menu
search
Política | opinión | José Luis Espert | Javier Milei

José Luis Espert busca "bolsonorizarse": ¿cuál es el límite?

"Cárcel o bala", es la propuesta de seguridad pública del diputado nacional José Luis Espert. ¿Cuál es el límite del debate democrático?

Este viernes se conocieron imágenes del diputado nacional por Avanza la Libertad, José Luis Espert, practicando tiro en la Asociación de Tiro y Gimnasia de Quilmes. La polémica no fue generada por las imágenes en sí mismas, sino por el mensaje publicado por el legislador: “Cárcel o bala”. Si bien este tipo de expresiones no sorprenden, no es la primera vez que surgen provocaciones desde ese sector de la política argentina. Las preguntas obligadas son: ¿Qué busca Espert con este tipo de publicaciones? ¿Cuál es su objetivo? ¿A qué sector de la sociedad está dirigido? ¿Cuál es el mensaje?

En el contexto democrático argentino, donde el debate en torno a la seguridad pública tiene divididas las aguas, vale preguntarse: ¿se pueden permitir estas expresiones? ¿No debiera haber un límite? Resultan peligrosos este tipo de mensajes. ¿Es el camino para achicar la tan famosa “grieta”?

La sociedad argentina, por diversos motivos, está sumergida en grietas, divisiones y conflictos internos permanentemente. El clima social en los dos últimos años –pandemia mediante– tensionó aún más la relación entre la sociedad y la dirigencia política.

Embed

No es novedoso que cierto sector de la sociedad (y de la política) se muestra y se exponga corriendo el límite de lo permitido, cruzando la frontera entre lo democrático y la violencia lisa y llana.

Es el mismo sector que cada 24 de marzo plantea la teoría de los dos demonios, cada vez que aparece un ladrón pide balas y que está en contra de las ayudas sociales para los sectores más desprotegidos.

Publicaciones como las de Espert generan rechazo e indignación, pero en otros sectores también generan adhesiones. Ante este escenario, vale preguntarle al legislador nacional cuáles fueron o son sus propuestas para brindar respuestas a la sociedad en materia de generación de empleo, de aumentos salariales y un mejor nivel educativo.

Lo más peligroso es el riesgo que trae eso aparejado: las respuestas. ¿Qué pasa si los sectores enfrentados al dirigente opositor optan una accionar similar? ¿Dónde termina esto? ¿Cómo se responde a las expresiones de Javier Milei, quien aseguró que la gente que lo acompaña “es mejor estéticamente” que los demás espacios políticos?

El debate dentro del progresismo argentino debe ser cómo enfrentar o responder a las provocaciones e incitaciones a la violencia de la nueva derecha nacional, que año tras año gana cada vez más poder y genera más adhesiones.