sábado 23 de enero de 2021
Política | Atentado terrorista | Congreso de la Nación | Cristina Kirchner

Caso Nisman: el fiscal pedirá mandar a juicio oral a los custodios

Los guardias están acusados por incumplimiento de los deberes de funcionario y también por encubrimiento del asesinato.

La fiscalía a cargo de Eduardo Taiano pedirá la elevación parcial a juicio oral de la causa que investigó la muerte de Alberto Nisman. En esta primera parte sólo se solicitará que el juez Julián Ercolini mande a la próxima instancia judicial a los custodios del fiscal de la UFI AMIA, asesinado, según determinó la Justicia, hace poco menos de 5 años. Están acusados de incumplimiento de los deberes de funcionario público y dos de ellos de encubrimiento agravado "de un homicidio", según resaltará el dictamen. En tanto, el ex perito informático de Nisman, Diego Lagomarsino, será enviado a juicio en una segunda instancia.

image.png

Cuando el juez Ercolini procesó a Lagomarsino como partícipe necesario del homicidio de Nisman, acusó a su vez a los cuatro ex custodios de la Policía Federal por incumplimiento de los deberes de funcionario público y encubrimiento agravado. Se trata de Rubén Benítez, Néstor Durán, Armando Niz y Luis Miño.

Para la Justicia no hay dudas: Nisman fue víctima de un homicidio, así lo resolvieron el juez y el fiscal Taiano, quien tiene delegada la investigación. Ercolini dijo: "La muerte del fiscal Nisman no obedeció a un suicidio y habría sido producida por terceras personas y en forma dolosa”.

image.png

Asimismo, el magistrado remarcó que “habría existido una intencionalidad, cuando menos desde algún sector oficial, de instalar la idea de una muerte voluntaria, privada y en soledad de Nisman”.

A casi cinco años de su muerte, la fiscalía avanza en lo que será un pedido de elevación parcial a juicio sosteniendo "la hipótesis del homicidio basado no solo en la pericia de Gendarmería, sino en entrecruzamientos de llamados producidos en el rango horario de la muerte, como las propias contradicciones de Lagomarsino, que dijo que Nisman lo había contactado primero cuando la pericia informática mostró lo contrario, como también el manejo de la escena y las acciones posteriores al 18 de enero", explicaron fuentes judiciales a Clarín.

image.png

Abonando la hipótesis del juez y del fiscal, la Sala II de la Cámara Federal porteña confirmó hace un año que el ex fiscal fue asesinado como "directa consecuencia de la denuncia que formulara el 14 de enero de 2015 como titular de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado terrorista perpetrado contra la sede de la AMIA", y la acusación de encubrimiento a Cristina Kirchner y ex funcionarios de su gobierno.

En ese escrito se señaló que "no puede dejar de soslayarse que el homicidio del doctor Nisman se produjo cuatro días después de haber efectivizado la denuncia señalada y horas antes de ir a exponerla ante el Congreso de la Nación".

Por tal motivo, se consideró que esta circunstancia "obliga lógicamente a ahondar la investigación en el probable entendimiento de que la muerte del Fiscal se haya producido como consecuencia directa de la especifica acción que adoptó en el marco de su función", como titular de la UFI - AMIA. Por ello, la pesquisa continúa y se pedirá una elevación parcial del caso.

image.png

En esta línea, se confirmó la acusación contra los ex custodios asignados a Nisman. Quedaron procesados como coautores del delito de "incumplimiento de los deberes de funcionario público" y de "encubrimiento agravado" por "tratarse de un hecho precedente a un delito grave".

Por su rol y días de trabajo durante aquel fin de semana de enero de 2015, dos de los cuatro custodios también fueron procesados como encubridores del homicidio: se trata de Rubén Benítez y Luis Miño, acusados de no haber "protegido en forma debida" al entonces fiscal. Tenían a su cargo el dispositivo de seguridad los últimos días de vida de Nisman.

En el pedido de juicio oral se pondrá foco en la actuación de los custodios, quienes según la acusación del juez “a pesar de que pasaron horas sin saber de Nisman y sin que atendiera sus llamadas, permanecieron sin dar aviso a sus jefes”. “Nisman no atendía llamadas, no había recogido el diario en la puerta de su casa, no respondía el timbre y sin embargo los custodios Miño y Niz no avisaron a sus superiores. Todo esto hizo que se dilatara el hallazgo del cuerpo, lo que sumado a que se pronunciaron por la idea de la muerte voluntaria se traduce en un claro intento por darle credibilidad a la versión del suicidio”. El juez determinó en consecuencia que los custodios “buscaron demorar la actuación policial y/o judicial en el homicidio”.

image.png

Por ello, según señalaron fuentes judiciales a Clarín, el pedido de elevación a juicio se basa en que "dos de los custodios están procesados por encubrir un homicidio". Así, la Fiscalía ratificará una vez más que la de Nisman "se trata de una muerte violenta". En ese pedido de elevación, a su vez, se le dará entidad una vez más a la pericia de Gendarmería que la Ministra de Seguridad, Sabina Frederic, puso en duda hace pocos días.

Respecto a Lagomarsino, la fiscalía sostiene, tal como resolvió Ercolini, que el técnico fue "partícipe necesario" del asesinato del fiscal Alberto Nisman.

A su vez, se seguirán investigando los vínculos que podría tener el informático con los servicios de inteligencia. Cuando esta línea de trabajo concluya, será cuando se pida que él también sea sometido a juicio oral.

En la causa se planteó que el técnico informático entregó el arma calibre 22 con "pleno conocimiento de lo que ocurriría"; es decir, la muerte del entonces fiscal. Sin embargo, la Justicia no pudo acreditar su intervención en el momento en el que se consumó el asesinato. Los responsables del crimen son aún "autores desconocidos".