domingo 12 de julio de 2020
Política | Vicentín | Santa Fe | empresas

Expropiación de Vicentín, claroscuros de una jugada audaz

Miradas diferentes, objetivos en el corto y mediano plazo. Los efectos de la estatización de la mayor empresa de la provincia de Santa Fe.

La intervención y expropiación del grupo Vicentín es una jugada de fondo, trascendente, con efectos inmediatos y otros a mediano y largo plazo. El anuncio del presidente presenta algunas certezas y muchas cuestiones por dilucidar. Por lo visto hasta aquí, los objetivos a alcanzar con esta medida en el futuro pueden ser distintos según el sector que se escuche.

Entre los beneficios inmediatos, preserva las miles de fuentes de trabajo, las empresas y su entramado y distribución regional. Probablemente permita un arreglo menos perdidoso para los productores, cooperativas y corredores cuyas acreencias estaban dentro del concurso de acreedores.

Los beneficios potenciales o esperables están relacionados a que el Estado tenga presencia testigo en el mercado agroalimentario, sector muy relevante para el ingreso de divisas del país. Con respecto a esto último, controlar Vicentin podría solucionar algún cuello de botella en alguna oportunidad, marcar tendencia, pero no resuelve el problema.

Alberto crisitna
Alberto Fernández aseguró que la idea de estatizar Vicentín no fue de Cristina Fernández.

Alberto Fernández aseguró que la idea de estatizar Vicentín no fue de Cristina Fernández.

Sí será muy importante para tener el pulso de un sector que, según indica el economista Sergio Arelovich, que sigue el tema hace años, más de la mitad de las exportaciones del sector “se hacen a empresas vinculadas, controladas, controlantes o paraísos fiscales”.

Leer más►Las ocho estatizaciones argentinas desde 2003

“A esto se lo conoce como precios de transferencia. Es el precio, por ejemplo, al que una multinacional ubicada en Argentina le vende a un eslabón propio que está en Holanda o China. ¿Ese precio obedece al mercado internacional? ¿Está dentro de lo razonable o no?”, sostiene. Siempre se sospechó que las empresas declaran que venden a su vinculada y luego lo revenden a mayor precio en el mercado internacional. Se llama triangulación. Los balances de Vicentin reflejan cuatro juicios abiertos porque Afip le objetó precios de transferencia e infracciones en la liquidación de divisas.

La empresa que entró al negocio de costado

YPF Agro es una línea de negocios de YPF que venía trabajando firme en el mercado desde hace unos cuantos años. Entró en el negocio de costado, como proveedor clave de insumos (combustibles, fertilizantes y agroquímicos). Su jugada fue darle al productor la posibilidad de pagarle los insumos con granos, lo cual la convirtió en un actor cada vez con más protagonismo en la compra venta de granos y cereales.

exportación de cereales.jpg
Vicentín no sólo es una empresa cerealera, sino que a lo largo de su historia se fue diversificando.

Vicentín no sólo es una empresa cerealera, sino que a lo largo de su historia se fue diversificando.

A futuro se podría evaluar la integración de las cooperativas de base agropecuarias al proyecto y recuperar, en clave de los nuevos tiempos, un entretejido socioeconómico como el perdido en pueblos y pequeñas localidades de la Pampa Húmeda.

El proyecto de expandir YPF Agro tiene unos cuantos años. Las actuales autoridades de YPF no estaban del todo convencidos de seguir con ese plan y habían dado señales de que preferían concentrarse en el negocio de los hidrocarburos. Es evidente que hubo un cambio en el oficialismo, por oportunidad o porque primaron corrientes de ideas distintas.

La decisión se tomó ahora –todo indica– porque era inminente un acuerdo de venta de activos.

La decisión se tomó ahora –todo indica– porque era inminente un acuerdo de venta de activos a otras de las competidoras en el mercado de crushing, industrialización y exportación de soja y derivados. Se habla de las gigantes multinacionales, líderes del negocio alimenticio en el mundo, Cargill y Dreyfus.

Para tener en cuenta y entender mejor

Si un acuerdo de esa naturaleza se hubiese concretado, hay que tener en cuenta algunos detalles:

- Mayor concentración del mercado de captación de soja y otros productos agrícolas. Esto profundiza las desventajas para los productores por imposición de condiciones de precios, entrega, calidad y fletes (asunto por el que la Mesa de Enlace pide intervención del Estado desde los tiempos de la 125).

- Hubiera significado pérdida importante de puestos de trabajo. Históricamente lo demostraron todas las absorciones en cualquier sector que quiera verse. La prescindencia de la estructura administrativa del grupo comprado es de cajón. También por la enajenación o cierre de negocios y unidades productivas que no interesen o se dupliquen. Difícilmente el polo Avellaneda-Reconquista hubiera seguido siendo el alma del grupo.

Perotti.jpg
Rápidamente, Omar Perotti salió a apoyar la estatización de Vicentín.

Rápidamente, Omar Perotti salió a apoyar la estatización de Vicentín.

- Menos cantidad de jugadores y más extranjerizados en un sector muy sensible para el ingreso de divisas al país.

- La pérdida de una empresa de capital nacional a manos extranjeras por chirolas. Las devaluaciones desde abril de 2018 hasta la crisis por la pandemia dejaron a las empresas de países como el nuestro a precio de remate. Si además debés u$s 1.350 millones…

Da la impresión que se sacrificó prolijidad para ganar tiempo. Esto ya demostró por experiencias pasadas que cuesta caro.

Entre las dudas que quedan, la primera es el procedimiento de intervención decidido por el Poder Ejecutivo. Da la impresión que se sacrificó prolijidad para ganar tiempo. Esto ya demostró por experiencias pasadas que cuesta caro. Quienes defienden el proceder del gobierno dirán que en este tipo de decisiones estratégicas y a esta escala, el valor de qué es caro o barato es discutible. En cualquier caso, se espera que los procedimientos sean ajustados a ley y a la Constitución.

Tampoco el gobierno dio precisiones sobre cómo instrumentará la expropiación. Habrá que ver los detalles. Lo conocido es que en el concurso se presentaron deudas por algo más de 99 mil millones de pesos, y que el Estado nacional es el principal acreedor a través del Banco Nación con 18.372 millones de pesos, la Afip y el BICE.

Una larga lista de dudas

No hay precisiones aún de cómo se pagará el resto del capital de la empresa si correspondiese o la deuda convocada. El presidente dijo que los productores-acreedores son los que deben estar contentos, pero no dio detalle de cómo pensaba materializar esa alegría. ¿Participación accionaria, crédito fiscal, seguirán dentro de la convocatoria, pago cash?

Otras incógnitas no aclaradas en la conferencia de prensa ni en la letra del DNU son las referidas al alcance de la expropiación. ¿Abarca a todas las empresas vinculadas? ¿Las que no están dentro del concurso también? ¿Las que comparten accionistas físicos pero sin vínculo jurídico? Cabe recordar que en varias de ellas Vicentin tiene participación accionaria minoritaria. Terminal Puerto Rosario es un ejemplo.

Otro capítulo es la notoria ausencia de santafesinos durante el anuncio.

Otro capítulo es la notoria ausencia de santafesinos durante el anuncio. No estuvo el gobernador, ni un senador, ni siquiera referentes de los espacios que impulsaron la creación de una empresa estatal pública con Vicentin.

La puesta en escena parece indicar que el tema se resolvió en Buenos Aires, y que pesó más el debate dentro del gobierno sobre el rol que debe jugar el Estado en estas situaciones y en el mundo pospandemia, que los intereses regionales (lo cual no quiere decir que no estén contemplados en la salida adoptada).

Distintas miradas desde la política

En el oficialismo provincial hubo divergencias. Para el gobierno de Perotti claramente no era la salida adecuada. El tono del mensaje en Twitter, anunciando “acompañamiento” al interventor, da a entender que no siente propia la decisión y por tanto no fue parte de la misma. La opinión del gobierno la expresó el ministro de Producción, Daniel Costamagna, en los últimos meses: “No estoy de acuerdo con la estatización. El sector privado es más adecuado para administrar la firma”, sostuvo en medios de Rosario, Santa Fe y Rafaela. En cualquier caso, a favor o en contra, es preocupante que Santa Fe no tenga un rol protagónico en un tema de semejante relevancia.

Daniel costamagna santa fe.jpg
Hace pocos meses, Daniel Costamagna, ministro de Producción de la Provincia, habló en contra de una posible estatización de Vicentín.

Hace pocos meses, Daniel Costamagna, ministro de Producción de la Provincia, habló en contra de una posible estatización de Vicentín.

Por el contrario, saludaron la medida y la respaldaron el jefe de la bancada de diputados Leandro Busatto y el Nuevo Espacio Santafesino del que son parte la mayoría de los senadores peronistas y la vicegobernadora Alejandra Rodenas.

En la oposición, el Frente Social y Popular de Carlos del Frade, Igualdad de Rubén Giustiniani Ciudad Futura y otros espacios políticos promovían ya hace tiempo la constitución de una empresa pública.

Dentro del Frente Progresista no hay posicionamiento común. El Partido Socialista dio un inicial respaldo a la medida. En la UCR hubo silencio. Los más cercanos al macrismo, como el intendente de Avellaneda, Dionisio Scarpin y José Corral, mostraron su rechazo al igual que el PRO. El resto espera el posicionamiento que tome la UCR a nivel nacional, ya que el partido deberá jugar un rol importante en el Congreso cuando traten la expropiación.

Dejá tu comentario