menu
search
Santa Fe 450° años de la ciudad de Santa Fe | Parque Provincial Cayastá | Historias de la vieja Santa Fe

Bajo las aguas de Santa Fe: el legado oculto revelado por una investigadora del Conicet

Julieta Frere, magíster en Arqueología Náutica y Subacuática del Conicet, explicó a AIRE cómo el mar proporcionó elementos que sirvieron para entender la historia de los inicios de Santa Fe La Vieja y otras localidades del país. El Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano realiza una campaña para promover el conocimiento, la valoración y la protección del patrimonio cultural marino y costero de la Argentina.

El 15 de noviembre de 1573 Juan de Garay fundó la ciudad de Santa Fe, emplazada en lo que actualmente es Cayastá, hasta su mudanza en 1660, donde se ubica actualmente. Allí, en las ruinas de Santa Fe La Vieja, se encuentra el registro arqueológico que da cuenta de una sociedad compleja y pluriétnica en la que convivieron españoles, mestizos, aborígenes y africanos. "Parte de esos registros son subactuáticos, descubierto por un equipo del Conicet de Rosario en la década del 90", contó a AIRE Julieta Frere, magíster en Arqueología Náutica y Subacuática; miembro del equipo de arqueología subacuática del Instituto Nacional de Antropología y becaria doctoral de Conicet.

Frere explica que tanto el río Salado como el Paraná, fueron los que se utilizaron en principio para llegar al territorio del Río de La Plata y que son una fuente de información muy importante, en lo que fue el vínculo entre Europa y América. "Tiene que ver con la historia de quienes navegaron o habitaron esas costas hace miles de años".

Aire Viajes - Cayastá - Vieja Santa Fe_DSC08424_MTH.jpg
Tanto el río Salado como el Paraná, fueron los que se utilizaron en principio para llegar al territorio del Río de La Plata y son una fuente de información muy importante en lo que fue el vínculo entre Europa y América.

Tanto el río Salado como el Paraná, fueron los que se utilizaron en principio para llegar al territorio del Río de La Plata y son una fuente de información muy importante en lo que fue el vínculo entre Europa y América.

En detalle, explica que a lo largo de las investigaciones que realizan han encontrado desde estructuras de pescas que usaban los pueblos indígenas, hasta embarcaciones europeas o faros que se encuentran sumergidos. "Podemos encontrar muchísima información sobre nuestra historia, para pensar un poco nuestro vínculo con los cuerpos de agua de hoy y hasta desarrollar programas educativos. Vemos niños que aprenden a la par de estos espacios, donde hay un barco hundido y pueden aprender historia argentina a través de esos restos", sostiene.

El caso de la embarcación inglesa

Uno de los primeros sitios arqueológicos en los que trabajo el equipo conformado por Julieta Frere fue en Puerto Deseado, en la Patagonia Argentina. Allí encontraron la Corbetta Swift inglesa. Este naufragio es emblemático para la arqueología subacuática de la Argentina, ya que allí se formaron los primeros arqueólogos subacuáticos del país. La embarcación del siglo XVIII se hundió en 1770. "Por falta de luz y de oxígeno la conservación fue fenomenal, estuvimos trabajando 10 años".

Plato encontrado en el naufragio de la Corbetta Swift.jpg
Plato correspondiente a la vajilla encontrada de la Corbeta Swift inglesa.

Plato correspondiente a la vajilla encontrada de la Corbeta Swift inglesa.

La becaria del Conicet contó que, gracias al estado de conservación, pudieron descubrir muebles que utilizaba el capitán del navío con su vajilla completa, semillas de mostaza, calzado y textiles de las personas que estaban allí. "Nos da una resolución interesante, nos permite conocer de las personas que estaban a bordo", explica la especialista.

La Purísima Concepción

Otro caso emblemático para la arqueología subacuática fue el del navío "Purísima Concepción", que se hundió en la península Mitre, en Tierra del Fuego, en 1765. Los 193 tripulantes abandonaron el barco encallado y llegaron a la costa de lo que hoy se conoce como Caleta Falsa. Allí levantan campamento y son sorprendidos por nativos fueguinos, con quienes conviven de manera pacífica durante tres meses. "Escribían diarios de viaje que hoy se exponen en el Museo del Fin del Mundo", afirma.

Julieta Frere magíster en Arqueología Náutica y Subacuática.jpg
Julieta Frere, magíster en Arqueología Náutica y Subacuática; miembro del equipo de arqueología subacuática del Instituto Nacional de Antropología y becaria doctoral de Conicet, en la expedición en Puerto Deseado.

Julieta Frere, magíster en Arqueología Náutica y Subacuática; miembro del equipo de arqueología subacuática del Instituto Nacional de Antropología y becaria doctoral de Conicet, en la expedición en Puerto Deseado.

Con elementos que iban trayendo desde el barco hasta la costa, los tripulantes lograron construir un nuevo navío y partir hacia el puerto de Buenos Aires. Esta historia pudo reconstruirse gracias al trabajo de la investigadora argentina Dolores Elkin, integrante del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, investigadora del Conicet, Arqueóloga y exploradora de National Geographic.

Mar de historias

Mar de Historias es la campaña para promover el conocimiento, la valoración y la protección del patrimonio cultural marino-costero del Mar Argentino. Busca sensibilizar y dar a conocer las riquezas culturales y las historias de sus costas y sectores sumergidos, un legado de gran riqueza que refleja las relaciones entre distintos grupos humanos con el mar y sus costas a lo largo del tiempo.

Estos datos o descubrimientos aportan nuevos interrogantes para investigar sobre el pasado, comprender los procesos históricos y reflexionar en el presente sobre nuestros vínculos con el mar. Es una fuente primordial para conocer más sobre la identidad de pueblos, grupos y sociedades que han sido invisibilizadas en los relatos históricos.

A través de su sitio web también establecen pautas sobre cómo actuar en el caso de encontrar restos antiguos.