también tendría dificultad para adaptarse a un lugar como La Granja la Esmeralda, así que lo conveniente en su opinión es no sacárselo a la familia. “Pero hay que tener en cuenta que cuando es un macho y maduran reproductivamente pueden ser territoriales y agresivos en algunos casos”, advirtió.

El director de Vida Silvestre explicó que es un problema para el carpincho estar en la ciudad porque puede tener conflictos con los perros, que pueden atacarlo y hasta matarlo, entre otros riesgos. “En este caso, el carpincho está completamente domesticado pero hay que desalentar la adopción de carpinchos, no es bueno para el animal y tampoco para las personas”, insistió.

Leer más ► El mismo día que terminó la epidemia de dengue, la Legislatura de Santa Fe declaró la Emergencia

En una entrevista con Aire Digital, Alejandro Larriera, coincidió en esta postura. “Ha sucedido muchas veces que la gente tiene carpinchos como mascotas hasta los cuatro o cinco años y después tienen que llevarlos a algún centro de fauna porque se ponen agresivos”, avisó el profesor de manejo de Fauna y Flora de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y miembro de la Comisión de Supervivencia de Especies de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN).

Carpincho Pancho
El carpincho suele tomar sol y comer pasto en una de las veredas de barrio San Martín.

El carpincho suele tomar sol y comer pasto en una de las veredas de barrio San Martín.

El experto recordó, además, que la captura, la tenencia y la comercialización de animales silvestres es ilegal y contraria a la ley de fauna de la provincia de Santa Fe (4.830), la ley nacional de fauna (22.421) y la ley de medio ambiente (11.717). También recomendó a la familia y a los vecinos estar atentos a la maduración sexual del animal, cuando el carpincho puede ser más territorial y reconoció que a esta altura el animal ya no puede volver a la naturaleza. “Lo que se suele hacer en estos casos es llevarlos a una santuario; es decir, un ambiente natural protegido”, recordó.

El problema es que en Santa Fe, los santuarios para la fauna no se encuentran fácil. Lo que hay son algunas reservas provinciales en las que este carpincho ya no podría sobrevivir y algunos centros de protección de animales silvestres.

Leer más ► Cuál es el rincón de Santa Fe en el que todavía se refugian los monos

Los carpinchos no son los únicos que se suelen adoptar como mascotas, también ha sucedido con monos carayá y hasta con cachorros de puma. Es importante desalentarlo no solo porque no es justo para el animal y riesgoso para las personas. En muchos de estos casos, las capturas suelen ser crueles y se favorece el crecimiento de una economía ilegal que puede encaminarse de una forma más sustentable.