miércoles 18 de mayo de 2022
Política | Rosario | Jorge Lagna | Marcelo Sain

Los cambios de jefes policiales en Rosario y el paralelismo con el deterioro de los indicadores de seguridad

La dupla Natalio Marciani y Betina Governatori es la octava cúpula policial que asume en 25 meses. El Departamento Rosario es el más golpeado por la inseguridad, el narcotráfico y el crimen organizado.

¿La octava será la vencida? La pregunta viene a cuento de la asunción de Natalio Marciani y Betina Governatori como jefe y segunda jefa de la Policía de Rosario, concretado esta semana con el acompañamiento presencial del ministro de Seguridad Jorge Lagna.

La dupla Marciani-Gobernatori es la octava cúpula policial al frente de la Unidad Regional II en apenas 25 meses, nada menos que en la ciudad y el departamento más golpeados por los problemas de seguridad. Como se verá más abajo, las permanentes modificaciones de nombres y rumbo coincidieron con el deterioro de los principales indicadores de seguridad pública, según datos oficiales.

Homicidios en Rosario.jpeg
Durante el 2021 asesinaron a 241 personas en Rosario. La mayoría de los homicidios están relacionados con el narcotráfico y el crimen organizado.

Durante el 2021 asesinaron a 241 personas en Rosario. La mayoría de los homicidios están relacionados con el narcotráfico y el crimen organizado.

Marciani asumió y siguió el libreto de todo nuevo jefe: "La policía de la ciudad de Rosario va a estar presente cuando la gente lo necesite, queremos que vuelva a confiar en nosotros", dijo. Evitó cualquier promesa a sabiendas de que se hacía cargo de una Policía que tiene dos o tres desafíos muy elementales para dar respuesta, como recrear una idea de autoridad y recrear una línea de mando que funcione en la práctica.

Los cambios en Rosario, desde diciembre de 2019, estuvieron muy influenciados por el liderazgo de Marcelo Sain en el Ministerio de Seguridad. Cinco de los ocho jefes fueron nombrados por él; mientras que Lagna ya dispuso tres cambios, aunque por razones distintas.

Sain__MG_2349-MTH-1200.jpg
El exministro de Seguridad Marcelo Sain cambió cinco cúpulas policiales en Rosario.

El exministro de Seguridad Marcelo Sain cambió cinco cúpulas policiales en Rosario.

El primer jefe fue Marcelo Goméz y duró una semana tras la polémica por el retiro de la guardia permanente en Tribunales y los mensajes de WhatsApp en los que Sain lo intimaba a reponerla de inmediato. Fueron los famosos audios de la frase: “Esto se va a poner picante”, lo que desde entonces le valió el apodo de “El picante”.

Los jefes asumen lugares de mando sabiendo que el respaldo es relativo y que corren el riesgo de ser el primer fusible que salta en un área que es (mala) noticia todos los días.

A Gómez lo reemplazó Claudio Romano, pero su pasó también fue fugaz. Poco más de 20 días estuvo en el cargo y se lo cambió. Le siguió Danilo Villán hasta septiembre de 2020, cuando Daniel Acosta se hizo cargo en el marco del recambio a nivel de la jefatura provincial, a donde recaló Emilce Chimenti tras la salida de Víctor Sarnaglia.

Luego fue el turno de Adrián Forni, quien enfermó de covid y falleció en mayo de 2021. En su lugar asumió Luis Maldonado. Le tocó oficiar de fusible tras dos masivas movilizaciones por el crimen en ocasión de robo del arquitecto Joaquín Pérez. El gobierno decidió entonces que sea la propia jefa provincial la que se haga cargo de Rosario, función doble que ejerció hasta esta semana. Por eso la designación de Marciani es también un alivio para la jefa provincial.

En una estructura jerárquica y verticalista –y la Policía y las fuerzas armadas lo son más que ninguna otra institución–, la permanente remoción de jefes tiene consecuencias. En primer momento, el sentido de autoridad se horada, pero también los jefes asumen lugares de mando sabiendo que el respaldo es relativo y que corren el riesgo de ser el primer fusible que salta en un área que es (mala) noticia todos los días. Esa percepción se traslada a los cuadros inferiores, que reciben órdenes de jefes que parecieran sentados en una silla eléctrica.

Jorge Lagna
La lucha contra el crimen organizado en el Departamento Rosario es uno de los desafíos más importantes que enfrenta Jorge Lagna, ministro de Seguridad de Santa Fe.

La lucha contra el crimen organizado en el Departamento Rosario es uno de los desafíos más importantes que enfrenta Jorge Lagna, ministro de Seguridad de Santa Fe.

Ese incesante ritmo de cambios en los nombres se expresó a su vez en los objetivos y políticas de seguridad, que en el juego de rotaciones empezaron a desdibujarse y generar incertidumbre en las filas policiales. Desde los niveles de patrullaje y la estructura de funcionamiento (Sain había dividido a la Policía en tres áreas al mismo nivel: Policía de Seguridad, Investigación Criminal y Control Policial), hasta qué hacer con las comisarías, que en el gobierno anterior habían empezado a dejarse de lado para avanzar hacia Estaciones de Policía o súper comisarías que eran mucho menos y coordinaban recursos y estrategias de acción en áreas más grandes.

En los últimos meses de 2021 hubo anuncios de reaperturas de comisarías y destacamentos a demanda. Es que la escasa presencia policial en las calles que motiva reclamos de vecinos, vecinales, centros comerciales, entre otros, por altos niveles de delito predatorio, y ante ese escenario el Ministerio de Seguridad reflotó como idea la reapertura de las antiguas seccionales –que en muchos barrios habían pasado a ser parte del problema– como una forma de reponer una referencia barrial.

Crecieron los homicidios en Rosario durante el 2021

La pregunta del millón es cuánto de este zigzagueante trayecto político-institucional repercutió en el empeoramiento de los índices que percibe la ciudadanía.

El reciente informe anual 2021 del Observatorio de Seguridad Pública, que procesa los datos oficiales y depende del Ministerio de Seguridad, aporta una primera respuesta a esa pregunta.

El informe indica que mientras los homicidios dolosos bajaron en la provincia, en Rosario crecieron por segundo año consecutivo a pesar de la pandemia. En 2021 hubo 241 homicidios dolosos.

Insert 1 cambios policía rosario seguridad

En consecuencia, la tasa de homicidios cada 100.000 habitantes volvió a crecer por segundo año consecutivo, rozando la de 2015, aunque sin alcanzar la más alta de la serie, que fue la de 2014.

Insert 2 cambios policía rosario seguridad

Por otra parte, la mayoría de esos homicidios fueron expresión del accionar de bandas criminales relacionadas a las economías ilegales.

insert 3 cambios policía rosario seguridad

No es la única respuesta al interrogante, pero se corrobora un paralelismo muy tentador de ser vinculado entre el rumbo incierto que tuvo la conducción de la UR II en los últimos 25 meses y el deterioro de los datos de la seguridad pública constatado por las estadísticas para el mismo periodo.