martes 16 de noviembre de 2021
Santa Fe Mujeres de Monte | escuelas | mujeres

Mujeres del Monte: un camino y un horizonte que se construye con harina de algarroba

En Isleta Linda, a 50 kilómetros del asfalto, un grupo de mujeres hace alfajores, budines y tortas con harina de algarroba. Es un proyecto de desarrollo y educación ambiental que recupera el valor del monte.

En un rincón de los Bajos Submeridionales, hay nueve chicos en círculo debajo de un monte de algarrobos, chañares y mistoles. Es el cumpleaños de Wanda Nara Ruíz (11 años) y lo festejan aprendiendo a diferenciar los árboles que forman una “isla de monte”, un ecosistema singular en un mundo de espartillos y tacurúes. Están en el lugar ideal: Isleta Linda, una estancia de 23.000 hectáreas que es reserva, estación científica y guarida de biólogos, veterinarios y custodios del territorio. Está 60 kilómetros al este de Villa Minetti, en el noroeste de Santa Fe.

Custodios del territorio_MG_2599_1200 MTH.jpg
Con un hilo rojo, Lupe Valenti y otros custodios del territorio les explican a los chicos que un ecosistema funciona en red y es un delicado conjunto de interacciones.

Con un hilo rojo, Lupe Valenti y otros custodios del territorio les explican a los chicos que un ecosistema funciona en red y es un delicado conjunto de interacciones.

Los pibes recorren el monte con el equipo docente de sus escuelas rurales (Malvinas Argentinas, Francisco del Monte y Domingo Sarmiento) y con un grupo de “custodios del territorio”, que se diplomaron en conservación del ambiente en la Universidad Nacional del Centro (Tandil). En el denso universo del monte, en el que las ramas se entrelazan y los troncos se amontonan uno al lado del otro, es todo un desafío identificar los árboles. Les enseñan a diferenciarlos por las hojas, el tipo de corteza y el tamaño.

Custodios del territorio_MG_2671_1200 MTH.jpg
Los chicos aprenden a diferenciar las hojas para reconocer los árboles del monte.

Los chicos aprenden a diferenciar las hojas para reconocer los árboles del monte.

La mayoría de los chicos son hijos de las Mujeres del Monte, un grupo que encontró un horizonte en las chauchas que caen de los algarrobos. “En el 2018, necesitábamos comprar binoculares y las guías para identificar las aves y los árboles. Cuando nos pusimos a pensar qué producto podíamos hacer se nos ocurrió preparar alfajores, masitas y budines con harina de algarroba”, recuerda Lupe Valenti, custodia del territorio y coordinadora de Mujeres del Monte.

Custodios del territorio_Isleta linda_DJI_0194_1200 MTH.jpg
El casco central de la estancia Isleta Linda en los Bajos Submeridionales de Santa Fe.

El casco central de la estancia Isleta Linda en los Bajos Submeridionales de Santa Fe.

La guía de aves la precisan para el Conteo Anual Simultáneo de Aves (Casa) que realizan en octubre las escuelas que son “custodias del territorio” en Santa Fe, Córdoba, Salta, Jujuy, Entre Ríos, Corrientes y Buenos Aires. “Todo tiene un mensaje de conservación y protección”, insiste Valenti.

Mujeres de monte_MG_3342_1200 MTH.jpg
Lupe Valenti es la coordinadora de Mujeres de Monte y también es parte del programa custodios del territorio.

Lupe Valenti es la coordinadora de Mujeres de Monte y también es parte del programa custodios del territorio.

En el camino se armó un espacio de encuentro para las Mujeres del Monte, que preparan los alfajores, ñoquis y tortas en la cocina de la escuela Malvinas Argentinas, que está enfrente del casco central de la estancia Isleta Linda. En el arte de preparar la harina de algarroba y sumarla a las distintas recetas, trabajan América Ruíz –que es la ecónoma de la escuela-, Laura “Lili” Vivas, Débora Llavil, Ignacia Ayala y Tatiana Vitale.

Mujeres de monte_MG_3216_1200 MTH.jpg
Así quedan las chauchas de algarroba cuando están listas para la molienda.

Así quedan las chauchas de algarroba cuando están listas para la molienda.

Chaucha, molienda y harina

“Cerrá los ojos y decime qué olor tiene”, pregunta Valenti y acerca un frasco de vidrio lleno de harina de algarrobo. Tiene olor a cacao, es supernutritiva y lo más importante es que los alfajores son riquísimos.

Mujeres de monte_MG_3228_1200 MTH.jpg
La harina de algarroba tiene esta textura y color cuando se la termina de moler.

La harina de algarroba tiene esta textura y color cuando se la termina de moler.

“La primera vez que hicimos alfajores, en la fiesta del 1° de mayo del 2018, vendimos 14 docenas y fueron un éxito”, recuerda Vivas, que sueña con comprarse una motito o un auto chiquito para poder repartir más lejos todo lo que elaboran, en un lugar en el que el asfalto está a 50 kilómetros (la ruta provincial 95).

Mujeres de monte_MG_2509_1200 MTH.jpg
El sabor de los alfajores es similar a los de maicena pero adentro late una parte del monte santafesino.

El sabor de los alfajores es similar a los de maicena pero adentro late una parte del monte santafesino.

Para hacer la harina, antes tienen que recoger las chauchas que caen debajo de los algarrobos. “Se cosechan en enero, cuando están a punto, y hay que observarlas bien porque si las picó algún insecto te contaminan todo el resto”, advierte Vivas.

Valenti quiere que la cosecha se haga junto a los chicos de las escuelas –que son sus hijos- para que la educación sobre el valor del monte sea siempre protagonista. “Sólo se junta el 10% de las chauchas –precisa-, el resto se deja para que las coman los animales y los insectos. Son una parte importante del ecosistema del monte”.

Mujeres del Monte: un camino y un horizonte que se construye con harina de algarroba

Las chauchas se limpian con un trapo húmedo y se dejan secar al sol dos o tres días. Después hay que tostarlas con el horno en mínimo. La etapa final es la molienda.

Mujeres de monte_MG_3247_1200 MTH.jpg
Las chauchas se muelen en la máquina que se usa para preparar el maíz y el sorgo que comen las gallinas.

Las chauchas se muelen en la máquina que se usa para preparar el maíz y el sorgo que comen las gallinas.

Ahí hay un problema, que resolvieron con ingenio: usan la máquina para moler el maíz y el sorgo que les dan a las gallinas. “Pero no es lo ideal y si tuviéramos un equipo específico podríamos preparar mucha más harina”, asegura Valenti. Es uno de los objetivos, pero es una inversión que en esta etapa del proyecto parece difícil de escalar. Es importante. Ellas aseguran que la harina de algarroba “propia” tiene más calidad que la que se produce en forma industrial.

Mujeres de monte_MG_3332_1200 MTH.jpg
Laura Liliana Vivas sueña con comprarse una motito para repartir los alfajores por toda la zona.

Laura Liliana Vivas sueña con comprarse una motito para repartir los alfajores por toda la zona.

Una vez molida, la harina de algarroba se integra en distintas proporciones –con harina de trigo y otros productos- en las recetas para hacer alfajores, tortas materas, pan dulce, panqueques y bizcochitos, entre muchas otras posibilidades en esta especie de panadería del monte.

Mujeres de monte_MG_3297_1200 MTH.jpg
Las tapas de los alfajores tienen un color más oscuro por la harina de algarroba.

Las tapas de los alfajores tienen un color más oscuro por la harina de algarroba.

Para que el proceso respete las normas sanitarias, las Mujeres del Monte hicieron un curso con especialistas de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal).

Encontrarse, en el monte

A Vivas, que es la mujer del empleado de una de las estancias de la zona, le gusta la rutina de Mujeres del Monte. “Traemos a nuestros hijos a la escuela y nos quedamos cocinando juntas, mientras ellos están el aula”, cuenta.

Mujeres de monte_MG_2502_1200 MTH.jpg
América Ruíz es la ecónoma de la escuela Malvinas Argentinas y una de las referentes de Mujeres del Monte.

América Ruíz es la ecónoma de la escuela Malvinas Argentinas y una de las referentes de Mujeres del Monte.

El maestro de la escuela se llama Cristian Defagot y tiene su casa en Santa Silvina (Chaco). Como cientos de docentes rurales en Santa Fe, se queda de lunes a viernes viviendo en la escuela y pasa todos los minutos posibles del fin de semana con su mujer y su hija Rufina, que tiene dos años.

Custodios del territorio_MG_2746_1200 MTH.jpg
La educación ambiental de los hijos de las Mujeres del Monte es un parte central de este proyecto.

La educación ambiental de los hijos de las Mujeres del Monte es un parte central de este proyecto.

“Acá los chicos tienen otro tipo de sueños y la mayoría de los pibes quieren trabajar en el campo, y está buenísimo que aprendan de la fauna, los árboles y todas las cosas que tienen. Ahora, cuando nos cruzamos con un bicho o un pájaro enseguida quieren saber qué es y buscarlo en la guía”, se entusiasma.

Es que en este rincón de los bajos, las Mujeres del Monte, los chicos de las escuelas rurales, los maestros y los custodios del territorio van juntos por el mismo camino. Ojalá lleguen muy lejos.

Custodios del territorio_MG_2639_1200 MTH.jpg
De la recorrida por el monte participaron los chicos, los docentes, la supervisora de estas escuelas, los custodios del territorio y un especialista de la Secretaría de Turismo de Santa Fe.

De la recorrida por el monte participaron los chicos, los docentes, la supervisora de estas escuelas, los custodios del territorio y un especialista de la Secretaría de Turismo de Santa Fe.

2021 Banner Inst 300x250.jpg