miércoles 20 de noviembre de 2019

Salud y Ciencia | Salud

VIH: “Aún no hay curas ni vacunas, solo avances en prevención y sobrevida”

El infectólogo Federico Detarsio relativizó anuncios mediáticos recientes sobre inmunizaciones que “están en fase de prueba”, o sobre terapias genéticas de inciertas consecuencias humanas y bioéticas. En dialogó con Aire Digital desde México en el marco del Jornada Mundial de VIH Sida, dijo que “la buena noticia es que con la medicación actual, el uso del preservativo y controles permanentes la persona infectada puede vivir tantos años como cualquiera que no lo esté”. Además, que “se comprobó que el VIH indetectable en sangre es intransmisible sexualmente”

“Por el momento no hay curas ni vacunas disponibles para el VIH. Sí avances fundamentales en materia de prevención, nuevos medicamentos, expectativa de vida (sobrevida) y calidad de vida de las personas que tienen el virus”, destacó en diálogo con Aire Digital el infectólogo Federico Detarsio, participando en la 10ª Conferencia Mundial de la Sociedad Internacional de Sida (International AIDS Society – IAS) sobre Ciencia del VIH, que desarrolló del 21 al 24 de julio de 2019 en ciudad de México.

Antes de compartir las novedades diariamente, consideró necesario reflexionar en que los medios, y también los investigadores, deben ser “cautos al momento de hacer anuncios sobre vacunas y estudios diversos que están en fases muy iniciales de prueba” para no generar confusiones y expectativas infundadas.

Porque fue desde la propia conferencia que surgieron y se multiplicaron noticias como “Aseguran que la primera vacuna para prevenir el VIH puede estar disponible en cuatro años”, en la cual se sostiene que “un equipo de investigadores afirmó que a más tardar en 2023 circulará la primera vacuna capaz de prevenir el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y detener, por lo menos en un 65 por ciento, la propagación de la pandemia”.

La formulación llevó 12 años y se probó en simios, pero el estudio en humanos, del que participarán 3.800 personas y se estima que comenzará en los próximos meses en Estados Unidos, tiene fecha de finalización prevista para el 23 de junio de 2023.

“No habría pruebas en humanos todavía y cubriría solo contra el 65 por ciento de los tipos del virus. Establecer una línea de tiempo tan taxativa no creo que sea lo mejor. Porque no debemos desviarnos del hecho de que, por el momento, lo único probado y accesible es la prevención mediante el uso constante de preservativos, los chequeos periódicos y la eventual detección que asegure tratamiento oportuno”, enfatizó Detarsio.

Federico Detarsio es médico infectólogo del hospital Samco de Esperanza y miembro de la Dirección de Epidemiología de la provincia de Santa Fe. Forma parte de una red latinoamericana de Investigación en VIH que presentó en la Jornada un trabajo de investigación del cual es coautor junto a muchos otros colegas de diversos países. El autor es el especialista chileno Carlos Beltrán.

Federico Detarsio póster.jpg
El infectólogo local participó en la conferencia de México presentando, junto a un gran equipo, la investigación sobre VIH en varones jóvenes que se sintetiza en el poster.

El infectólogo local participó en la conferencia de México presentando, junto a un gran equipo, la investigación sobre VIH en varones jóvenes que se sintetiza en el poster.

Uno de los temas que más se abordaron según Detarsio fue el de la profilaxis preexposición al VIH.

La profilaxis preexposición (PrEP por sus siglas en inglés) es una medida empleada bajo estricta prescripción y control médico por personas seronegativas (o VIH negativas) que están expuestas al riesgo de contraer la infección por determinadas conductas:

– usuarios de drogas inyectables

– trabajadores o trabajadoras sexuales

– personas con una vida sexual muy activa y sin parejas estables

– parejas seronegativas (que no tienen VIH) de personas seropositivas (VIH positivas)

– entre otros casos de exclusiva indicación médica.

El medicamento, en comprimidos, se conoce comercialmente como Truvada y contiene dos drogas antirretrovirales.

“La PrEP es una de las estrategias de prevención del VIH en la cual las personas que no tienen VIH, pero que sostienen prácticas que pueden exponerlos a la transmisión del virus, toman un medicamento antirretroviral y así reducen la posibilidad de adquirirlo. La PrEP está recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como parte del abordaje de la prevención combinada junto con el preservativo” según la Fundación Huésped. Pero no sustituye, de ningún modo, al preservativo.

Si una persona está tomándolo según estricta prescripción y se expone al semen, líquido preseminal o fluidos vaginales de una persona con VIH, este antirretroviral ayudaría a prevenir que el virus lo contagie y que se establezca la infección.

“La estrategia no está disponible en el sistema público de salud en Argentina ni en muchos otros países. En algunos lugares de Brasil o Estados Unidos se utiliza y está perfectamente demostrado que disminuye la cantidad de nuevos casos y es costo-efectivo, cuando está destinada a la población VIH negativa con conductas de alto riesgo de infectarse. Hubo muchos avances al respecto que se expusieron en esta jornada, pero debemos aclarar que su uso debe estar muy bien regulado porque de lo contrario puede generar más daños que soluciones“, enfatizó Detarsio.

Para ilustrar la dimensión que el mal uso de la profilaxis preexposición (PrEP) puede adquirir, Federico Detarsio dijo que otra de las ponencias (y preocupaciones centrales) en el congreso fue lo que especialistas norteamericanos hace tiempo denominaron “La nueva generación MTV”.

«No hace referencia literal al canal de televisión, sino a lo que sucede en fiestas sexuales en donde circula y se consume una peligrosa combinación de Metanfetaminas (sustancia prohibida por sus efectos), Truvada (inadecuado uso de la PrEP) y Viagra (porque aumenta el apetito y rendimiento sexuales). Se conocen también como “chemsex” y son fiestas en las que hombres tienen sexo con otros hombres, aunque no necesariamente. Es una situación complicadísima que aumenta en muchos países y supone un altísimo riesgo de transmisión de VIH además de otras ETS (Enfermedades de Trasmisión Sexual)», explicó el infectólogo.

the new MTV _big.jpg
Especialistas norteamericanos describieron los riesgos del “explosivo cóctel” que deriva de la combinación de Metanfetaminas, Truvada y Viagra

Especialistas norteamericanos describieron los riesgos del “explosivo cóctel” que deriva de la combinación de Metanfetaminas, Truvada y Viagra

Por otra parte, el especialista dijo que “en Argentina si bien no está muy extendido, muchas personas usan la PrEP de manera ocasional como ‘preventivo’ ante algún contacto de riesgo, y eso es inadecuado, y en ningún caso puede hacerse si no es combinado con el uso de preservativo. Sucede que para muchos es más aceptado o más fácil tomar un comprimido que utilizar un preservativo, un gran error porque este además previene otras ETS”.

Leer más ► En la provincia se registran de 5 a 7 muertes neonatales por sífilis congénita cada año

Federico Detarsio dijo también que en el marco de la jornada mundial de la AIS se reafirmó una importante certeza: Que las personas con VIH positivo al realizar un tratamiento exitoso, y volviendo al virus por ello indetectable en sangre, lo hace incontagiable a otros.

El virus no se detecta en sangre pero permanece sin embargo en los tejidos y el organismo. No obstante, si el VIH está pero de un modo indetectable en sangre significa que esa persona no contagia a alguien con quien eventualmente se vincule.

De ningún modo esto quiere decir que pueda prescindir del uso de condones y de los cuidados de rigor. Menos aún la persona debe abandonar el tratamiento, que justamente es lo que permitió la reducción de la carga viral en sangre.

—Doctor, ¿esto podría derivar en posibles curas?

—No, lamentablemente. No existe hasta el momento una cura. Lo que sí es bueno saber es que contamos con un tratamiento crónico que evita que el virus se multiplique y destruya las defensas del cuerpo. Esto permite a las personas con VIH tener la misma calidad y expectativa de vida que una persona que no lo porta. Pero para ello el tratamiento no debe abandonarse o discontinuarse. Y mientras la carga de virus sea indetectable durante varios meses, sostenidamente, no se transmite el virus. Pero aquí volvemos al principio: el uso del preservativo no debe abandonarse.

Leer más ► “El preservativo está más vigente que nunca”

“Como dijimos –agregó Detarsio– las vacunas están en fases de experimentación iniciales. Asimismo –y esto es algo de lo que se habló mucho en esta Jornada– se están investigando varios tipos de terapias genéticas, pero por el momento solo podemos decir que estas podrían tener consecuencias humanas y bioéticas inciertas”.

—¿Qué buscan esas investigaciones?

—Sabemos que no se puede erradicar el virus del cuerpo. Puede volverse indetectable en sangre pero sobrevive en los reservorios, en el sistema linfático. Ahora bien, hubo dos hechos excepcionales con pacientes trasplantados de médula: el paciente de Berlín y el paciente de Londres que sirven de ‘inspiración’ para la búsqueda de soluciones genéticas.

“El Paciente de Berlín era una persona con VIH que en 2008 se sometió a un trasplante de células madre para tratar una leucemia. Fue un caso con mucha suerte. Primero, porque donante y receptor eran compatibles y, segundo, porque el donante tenía una mutación genética llamada CCR5 Delta 32 que hace que sus células sanguíneas sean inmunes al VIH, ya que evita la entrada del virus en ellas. Luego de ello, dejó de tomar la medicación antirretroviral y 12 años después el virus sigue sin aparecer en su sangre. Por ello se la considera la única persona en el mundo curada del VIH”, explicó Detarsio.

“Por otro lado –agregó–, un hombre de Londres parece estar libre del virus también, luego de un trasplante de células madre, el segundo caso exitoso si se confirmara que es así. Conocido como el Paciente de Dusseldorf, el londinense fue diagnosticado con VIH en 2003. Pero se trata de un caso algo prematuro para que digamos que está curado. También recibió cédulas óseas de donante con un gen CCR5 disfuncional resistente al virus, y lleva más de un año y medio sin medicarse y sin presencia del VIH detectable. Tenía un linfoma de Hodgkin, lo que requirió trasplante de médula. Recibió entonces la un donante con la mutación CCR5 Delta 32 en mayo de 2016”.

“Pero –enfatizó Detarsio– los trasplantes de médula tienen un nivel del mortalidad del 30 por ciento, son costosísimos y casi inviables para aplicar en todos los casos de VIH. Mientras que con los tratamientos actuales realizados en tiempo y forma sucede todo lo contrario. Otro gran riesgo es que con las terapias génicas no sabemos a qué peligros podríamos enfrentarnos. Aislar, tocar y modificar el genoma de una célula puedo solucionar una cosa pero empeorar otras, en tanto también regula muchos aspectos vitales del organismo humano. Entonces las consecuencias son impredecible y quizás cuestionables desde lo bioético. No obstante, deben estudiarse y debatirse con mucha cautela, compromiso y rigurosidad”.

Federico Detarsio finalmente consignó que, a fines de 2012, la Junta Coordinadora del Programa de ONUSIDA buscó respaldar los esfuerzos nacionales y regionales para establecer objetivos nuevos en materia de tratamiento del VIH después del 2015. A modo de respuesta, las partes interesadas llevaron a cabo una serie de consultas sobre nuevos objetivos en todas las regiones del mundo.

Tal como puede leerse en la web de este organismo, “se buscó dar un fuerte impulso para reescribir el tratamiento del VIH y a considerar un objetivo final ambicioso pero a la vez alcanzable:”

• Que en 2020 el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico respecto al VIH

• Que en 2020 el 90% de las personas diagnosticadas con el VIH reciban terapia antirretrovírica continuada

• Que en 2020 el 90% de las personas que reciben terapia antirretrovírica tengan supresión viral

—Doctor, ¿qué balance se hizo de estos objetivos?

—En la Jornada se hizo un dedicado análisis epidemiológico y una puesta al día de estos objetivos 90 – 90 – 90 que propuso la OMS para 2020. También, un repaso por los nuevos y más avanzados tratamientos farmacológicos incluyendo algunos para mujeres embarazadas. Vinculado a lo anterior, claramente esto no se está logrando, salvo en ciudades como San Francisco, y algunas otras, que se mencionaron como capaces de alcanzar las metas porque hoy presentan números prometedores. Contrariamente, la peor parte se la lleva África Subsahariana y otros países o regiones económica y socialmente muy desfavorecidos. También, en tanto mundialmente la ETS más detectada es la sífilis, podemos conjeturar que el uso de preservativo es bajo, y probablemente la cantidad de personas con VIH (que es una infección ‘silenciosa’ y puede tardar años en dar síntomas) sea mucha, y desconozca su estado serológico.

“Es decir que, lamentablemente, no logramos instalar al preservativo como modo fundamental para evitar el contagio, y además sabemos que la gente no se está testeando. Por tanto, estamos fracasando en la prevención”, dijo el infectólogo.

Y agregó: “Otro punto crítico es que sabemos que hay al menos un 30 por ciento de la población que no se realiza test de VIH. Lo novedoso y alentador es que están disponibles en el mercado autotest de VIH, muy sencillos de realizar. Como cuando uno compra un test de embarazo. De hecho, había muchos stand en la Jornada en donde exhibían los distintos dispositivos, algunos que incluyen la lanceta para extraer fácilmente una gotita de sangre (parecidos a los que usan quienes tienen diabetes ). O bien otros que utilizan solamente saliva”.

“Entonces el desafío es ampliar la conciencia y la accesibilidad a la prevención (uso de preservativo, testeo permanente, sostenimiento riguroso de los tratamientos existentes, desalentar y evitar cualquier uso irracional e inadecuado de la PRep). Y si en el corto o mediano plazo estos autotest se vuelven disponibles y accesibles, seguramente serán de mucha ayuda porque lo usará gran parte de la población que evita un control de laboratorio convencional. Los test autoaplicables indican si tenemos VIH o no, pero no sirven para medir ni monitorear la carga viral”, concluyó Federico Detarsio.

Temas

Dejá tu comentario