miércoles 17 de noviembre de 2021
Santa Fe Cannabis | Santa Fe | LIF

Impulsan un programa de cultivo e industrialización de cannabis para uso medicinal en Santa Fe

El bloque Justicialista en la Cámara de Diputados de la provincia presentó a principios de febrero dos proyectos de ley que buscan garantizar el acceso al cannabis medicinal en Santa Fe.

El año 2020, en Argentina en general y en la provincia de Santa Fe en particular, fue un año bisagra en el marco de la lucha por legalizar el cannabis medicinal y garantizar el acceso por parte de quienes padecen enfermedades o patologías que pueden ser tratados con dicha medicina.

Si bien a finales del año pasado el gobierno nacional volvió a reglamentar la ley de cannabis medicinal, donde amplía el listado de patologías que pueden ser tratadas con cannabis y avala el autocultivo, en la provincia de Santa Fe fracasó el intento de contar con una ley provincial con las mismas características. A su vez, en la ciudad capital de la provincia, se sancionó una ordenanza que regula el uso de cannabis con fines terapéuticos.

Este 2021 tiene nuevos desafíos, tanto a nivel provincial como municipal. Es que, mientras se espera que la Municipalidad de Santa Fe reglamente la ordenanza sancionada el año pasado, en la Legislatura provincial se presentaron dos proyectos de ley que buscar promocionar el cultivo y la industrialización de cannabis medicinal.

Las iniciativas fueron elaboradas y presentadas por disputados que integran el bloque Justicialista en la cámara baja.

La primera iniciativa propone crear el Programa provincial de Promoción del cultivo e Industrialización del cannabis para uso medicinal en el ámbito del Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado (LIF).

El LIF podrá desarrollar mecanismos de financiamiento para el cultivo, industrialización, comercialización e investigación del cannabis para uso medicinal, promover transferencias tecnológicas necesarias para el cultivo, al igual que generar instancias de formación para el personal del sistema de salud provincial con el objeto de la realización de estudios clínicos en distintas patologías en el uso del cannabis.

Además, podrá cooperar con los agentes que componen el sistema científico y técnico provincial en las habilitaciones para las tareas de investigación y desarrollo, divulgar en el sitio web de la Provincia los avances en términos de investigación y producción del cannabis medicinal y generar un registro de aspirantes a conformar la cadena de valor de producción.

Marcha Cannabis.jpeg
El año 2020, en Argentina en general y en la provincia de Santa Fe en particular, fue un año bisagra en el marco de la lucha por legalizar el cannabis medicinal y garantizar el acceso por parte de quienes padecen enfermedades o patologías que pueden ser tratados con dicha medicina.

El año 2020, en Argentina en general y en la provincia de Santa Fe en particular, fue un año bisagra en el marco de la lucha por legalizar el cannabis medicinal y garantizar el acceso por parte de quienes padecen enfermedades o patologías que pueden ser tratados con dicha medicina.

El Laboratorio Industrial Farmacéutico también deberá promover la actualización del Formulario Terapéutico Provincial sobre de los medicamentos a base de cannabis y formas farmacéuticas derivadas que se sumen a las variedades existentes.

En cuanto al programa de cultivo e industrialización, tendrá como fin llevar adelante las acciones, estrategias y lineamientos tendiente a posibilitar el cultivo e industrialización del cannabis para la obtención de formulados en el territorio de la Provincia, para su uso terapéutico, medicinal y científico.

Para llevar adelante el plan de cultivo de cannabis, el LIF podrá cultivar tierras propias del Estado provincial, nacional y/o municipales que puedan ser cedidas, alquiladas o adquiridas, lo que permitirá obtener materia prima. Además, se podrán celebrar contratos con productores de la agricultura familiar que puedan ser proveedores de la materia prima.

También será el Laboratorio Industrial Farmacéutico de Santa Fe quien podrá comercializar los medicamentos y formas farmacéuticas derivadas a base de cannabis para uso medicinal.

Entre los fundamentos del proyecto presentado, los diputados justicialistas resaltaron que el propósito de la iniciativa es “establecer las normas necesaria que le permitan al Estado provincial ser parte de los nuevos descubrimientos terapéuticos y medicinales que se vienen demostrando”.

“El LIF, como Autoridad de Aplicación, mediante el Programa de Cultivo e Industrialización de Cannabis para uso medicinal, podría comenzar la experiencia de llevar adelante toda la cadena de valor hasta la obtención de la materia prima y su transformación para la producción de medicamentos y/o derivados a base de cannabis”, destacan los legisladores y subrayan “la necesidad de al menos tener y garantizar una escala mínima que permita generar los conocimientos en cuanto a la calidad y especificidad de la materia prima”.

En este sentido, el programa no sólo se plantea para incorporar una nueva rama productiva en el LIF, sino que se considera que el impulso y los avances en conocimiento y técnicas que el mismo pueda lograr podrán servir como proceso experimental para impulsar futuras unidades productivas en el cultivo como en la industrialización del cannabis para su uso medicinal.

Los diputados del PJ sostienen que “la industria del cannabis medicinal está creciendo en forma exponencial a nivel global, lo cual hace imprescindible pensar en la producción de derivados de cannabis con fines terapéuticos”.

En otros de los párrafos de los fundamentos se advierte que el proyecto responde esencialmente a la demanda social creciente del cannabis medicinal, y a los avances científicos que prueban la utilidad terapéutica de algunos derivados en cada vez más cantidad de enfermedades. Más de treinta países en el mundo han legalizado el uso terapéutico del cannabis, Uruguay, Holanda e Israel han sido pioneros.

Algunos indicadores sitúan la tasa de crecimiento de la Industria del cannabis medicinal en un 16% anual en promedio para los próximos años, lo demuestra la cotización en bolsa de algunos productores. Ha mostrado un ritmo de crecimiento muy superior al de algunos sectores tradicionales de la economía.

Es una actividad que genera entre 3500 y 4000 puesto de trabajos en 1000 has. En Uruguay, país con casi el mismo número de habitantes que la Provincia de Santa Fe ya se han instalado 20 empresas, generando entre 3000 y 4000 puestos de trabajo por año.

Es un proceso que ocupa un alto porcentaje de trabajo manual desde el cultivo de la planta hasta el cuidado y la cosecha. Tiene más dependencia de la mano de obra que de la tecnología. Cada ha ocupa entre 15 y 20 puestos de trabajo.

Como experiencia previa, los diputados mencionaron la creación en Jujuy de una empresa sociedad del Estado que ha podido formalizar las intenciones de producción.

Según datos oficiales la experiencia jujeña hoy se encuentra produciendo en 35 hectáreas, y según cálculos de la propia empresa estiman ampliarse a unas 600 has, calculando al menos 4 trabajadores por hectárea, es decir que al menos hoy se estarían generando de forma directa unos 140 puestos de trabajo.

cannabis2.jpg
Si bien a finales del año pasado el gobierno nacional volvió a reglamentar la ley de cannabis medicinal, donde amplía el listado de patologías que pueden ser tratadas con cannabis y avala el autocultivo, en la provincia de Santa Fe fracasó el intento de contar con una ley provincial con las mismas características.

Si bien a finales del año pasado el gobierno nacional volvió a reglamentar la ley de cannabis medicinal, donde amplía el listado de patologías que pueden ser tratadas con cannabis y avala el autocultivo, en la provincia de Santa Fe fracasó el intento de contar con una ley provincial con las mismas características.

“Se entiende que la provincia de Santa Fe se encuentra en condiciones más que pertinentes, dada su vasta trayectoria de los institutos científicos y tecnológicos nacionales, universidades, como también los logros y avances en la calidad productiva del LIF lo que hace más que posible comenzar a transitar esta nueva oportunidad de brindar tratamientos bajo nuevas tecnologías y modalidades que posibiliten el acceso a mejores condiciones de salud en nuestra sociedad santafesina”, sostienen los legisladores.

Instituto Regulador del Uso del Cannabis Medicinal

La otra iniciativa presentada por los diputados justicialistas tiene que ver con la creación del Instituto Regulador del Uso del Cannabis Medicinal (Irucam).

El instituto funcionará como una Institución descentralizada y entidad autárquica, con personería jurídica y financiera y su finalidad es la de regular las actividades relativas a la producción, comercialización y uso del cannabis para el uso medicinal.

Sus principales funciones serán las de promover acciones tendientes a la plantación, cultivo, cosecha, transformación industrial, acopio y distribución del cannabis medicinal, impulsar el sello de "Producción santafesina de Cannabis para uso medicinal" para organismos públicos provinciales y/o nacionales, como también para la modalidad de autocultivo.

Además, el instituto deberá garantizar la calidad del cannabis producido bajo la modalidad de autocultivo o producción industrial, a través de la creación de red de laboratorios de calidad de cannábica para uso medicinal. También tendrá que establecer una red provincial de técnicos de apoyo para la modalidad de autocultivo, con el objetivo de obtener un producto de calidad.

En cuanto al autocultivo, se deberá conformar la red de domicilios hospedadores para aquellos beneficiarlos que por falta de espacios no tengan disponibilidad, ya sea porque viven en lugares reducidos, o por edad o inseguridad.

El instituto estará conducido por un Directorio conformado por cinco integrantes; un presidente y cuatro vocales designados por el Poder Ejecutivo.

Ambas iniciativas llevan la firma de las y los diputados Ricardo Olivera, Lucila De Ponti, Leandro Busatto, Paola Bravo, Matilde Bruera y Luis Rubeo.