martes 29 de septiembre de 2020
Santa Fe | Instituto Balseiro | Santa Fe |

Pablo Chehade, el santafesino sencillo y ordenado que logró una beca en el Balseiro

Tiene 20 años y vive en la zona norte de la ciudad de Santa Fe. A principios de septiembre, logró obtener una beca para estudiar en el prestigioso Instituto Balseiro, en Bariloche. Terminó su secundaria en el Colegio La Salle Jobson. Es sencillo, estudioso y ordenado. Su lugar de estudio se parece al de los grandes genios de la historia: hay fórmulas por todos lados.

"Mucha gente me felicita, pero todo esto es gracias a mis padres", le dijo a Aire Digital Pablo Chehade, el santafesino de 20 años que obtuvo una beca para ingresar al prestigioso Instituto Balseiro para estudiar Licenciatura en Física. Sencillo, ordenado, estudioso y generoso son los valores que definen a Pablo, que reconoce que "nunca tuvo tanta atención" de la gente, pero que todo esto es gracias al esfuerzo de sus padres, a quienes admira profundamente, y a su hermano mayor, Lucas, al que define como su "mentor".

Pablo se parece mucho a los verdaderos genios, esos que dejaron memorables fotos con los pizarrones llenos de ecuaciones que no entienden la mayoría de las personas. Pero a él un pizarrón le quedaba chico, por lo que empapeló su lugar de estudio con un montón de fórmulas físicas (que tuvo que aprenderse para poder obtener la beca en el Balseiro), escritas en papeles de distintos tamaños. Le llevó tres meses hacerlo. Se las sabe a todas. "Mi hermano piensa que estoy loco", dijo y contó que le costó convencer a su mamá de que lo deje pegarlas porque están haciendo remodelaciones en su casa y faltan pintar las paredes.

Pablo Chehade_MG_1762-1200_MTH.jpg
El estudio de Pablo está empapelado de fórmulas y leyes de la física separadas por materias y que tuvo que estudiar para rendir el examen del Balseiro.

El estudio de Pablo está empapelado de fórmulas y leyes de la física separadas por materias y que tuvo que estudiar para rendir el examen del Balseiro.

Sus padres, Marcelo Chehade, es liquidador de siniestros y su mamá, Mercedes Villalba, es docente. A ambos no les sorprende la inteligencia de su hijo ya que dijeron que "siempre fue así" y contaron que es un joven exigente, al que "no le gusta perder".

Durante la primera semana de septiembre, Pablo se enteró de que había obtenido una beca para estudiar física en el Instituto Balseiro, donde estudiaron prestigiosos científicos como Juan Martín Maldacena, el "Albert Einstein argentino".

"Hay que sentarse a estudiar"

Pablo siguió la orientación de ciencias biológicas en La Salle Jobson, colegio en el que su padre es exalumno. Su hermano, que iba a ser abogado, acabó estudiando Ingeniería Industrial "con mucho esfuerzo, porque le cuesta", dijo Pablo, que agregó que lo admira un montón por eso.

Cuando Pablo terminó la secundaria, se anotó en la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) para estudiar Ingeniería en Materiales, aunque lo que realmente le apasiona es la física, pero en ese momento la carrera no se dictaba en Santa Fe. Cuando supo que tenía la oportunidad de rendir en marzo para obtener una beca en el Balseiro, se propuso obtenerla ya que sus padres "no iban a poder bancarlo" para estudiar en universidades de Rosario, Córdoba o Buenos Aires.

Pablo Chehade_MG_1811-1200_MTH.jpg

"En un momento (tanto estudio) me saturó, me levantaba a las doce y estudiaba de cuatro de la tarde a dos de la mañana", le dijo Pablo a Aire Digital.

"Nunca había rendido un final y lo del Balseiro involucraba a cinco o seis materias juntas", contó. Todas esas materias están plasmadas en las fórmulas que adornan su habitación. "En un momento me saturó, me levantaba a las doce y estudiaba de cuatro de la tarde a dos de la mañana. Llegó un momento en el que no me dio el cuerpo, no me dio la cabeza y ya quería rendir. Pero tres días antes me avisaron que no podía rendir porque había comenzado la pandemia", relató. El examen se pospuso para julio de forma online y en los primeros días de septiembre supo que había quedado.

Para rendir en el Balseiro, Pablo escribió todas las fórmulas y leyes físicas que necesitaba saber, como la termodinámica, la gravedad y el electromagnetismo, y las colgó en las paredes de su estudio.

La beca dura dos años y medio. En ese plazo, Pablo tiene que recibirse de Licenciado en Física "o te quitan la beca". "Te dicen 'todo bien, pero tenés que estudiar'", confesó.

"Cuando estaba en la secundaria, nunca encontré a alguien que le gustasen estas cosas como a mí. Pero cuando entré a la facultad descubrí que eramos un mundo de gente a los que nos gustaba esto. Estar en el Balseiro es juntarme con más gente que le gusta esto", dijo contento y contó que con los ingresantes de todo el país tienen ya un grupo de WhatsApp.

Pablo Chehade_MG_1766-1200_MTH.jpg
Pablo es ordenado y estudioso. Cuando iba a la secundaria le pedía a sus padres que le tomaran la lección de principio a fin y ellos recuerdan esta anécdota remarcando lo exigente que es su hijo, entre risas.

Pablo es ordenado y estudioso. Cuando iba a la secundaria le pedía a sus padres que le tomaran la lección de principio a fin y ellos recuerdan esta anécdota remarcando lo exigente que es su hijo, entre risas.

En el prestigioso instituto, Pablo tendrá una ayuda económica de alrededor de 20 mil pesos y alojamiento. "Solo pagas un 30% de la beca, más o menos", contó.

"No sé cuándo me voy. Tenemos la esperanza de que sea en octubre, pero no están habilitados los vuelos en todas las provincias y somos becados de todo el país. Lo más probable es que viajemos en febrero del 2021", dijo.

Leer más ► Nicolás, el santafesino que trabaja en la construcción del reactor nuclear más potente del mundo

El joven espera en unos años poder dedicarse a la rama de la física que más le gusta, la que investiga las fusiones nucleares. "Me gusta la física de fusión nuclear. La fisión es lo que se hace en el reactor que está en Bariloche, y la fusión es una idea mejor que todavía no se pudo llevar a cabo como se debería", explicó.

Pero no todo es física y fórmulas

Además de tener su estudio adornado con fórmulas, a las que considera "estéticas" (como todos los amantes de la física), Pablo tiene en su habitación un piano y una guitarra. Estudió música en el Instituto Santafesino de Danza y tiene una banda que tocaba hasta el año pasado. Ya no por la pandemia.

Pablo Chehade_MG_1784-1200_MTH.jpg
Para los físicos y matemáticos, las fórmulas describen estéticamente y de una forma sencilla cómo funciona la naturaleza, el universo. Es arte.

Para los físicos y matemáticos, las fórmulas describen estéticamente y de una forma sencilla cómo funciona la naturaleza, el universo. Es arte.

Pablo es ordenado y está seguro de que es la clave para lograr que el día le alcance. En un día normal (sin pandemia), se levanta temprano y va al gimnasio, además de estudiar y cursar. Le gusta correr y participó de la maratón de 42 kilómetros de Rosario.

Pablo es ordenado y está seguro de que es la clave para lograr que el día le alcance. Tiene algunos libros, sobre todo de biografías científicas, pero eligió no leerlos "porque me consume mucho esfuerzo".

Tuvo novia hasta el año pasado, pero reconoció que no siempre el tiempo alcanza. "La facultad me quedaba a 45 minutos en colectivo", contó. Se tomaba el 18 y viajaba desde el norte de la ciudad hasta la FIQ.

El joven tiene algunos libros, sobre todo de biografías científicas, pero eligió no leerlos "porque me consume mucho esfuerzo", así que le dedica algo de tiempo a la lectura de novelas, en todo caso. También se hace un tiempito para ver Netflix. Le gusta Brooklyn 99, una serie de comedia y detectives.

"No miro muchas series de ciencia. Estoy tratando de aprender inglés, entonces veo series con lenguaje más cotidiano, menos difícil, en inglés y con subtítulos en inglés", contó y dijo que estudió el idioma en la secundaria y en el Centro de Idiomas de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

Un genio sencillo

Pablo sabe que hay que ir de a poco, que su carrera recién comienza, pero en el futuro se ve "haciendo un doctorado en otro país, es el sueño que tengo", contó. "También me gustaría trabajar en el ITER, (un importante reactor nuclear que trabaja con energía de fusión), en Francia".

El joven se destaca por su sencillez y generosidad. Piensa en sus compañeros o en su hermano y en el esfuerzo que hacen todos los días "los que les cuesta la matemática" y los admira.

"Admiro a mi hermano por todo el laburo que hace. Es increíble porque le cuesta un montón y sin embargo me dice, 'yo quiero hacer esto'. Está muy bueno admirar a gente que es re capaz como Juan Martín Maldacena, pero veo a alguien que se esfuerza el doble y digo 'esa persona es la que vale la pena', como los compañeros que tengo, que noto que les cuesta y se levantan a las siete de la mañana y se acuestan a las doce. Estudian todo el día", dijo.

Pablo se destaca por su sencillez y generosidad. Piensa en sus compañeros o en su hermano y en el esfuerzo que hacen todos los días "los que les cuesta la matemática" y los admira.

familia pablo chehade
Mercedes, Marcelo, Pablo y su hermano Lucas. Para Pablo, su familia fue fundamental para lograr la beca en el Instituto Balseiro. Los admira profundamente.

Mercedes, Marcelo, Pablo y su hermano Lucas. Para Pablo, su familia fue fundamental para lograr la beca en el Instituto Balseiro. Los admira profundamente.

"Mi viejo se levanta a las ocho y se acuesta a las dos de la mañana trabajando. Mi vieja es docente y trabaja doble turno. Cuando iba a la primaria, hacía doble turno, trabajaba diez horas al día y volvía y se ponía a ayudarnos a nosotros con las tareas", contó.

"No hay que olvidarse de la gente que aporta desde su lugar, con mucho trabajo para que todo sea posible", reconoció.

"Mucha gente me felicita, se alegra por mí. Nunca había recibido tanta atención, pero creo que el logro mayor es de mis viejos y mi hermano que me bancaron. Todo esto es gracias a ellos", cerró con orgullo.