menu
search
Política | Vicentin |

Vicentin: con el concurso en pausa, la Corte maneja los tiempos y el futuro de la agroexportadora

El pasado jueves, el presidente de la Corte, Rafael Gutiérrez, puso en pausa el concurso procesal de la agroexportadora. En la práctica, no aceptó aún avocarse al pedido del corredor de granos Commodities SA. En cambio, ordenó dar trámite a una pretensión jurídica de avocación. Ahora, el pleno de la Corte deberá votar por la aceptación o rechazo del pedido.

El jueves a la tarde, horas antes de que dé inicio el fin de semana largo, Gutiérrez puso en pausa el concurso procesal de la agroexportadora a partir del pedido de un acreedor granario. La medida cayó como una bomba en Vicentin y entre las empresas del grupo inversor que conforman ACA, Viterra y Bunge que, según publicó Clarín, ese mismo jueves por la mañana habían firmado dos contratos de fideicomiso para terminar de formalizar la propuesta a los más de 1.500 acreedores del concurso.

Leer más ► Alberto Fernández sobre el salvataje de Vicentin: "Si somos garantes de la continuidad, pondremos las condiciones"

El decreto de Gutiérrez dio lugar a interpretaciones erróneas sobre su alcance. En la práctica, la Corte no aceptó aún avocarse al pedido del corredor de granos Commodities SA, perteneciente al grupo Grassi. “Ordenó dar trámite a una pretensión jurídica de avocación por parte de un acreedor”, acararon en tribunales.

Gutierrez rafael corte.jpg
El presidente de la Corte, Rafael Gutiérrez, puso en pausa el concurso procesal de la agroexportadora a pedido del un acreedor granario.

El presidente de la Corte, Rafael Gutiérrez, puso en pausa el concurso procesal de la agroexportadora a pedido del un acreedor granario.

El primer paso del trámite fue correr vista al juez que lleva el concurso y pedirle su opinión; el siguiente será solicitar un dictamen al procurador de la Corte; luego, tras acceder al expediente, el pleno de la Corte deberá votar por la aceptación o rechazo del avocamiento.

El expediente que debe remitir Lorenzini está constituido por 260 cuerpos y 52 mil fojas que serán enviadas físicamente a Santa Fe, lo que supone encontrar un lugar adecuado en los tribunales de la capital para alojarlo.

El jueves, Gutiérrez informó a algunos de sus colegas sobre la decisión a tomar y este martes se vio cara a cara con el tribunal completo en la reunión de acuerdos semanal, pero el tema Vicentin no se trató formalmente a la espera de que se cumplan los tiempos arriba descriptos.

Avocarse implica que la Corte intervenga en un caso que no llegó a ella por el camino ordinario. Por lo tanto, lo toma salteándose instancias inferiores. En este caso, Lorenzini es un juez de primera instancia y la intervención de la Corte saltearía a la Cámara de Apelación en lo civil y comercial, que es la instancia intermedia. Es el equivalente al per saltum que en muy pocas ocasiones admitió la Corte nacional.

Leer más ► El diputado Del Frade pidió "parar un nuevo intento de vaciamiento" de Vicentin y apoyó la decisión de la Corte de intervenir el concurso

Si bien formalmente la Corte no resolvió si se avocará al concurso de Vicentin, el hecho de haberle dado trámite (podría haberlo rechazado in limine) y poner en pausa los plazos procesales, ya significa un paso excepcional, con lo cual todas las partes involucradas entienden que hay un mensaje desde la cumbre del Poder Judicial con respecto al rumbo de resolución que se estaba cocinando en el juzgado de Reconquista, así como al conflicto planteado con la justicia penal de Rosario, como lo contó AIRE días atrás.

La composición de tiempo también es muy relevante: Gutiérrez frena el concurso 14 días antes de que venza el plazo de exclusividad que tiene la empresa para acordar con los acreedores y después de más de dos años de trámite.

En el mundo Vicentin se daba por hecho que la oferta de pago estructurada en torno al grupo inversor que conforman ACA , Viterra y Bunge conseguiría los porcentajes de aceptación que manda la ley de Concursos y quiebras. Y se descontaba el aval de Lorenzini, que incluso dejó trascender en medios de comunicación que preveía una “homologación no convencional”.

Vicentin avellaneda edificio sede empresa _marca (2).jpg
La sede de la empresa Vicentin en la localidad de Avellaneda.

La sede de la empresa Vicentin en la localidad de Avellaneda.

Ahora ocurre todo lo contrario. La lectura es que la intervención de la Corte hirió de muerte la oferta de pago. “¿Se imaginan a los bancos extranjeros entrando a la aceptación de la oferta en estas condiciones? La oferta ya era muy pobre, la proponen pagar con bienes que no pueden tocar porque están cautelados por la Justicia penal; y ahora la Corte interviene porque ve que los dueños de Vicentin se están por salir con la suya y arreglar deudas millonarias con migajas”, interpretó un acreedor. La banca extranjera en conjunto suma unos 500 millones de dólares en acreencias, un tercio del total del pasivo, por eso su aceptación o rechazo era definitoria.

En tanto, Grassi (Commodities SA) que es un corredor que tiene una acreencia comercial muy importante, y el Banco Nación, que es el principal acreedor individual (300 millones de dólares), son los que más resistieron la propuesta de pago de Vicentin.

"La propuesta de Vicentin implica convalidar el fraude y una quita del 80 por ciento en valor presente neto de los créditos que tiene el Banco Nación y un daño al Patrimonio colectivo. Teniendo en cuenta que el Banco Nación es de toda la sociedad y, por lo tanto, convalidar esa alternativa es un atentado al patrimonio colectivo", dijo el presidente del Nación, Eduardo Hecker a Clarín.

Leer más ► El departamento General Obligado es puntero cómodo en deudas bancarias por la secuelas del default de Vicentin

Commodities SA es también querellante en la causa penal que se sigue en Rosario contra el directorio, al igual que Banco Macro, la banca extranjera y las empresas Olzen y Cuatro Hojas. Hace diez días, en paralelo a la Fiscalía, imputaron al presidente de la empresa Omar Scarel de desobediencia judicial por intentar vender el 33% de las acciones cauteladas de Renova (algo así como la joya de la abuela que le queda a Vicentin), pero el juez Foppiani les denegó el pedido de prisión preventiva.

Grassi y el Banco Nación empujan el cramdown, es decir la instancia previa a la quiebra de una empresa en la cual son los acreedores los que ofrecen una salida para la empresa fallida.

En su pedido de avocamiento, Commodities SA aduce una situación de gravedad institucional, haciendo referencia, entre otras cuestiones, a un aspecto que se venía venir en la cumbre del Poder Judicial. Es que, por un lado, se desarrollaba el concurso preventivo con un juez natural, y por la vía penal estaban interviniendo distintos jueces de primera y segunda instancia que son los que cautelaron los bienes que Vicentin dice que usará para pagar a sus acreedores. El conflicto tendía a agravarse porque el juez civil y comercial se disponía a homologar el acuerdo en base a una oferta constituida con bienes que otros jueces no permiten enajenar.

Es decir, o los jueces penales extendieron su competencia a un terreno donde no debían; o el juez civil y comercial incurre en desobediencia a la orden de otros jueces. En este campo las opiniones están repartidas en el mundo judicial, inclusive en la cumbre de los tribunales.

La intervención de la Corte tuvo otro capítulo cuando el domingo, en una entrevista con Página 12, el presidente Alberto Fernández celebró la decisión judicial y habló de un escenario mucho más favorable para avanzar con la idea de que Vicentin se constituya en una empresa testigo del mercado de alimentos y de la comercialización de granos.

Temas