menu
search
Salud | Neurociencias |

¿Por qué olvidamos las llaves, el celular, la billetera, los lentes, o el control remoto?

Todos, en algún momento, podemos perder de vista y no recordar dónde dejamos cosas que usamos a diario. Esto tiene su explicación desde las Neurociencias. Cuatro consejos básicos para favorecer el recuerdo de objetos móviles.

Dr. Hugo D. Valderrama - Médico neurólogo - Máster en Neurociencias (Mat. 5010)

Instagram: @neurologohv

Si hace el esfuerzo, seguramente podrá recordar donde estaba ubicada la cama, el televisor, los placares, o el baño, de un hotel que estuvo solo unos días hace varios años. Entonces, ¿cómo es posible que olvidemos dónde dejamos los lentes, la billetera, el celular, el control remoto o las llaves, luego de solo unos minutos?

La diferencia es que los primeros objetos, en el ejemplo del hotel, están fijos en un lugar. Las neuronas que funcionan a modo de “GPS”, los localizan en un espacio de manera permanente y los aseguran en la memoria.

En cambio, a los objetos que cargamos con nosotros los hacemos saltar de un punto a otro dentro de la cuadrícula que nuestras neuronas crean a modo de mapa espacial, resultando mucho más dificultoso recuperar la última localización entre todos los sitios que los dejamos.

Si a esa dificultad propia de la memoria espacial para los objetos móviles le sumamos que no prestamos atención al momento de dejar el objeto, es prácticamente imposible que luego podamos recuperar los datos.

Embed

Puntos básicos para favorecer el recuerdo de objetos móviles

  1. -Dígase a sí mismo donde los está dejando, susurrando el objeto y el lugar: “Estoy dejando la billetera en la guantera del auto”. Es un estímulo más, auditivo en este caso, para asociar en la memoria.
  2. -Siempre que sea posible, deje los objetos en el mismo lugar. Si es dentro de una cartera, que sea un bolsillo específico para un objeto específico.
  3. -Cuanto más funcional para usted en donde deja el objeto, mejor. Por ejemplo, los lentes en el cajón de la mesita de luz, donde los deja antes de dormir y los saca al levantarse.
  4. -Intente que el lugar de guardado sea llamativo. Por ejemplo: dentro de una cajita roja sobre un mueble en el palier de su casa.

¿Puede ser un problema en la memoria, en vez de la atención? Sí, pero queda claro que la atención es una función cognitiva básica, que no puede ser salteada cuando está la intención de memorizar. Si se desvía no podemos memorizar, al menos de manera consciente.

Ahora, si percibe que se concentró al momento de dejar el objeto y tiene alguna duda sobre si cambió su capacidad para retener o evocar la información, debe realizar una consulta médica neurológica con la finalidad de evaluar los síntomas de un posible proceso ya no fisiológico, sino patológico. A lo mismo, si nota que su capacidad para mantener la atención no es la misma y no encuentra el motivo de por qué pierde continuamente el foco.