sábado 11 de julio de 2020
Salud | Santa Fe | Coronavirus | aislamiento

A dos meses del inicio de la cuarentena, Santa Fe sigue controlando la curva

Así lo demuestran los números, a pesar de que en los últimos días se registraron nuevos positivos. Ahora el desafío es detectar los casos en barrios y comunidades cerradas para evitar nuevos brotes.

Se cumplen dos meses del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado a nivel nacional y sus efectos en Santa Fe fueron positivos. Hoy la provincia dejó de estar entre las jurisdicciones con más casos del país y ya no hay zonas de transmisión local de coronavirus en el territorio. Y si bien en los últimos días en la provincia se registraron nuevos casos, se debieron a contagios por contacto estrecho con una persona que llegó desde otra ciudad con circulación del virus.

El 20 de marzo comenzó el aislamiento y todo cambió de un día para el otro. Para ese entonces en el país había 128 casos positivos de coronavirus y tres muertes. En Santa Fe recién se habían confirmado los dos primeros casos. Y con todos en sus casas, la curva en la provincia comenzó a crecer rápidamente y en tan solo 23 días la cifra escaló a 200.

Embed

En ese momento la provincia dejó de ser la tercera jurisdicción con más casos a nivel nacional, después de Provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para pasar a estar cuarta después de Córdoba. Días más tarde fue superada por Chaco y a principios de mayo por Río Negro, ocupando hoy el sexto lugar de este ranking.

Embed

Cuando llegó el proceso de administración de la cuarentena a mediados de abril, la curva de casos en Santa Fe comenzó a crecer lentamente hasta que hacia finales del mes se transformó en una meseta con un número de casos casi estancado a pesar de las nuevas actividades permitidas en gran parte de la "bota".

Es que tras reportarse tres casos el día 25, recién el 28 llegó un nuevo reporte de un positivo y por seis días más los casos fueron cero. Recién el 5 de mayo hubo noticias de otro caso de coronavirus importado y tras terminarse la segunda racha, arrancó una tercera que duró 10 días. Este último sábado, una semana después de que los grandes aglomerados habiliten los mismos rubros que el resto de las localidades santafesinas, se informó que una mujer estaba enferma de covid-19 en Rosario, luego de que su pareja viajara a Buenos Aires por trabajo. Después llegaron cuatro positivos más entre sus contactos, hasta que este martes por la noche el reporte diario volvió a dar cero.

Embed

A pesar de esto, Rosario salió de las zonas de transmisión comunitaria de coronavirus y así la provincia dejó de formar parte de este listado nacional. Antes ya lo habían hecho Rafaela y Santa Fe. Estas tres ciudades siguen liderando los casos en la provincia, pero ya sin circulación local del virus.

Embed

La evaluación del impacto del aumento de la circulación de personas en los datos epidemiológicos de la provincia son positivos, pero requieren de nuevas medidas que se comenzaron a implementar en los últimos días y plantea nuevos desafíos de cara a la posible y pronta habilitación de nuevas actividades entre las que se evalúan las salidas recreativas y disciplinas deportivas individuales que hasta ahora siguen prohibidas.

Embed

Es que en el camino a la nueva normalidad que propondría el Gobierno Nacional para la fase cinco, el mayor peligro es que el virus ingrese nuevamente o esté circulando entre personas que no presentan muchos síntomas y no se reportan como sospechosos, pudiendo estar transmitiendo el virus. Por eso es que esta semana se inició en los ingresos a la provincia un "doble cinturón de controles sanitarios" a camiones y pasajeros que llegan a territorio santafesino y se recordó desde el ministerio de Salud provincial que todos los que regresan a sus hogares desde desde lugares de circulación deben realizar la cuarentena obligatoria de 14 días.

Embed

En esta línea es que este lunes también la provincia salió a buscar al coronavirus a partir de la implementación del plan Detectar el lunes en Rosario, y que se replicará este miércoles comenzará en Santa Fe. Se trata de una estrategia de acción territorial destinada a la búsqueda focalizada en barrios populares de casos positivos de covid-19 en pacientes con pocos síntomas, que no se enmarcan en la definición de caso sospechoso, por presentar solo un síntoma leve compatible con el coronavirus (fiebre de 37,5° o más, tos, dificultar respiratoria, dolor de garganta y falta de gusto y olfato) u otros diferentes. El objetivo es lograr la detección e identificación temprana de contagiados para evitar la propagación del virus.

Por esto, la provincia aumentará la cantidad de testeos. Aunque hasta ahora lo que demuestran los números es que hay una buena cantidad de muestras tomadas en la provincia y lo que hay es una baja circulación. Es que ya se realizaron 6.953 estudios de Covid-19 en los dos laboratorios habilitados en la provincia para procesar las muestras de hisopados y realizar los estudios por PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa). De estos, 6.704 fueron negativos, y sólo 249 –el 3,5%– positivos, un porcentaje que es alentador al estar muy por debajo del 10% al 20% recomendado por la Organización Mundial de la Salud para este indicador. No obstante siguen siendo tres los muertos en la provincia por coronavirus, y la letalidad del 1,2% sigue siendo la más baja del país.

Pero el peligro de que se pueda registrar un brote de casos de coronavirus está latente y la reciente noticia de que la ciudad de Córdoba debió volver al aislamiento estricto de la cuarentena hace que el gobierno comience a endurecer las medidas y a pedir a los municipios y comunas que las hagan cumplir.

Dejá tu comentario