menu
search
Santa Fe

Liberaron cinco monos carayá, 25 loros habladores y un coatí en el norte santafesino

Los ejemplares de mono carayá fueron recuperados en el Centro de Rescate e Interpretación de Fauna "La Esmeralda". El evento se desarrolló en un predio prácticamente sin intervención antrópica, en zona de bosques nativos, ubicado en Villa Guillermina.

El Gobierno de Santa Fe, a través del Ministerio de Ambiente y Cambio Climático, liberó este martes cinco monos carayá, 25 loros habladores y un coatí luego de un proceso de rehabilitación realizado por personal especializado en el Centro de Rescate e Interpretación de Fauna “La Esmeralda”. Con la presencia de la Ministra de Ambiente y Cambio Climático, Erika Gonnet, el evento se desarrolló en un predio prácticamente sin intervención antrópica, en zona de bosques nativos, ubicado en la localidad de Villa Guillermina.

Desde mediados de 2021 diferentes ejemplares de monos carayá fueron trasladados a “La Esmeralda”, a raíz de diferentes procedimientos de decomiso por tenencia ilegal o bien por haber sido encontrados en zonas fuera de su área de distribución. Durante su estadía en el Centro de Rescate, se realizaron los correspondientes procesos de rehabilitación y recuperación para poder reinsertarlos en la naturaleza.

Loros habladores Villa Guillermina
Durante el operativo se llevó adelante también la liberación de veinticinco loros habladores.

Durante el operativo se llevó adelante también la liberación de veinticinco loros habladores.

“La rehabilitación de estos animales es una tarea de mediano a largo plazo, que requiere atención veterinaria y acciones de adaptación al ambiente natural”, detalló la ministra Erika Gonnet. Y continuó: “En el caso de los monos carayá, además, hay un proceso de socializar y consolidar una tropa o familia para liberarlos juntos, hay que escoger un lugar acorde a su hábitat y realizar un rastrillaje previo de manera que no haya otras familias”. Cabe resaltar que en el lugar de liberación se colocaron cámaras trampas para el monitoreo y análisis del comportamiento de los monos.

“Esta liberación es un ejemplo del trabajo permanente que venimos haciendo junto al destacado equipo de profesionales de La Esmeralda, que queremos que se replique en diferentes puntos de la provincia. Con esta liberación hoy cerramos una etapa de trabajo muy enriquecedora”, finalizó la Ministra.

Loro hablador Villa Guillermina
Uno de los ejemplares de loro hablador que fue liberado en el norte provincial. 

Uno de los ejemplares de loro hablador que fue liberado en el norte provincial.

Por su parte, la Directora de Conservación y Regeneración, Clara Mitchell, explicó que “una de las principales amenazas del mono carayá, además de la destrucción de su hábitat, es el mascotismo ilegal. Su captura es sumamente cruel: para hacerse de los monos pequeños, se debe eliminar a su familia, ya que los monos adultos no se acostumbran al cautiverio”

Cabe resaltar que este proceso de liberación contó con el aval de la Asociación de Primatología Argentina (APRIMA). Durante el operativo se llevó adelante también la liberación de veinticinco loros habladores y un coatí que también fueron rehabilitados en La Esmeralda.

Alouatta Caraya

El mono Carayá (Alouatta Caraya) es una especie autóctona de Argentina, Paraguay, Brasil y Bolivia. Es el mono más grande de América y también se lo conoce como “mono aullador”, ya que emite sonidos capaces de ser escuchados a 1,5 km de distancia, convirtiéndolo en el animal más ruidoso del mundo. Generalmente, habitan las copas de los árboles en familias de varios individuos y se alimentan de hojas, brotes y frutas.

Editada - hembra mono caraya con cria.jpg
Las hembras de mono carayá son de color dorado, al igual que las crías. Los machos son de color negro.

Las hembras de mono carayá son de color dorado, al igual que las crías. Los machos son de color negro.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), esta especie está catalogada a nivel mundial como “casi amenazada” y su población está disminuyendo. Además, según la Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (SAREM), en Argentina esta especie está catalogada como “vulnerable”.

Presentes

Junto a la ministra de Ambiente y Cambio Climático y el equipo de profesionales de “La Esmeralda”, participaron el subsecretario de Desarrollo Ecosistémico, Roque Chávez; la subsecretaria de Protección de la Naturaleza, Josefina Obeid. Además, estuvieron presentes integrantes de un equipo de investigación de la Universidad Nacional del Litoral que participaron como observadores de la iniciativa impulsada por la cartera ambiental provincial.