domingo 20 de septiembre de 2020
Santa Fe | empresas | Transporte | sueldos

Autobuses Santa Fe plantea despedir al 20% de los choferes y suspender a otro 40%

El gobierno nacional sigue sin definir si realiza aportes para abonar parte de los sueldos de abril. Las empresas de 16 provincias están paralizadas.

La crisis tan anunciada terminó estallando. Luego de 15 días de paro y cinco meses después de haber presentado un primer procedimiento preventivo de crisis -en diciembre de 2019- ante el Ministerio de Trabajo de la Provincia, la empresa Autobuses Santa Fe plantea la necesidad de despedir al 20% de sus 731 empleados, suspender al 40% de la dotación y dejar trabajando al restante 40%. Esto significa 140 despidos y 280 empleados con sus sueldos reducidos.

"Estamos fundidos. Si no aparece dinero no podemos seguir. Si seguimos esperando quebramos y dejamos en la calle a todo el personal. Esto busca salvar algo", dijo Lucas Fernández, gerente de la empresa,

El representante de UTA, Osvaldo Agrafogo, dijo esta mañana que "esto es histórico, nunca se ha vivido una situación así, saldremos a la calle a reclamar. Los trabajadores no tienen ya para comer. No vamos a permitir que nos dejen en la calle. O nos quedamos todos o nos vamos todos. Que el gobierno prepare cárceles para meter a los trabajadores, porque vamos a reclamar".

Luego de varias reuniones sin éxito en el Ministerio de Trabajo de la Nación y de 15 días con el transporte parado en 16 provincias, la situación llegó al límite. "El gobierno nacional paga la mitad de los sueldos en empresas, industrias, hasta en los casinos. Pero no entendemos por qué no lo hace con las empresas de transporte que brindan un servicio esencial", insistió desde Autobuses Lucas Fernández.

"Si estas medidas no se aceptan, la empresa tendrá que avanzar igual. Ninguna ley puede obligarte a fundirte", Lucas Fernández, Autobuses Santa Fe. "Si estas medidas no se aceptan, la empresa tendrá que avanzar igual. Ninguna ley puede obligarte a fundirte", Lucas Fernández, Autobuses Santa Fe.

Fernández advirtió que el proceso preventivo de crisis apunta a presentar el problemas y las alternativas que encuentran las empresas. "Si estas medidas no se aceptan, la empresa tendrá que avanzar igual. Ninguna ley puede obligarte a fundirte", remarcó.

Según el representante de Autobuses Santa Fe, el pago de sueldos se lleva el 70% de los recursos de la empresa. "El sistema de transporte tal como lo conocemos no vuelve más", advirtió.

Así como llegó un cambio de hábitos por el coronavirus, seguramente no se podrá retomar el servicio como era antes. Podrá subir menos gente a los colectivos. Hay que repensarlo", planteó Fernández.

A las 11 de la mañana, Autobuses Santa Fe está citado en la Secretaría de Trabajo para analizar esta situación. A las 9,30, la reunión será con Atap, que representa a las líneas de media distancia.

Crisis terminal

La forma en que se distribuyen los recursos destinados a subsidiar el transporte en la Argentina no resisten el menor análisis: el subsecretario de Transporte de la Municipalidad de Santa Fe, Lucas Crivelli, confirmó el viernes de la semana pasada que Buenos Aires y Gran Buenos Aires recibieron 18 mil millones de pesos de subsidios en sólo un mes; mientras que al resto de las ciudades del país se enviaron apenas 6 mil millones durante todo el primer cuatrimestre de 2020.

Capital Federal y el Conurbano representan un conglomerado con nada menos que 13 millones de habitantes. Pero otros 32 millones de argentinos habitan el resto del país. Muchos de ellos, en las principales ciudades donde el servicio de transporte también resulta esencial.

En Capital Federal y el Conurbano existen medios de transportes económicos alternativos para movilizarse, como subtes y trenes. En el interior, la única posibilidad pasa por utilizar servicios más caros y personalizados, como taxis y remises.

Además, en Capital Federal y el Conurbano existen medios de transportes económicos alternativos para movilizarse, como subtes y trenes. En el interior, la única posibilidad pasa por utilizar servicios más caros y personalizados, como taxis y remises.

Las empresas de Capital Federal y el Conurbano no sólo reciben más recursos, sino que por una cuestión demográfica cuentan con la posibilidad de transportar a muchos más pasajeros por kilómetro recorrido. El corte de boleto es más alto, lo que impacta en la recaudación.

Para complicar aún más las cosas, el 30 de abril caducó el convenio por el cual el gobierno nacional enviaba subsidios al transporte por colectivos de Santa Fe. Desde entonces, los aportes nacionales dejaron de llegar y la ecuación que sostenía con serios inconvenientes el esquema terminó de derrumbarse. Fuentes oficiales vinculadas con el área de Transporte aseguran que en la ciudad de Santa Fe el sistema pierde más de 1.500.000 pesos por día.itarlo.

Dejá tu comentario