menu
search
Salud | Neurociencias | Migraña |

"Me matan la luz y los sonidos, y se me parte la cabeza": datos útiles para afrontar la migraña

Cuando los síntomas son severos, es común ver a las personas que están sufriendo un episodio de migraña, intentar aislarse en una habitación oscura sin sonidos, recostarse y taparse la cabeza con una almohada.

Dr. Hugo D. Valderrama - Médico neurólogo - Máster en Neurociencias (Mat. 5010)

Instagram: @neurologohv

Debe usted saber que existen muchos tipos de cefalea (el término médico usado para los dolores de cabeza), con distintos orígenes y síntomas, por lo tanto, con tratamientos específicos distintos. La cefalea tipo migraña, es la segunda en frecuencia luego de la cefalea tipo tensional. Respecto a la cefalea tensional, desarrollé esta otra columna anteriormente, la cuál podrá consultar: https://www.airedesantafe.com.ar/salud/dolor-cabeza-estres-que-es-la-cefalea-tensional-n253466

Están son las características típicas de la migraña:

- Dolor localizado más de una lado de la cabeza que el otro (unilateral).

- Se siente como latidos (pulsátil).

- De intensidad moderada a severa. Produce que sea muy difícil continuar con la actividad que uno esta realizando.

- Puede haber náuseas, vómitos o ambos.

- Puede molestar la luz (fotofobia) o los sonidos (fonofobia).

- Sin un tratamiento eficaz puede durar entre 4 a 72 horas.

Embed

Tenga en cuenta que puede padecer de más de un tipo de cefalea y que, frente a un dolor que se presenta por primera vez muy intenso, debe consultar inmediatamente a un servicio médico para descartar causas graves.

No debe auto-diagnosticarse, ni auto-medicarse. Para evaluar el tratamiento indicado, primero el médico neurólogo diagnosticará qué tipo de cefalea padece. Los tratamientos para las cefaleas pueden ser “no farmacológicos” y farmacológicos. Siempre que sea factible, se debe iniciar primero el tratamiento que no involucra medicación. En aquellos casos donde es insuficiente, se suma la medicación, pero sin abandonar las primeras medidas.

A su vez, los farmacológicos para la migraña pueden ser abortivos (es decir, que intentan disminuir el dolor en el momento) o preventivos (para intentar disminuir la cantidad de eventos e intensidad).

Existe una gran variedad, serán indicados de manera individual para cada paciente, a partir de la evaluación de factores clínicos propios de la persona. Como ser, frecuencia e intensidad de episodios, si esta asociado o no a otro tipo de dolor de cabeza (cefalea mixta), edad, sexo, trastornos de ansiedad, depresión, distintos factores gatillantes como estrés, hormonal asociado a período menstrual, ejercicio intenso, insomnio y alimentación, entre muchos más.

Entre los medicamentos usados para el alivio (abortivos), podemos nombrar analgésicos como aspirina, paracetamol, ibuprofeno, diclofenac o keterolaco. Se debe tener en cuenta que cuando no se toman como lo indica un profesional, existen muchas posibilidades de que el exceso cause dolores de cabeza por efectos de dependencia y “rebote”, además posiblemente úlceras y hemorragia en el tracto gastrointestinal. En otras ramas farmacológicas, se encuentran los bien conocidos triptanos como sumatriptán y la dihidroergotamina.

Los medicamentos preventivos más utilizados, son algunos específicos clasificados entre grupos de antidepresivos y anticonvulsivos, que han demostrado tener utilidad para el tratamiento de la migraña por distintas vías, además de sus otras funciones.

migraña dolor de caleza enfermedad insomnio 001 _freepik _9x16.jpg
La cefalea tipo migraña, es la segunda en frecuencia luego de la cefalea tipo tensional.

La cefalea tipo migraña, es la segunda en frecuencia luego de la cefalea tipo tensional.

Respecto a las medidas no farmacológicas, involucran adquirir y mantener hábitos saludables de vida. A continuación, se mencionan algunos:

Alimentación: Los alimentos que pueden predisponer a la migraña varían de una persona a otra, y hay quienes pueden no tener ningún desencadenante de migraña relacionado con los alimentos. Sin embargo, algunos alimentos que llegan a estar relacionados con la migraña incluyen: quesos añejo, alcohol, especialmente cerveza y vino tinto, chocolate, carnes curadas, conservantes de alimentos, como nitratos, nitritos, glutamato monosódico y edulcorantes artificiales, pescado ahumado, extracto de levadura.

Higiene del sueño: un adulto debe dormir entre 7 u 8 horas en horarios regulares. Evitar cafeína, alcohol y tabaco cuatro horas antes de acostarse. La habitación debe estar sin luz y es recomendable no usarla para trabajar.

Ejercicio físico aeróbico: todos los días, pero con los minutos necesarios para consumir más oxígeno que el habitual alcanza. Pueden ser 15 minutos de movimiento, pero varía mucho según el entrenamiento que vaya adquiriendo la persona. Bailar enérgicamente, nadar, hacer aquaerobic, trotar o hacer bicicleta fija, son algunos de los ejemplos.

En los casos de que el mismo ejercicio es un gatillante del dolor, debe consultar a su especialista para establecer su correlación y posibles alternativas.

Realizar actividades que desvíen la atención de los factores estresantes: participar de reuniones sociales saludables, técnicas de meditación, caminatas, arte, música, lectura, cine, etcétera.