martes 17 de mayo de 2022
Santa Fe Lole | Reutemann | Santa Fe

Carlos Reutemann: "Es más linda la muerte en un Fórmula 1 que morir de una enfermedad"

Se lo dijo Carlos "Lole" Reutemann a su hermano Enrique, que recordó la frase en una entrevista con AIRE. El relato de su infancia en Manucho y la anécdota de cómo aprendió a manejar.

En la puerta del Sanatorio Santa Fe, Enrique Reutemann –el hermano de Carlos Reutemann- recordó la infancia del Lole, contó cómo aprendió a manejar en los campos de Manucho y aseguró que el piloto le confesó: “Es más linda la muerte en un Fórmula 1 que morir de una enfermedad. En la Fórmula 1 se corta de golpe y se terminó”.

La frase fue el epílogo de una larga entrevista con AIRE, cuando ya se sabía que el cuadro del “Lole” era “irreversible”. Enrique recordó que el "Lole" aprendió a manejar a los ocho años en un Ford A. “También se subía a los tractores y a los rastrojeros. Siempre le gustó estar solo arando y cosechando”, aseguró.

Leer más ► Gonzalo Bonadeo y Luis Mino analizan la carrera de Carlos "Lole" Reutemann

Los Reutemann –el “Lole” y Enrique- crecieron en los campos cercanos a Manucho, en el centro de la provincia de Santa Fe. “A la escuela primaria –la 521 en la ruta provincial 4- íbamos en sulki, que manejaban los hijos de los tamberos, a veces a caballo y también en bicicleta. Fueron años muy felices”, insistió.

Embed

Muy cerca de la cuenca del río Salado, cuando tenía 12 o 13 años, el “Lole” improvisó una pista en la que llevaban a correr los rastrojeros de los productores que venían a comprar hacienda. “Armó un recorrido que imitaba el del circuito de Mónaco pero entre los chañares y los pinos. La secundaria la vinimos a hacer al Colegio Inmaculada en Santa Fe”, recordó.

lole reutemann apodo.jpg
Lole Reutemann durante su paso por Ferrari en la Fórmula 1.

Lole Reutemann durante su paso por Ferrari en la Fórmula 1.

Enrique lo acompañó en algunas de sus primeras carreras en La Cumbre (Córdoba) y también en Carlos Paz. “El Lole doblaba a un milímetro de los postes, para manejar siempre fue un fenómeno”, destacó. También se emocionó al recordar que su familia estaba en una situación económica muy difícil cuando Reutemann comenzó su carrera. "Él nos compró campos y nos ayudó un montón para que pudiéramos salir adelante", relató.

Leer más ► La carrera automovilística de Carlos Alberto Reutemann, un campeón sin corona

- Parece una obviedad preguntar esto, ¿pero le tenía miedo a la velocidad?, consultó AIRE.

- Me dijo que era más linda la muerte en un Fórmula 1 que morir de una enfermedad. En la Fórmula 1 se corta de golpe y se terminó. No solo me lo dijo el Lole, también otros pilotos como Emerson Fittipaldi y Mario Andretti. La Fórmula 1 tiene dinero, fama y muerte rápida. Al Lole se le murieron 17 pilotos que eran colegas, pero él tenía una gran pasión por los autos. Siempre dijo que el mejor piloto que vio fue el brasileño Ayrton Senna

Reutemann-Fangio.png
Carlos

Carlos "Lole" Reutemann con Juan Manuel Fangio, los dos mejores pilotos del automovilismo argentino.

- ¿Te acordás cómo era la historia de la campera roja, la que usaba en las campañas?

- No se la tocaba nadie y está guardada en la casa de la costanera. La usaba como cábala en las campañas electorales. Era de Ferrari, una escudería que quedó en su corazón. Él decía que esa campera no hablaba castellano y que era italiana. Lo querían mucho en Ferrari, sobre todo los mecánicos, pero en cada equipo que estuvo (Lotus, Brabham, Williams) dejó muchos recuerdos.

- ¿Le preguntaste qué fue más difícil, si su carrera automovilística o la política?

- Entre la política y el automovilismo, se quedaba con los autos, sin dudas. El Lole decía que la política era más dura.

La entrevista completa en AIRE.

Entrevista con Enrique Reutemann por Ahora Vengo