sábado 27 de noviembre de 2021
Policiales Drogas | allanamiento | Santa Fe

Una acusación falsa contra un funcionario judicial, la pista que activó el allanamiento a la Brigada de Drogas

El fiscal federal Walter Rodríguez sospecha que un policía de esa dependencia envió un correo electrónico con una acusación falsa para desviar una investigación en curso.

Un correo electrónico recibido meses atrás en la Fiscalía Federal N°2 de Santa Fe fue el origen de la causa que este jueves terminó con un allanamiento de la Policía Federal en la Brigada de Drogas de Santa Fe y uno de sus miembros, identificado como A.C.R., detenido y puesto a disposición de la Justicia.

En aquel correo recibido en Fiscalía, una persona denunció anónimamente a un funcionario del Ministerio Público Fiscal de ser el “líder de una organización delictiva”. Sin embargo, con el correr de las semanas se comprobó que tal acusación era falsa y que formaba parte de un ardid “para desviar actuales investigaciones en curso” que se llevaban a cabo tanto las fiscalías 1 y 2 de Santa Fe.

La investigación fue delegada al Departamento Técnico del Narcotráfico de la Policía Federal Argentina cuyos integrantes lograron establecer de donde se había enviado el correo electrónico y que el principal sospechoso era un agente policial, de rango oficial, que actualmente prestaba servicios como integrante de la Brigada de Drogas I del departamento La Capital situada en zona sur, en un predio lindero a la ONG de Cilsa.

Allanamiento Brigada Drogas Santa Fe 1.jpg
Los agentes de la Federal allanaron la Brigada y secuestraron documental.

Los agentes de la Federal allanaron la Brigada y secuestraron documental.

El policía fue detenido este jueves en su domicilio particular luego de cuatro allanamientos que ejecutaron los investigadores de la PFA. En la vivienda, además, encontraron más de medio kilo de cocaína (667 gramos) que estaban compactados, según indicaron fuentes judiciales a AIRE.

El agente policial quedó detenido y a disposición del Juzgado Federal N°2, provisoriamente a cargo de Marcelo Bailaque, para su posterior audiencia indagatoria, la cual fue fijada para este próximo viernes en la sede judicial de 9 de Julio y Monseñor Zaspe del barrio Sur.

El segundo allanamiento

El operativo de este jueves en la Brigada es el segundo que tiene la repartición policial que depende actualmente de la Agencia de Investigación Criminal y cuyo jefe máximo, a nivel provincial, es Rodolfo “Coqui” Gallardo, un expolicía de Seguridad Aeroportuaria y quien llegó a la provincia de la mano de Marcelo Sain, exministro de Seguridad de Santa Fe.

El 27 de mayo agentes de Asuntos Internos (de la Agencia de Control Policial) allanaron la sede policial y se llevaron documental y además le secuestraron los teléfonos particulares a varios miembros de la Brigada. Entre ellos, el exjefe Leonardo G., quien luego fue sacado de esa área y elevado a la parte de Inteligencia del área de drogas.

Leer más ► Investigan el robo de ruedas de los vehículos secuestrados y depositados en la Brigada de Drogas

Tal procedimiento de Asuntos Internos se dio por orden del fiscal de Violencia Institucional del Ministerio Público de la Acusación, Ezequiel Hernández, en el marco de una causa que investigó el robo de ruedas a los autos secuestrados en distintos procedimientos de drogas y que se encuentran depositados en el predio de la Brigada. Dicha pesquisa, detectó, por ejemplo, que a un Citroën C4 negro le faltaba la rueda derecha trasera.

Autos Narco__MG_7515-MTH-1200.jpg
En el predio donde está la Brigada se encuentran autos secuestrados en procedimientos de drogas completamente abandonados.

En el predio donde está la Brigada se encuentran autos secuestrados en procedimientos de drogas completamente abandonados.

Por aquel procedimiento, Hernández ordenó que los teléfonos sean remitidos a pericia a la espera de que surgiera un elemento que permita establecer cómo era la presunta trama de desguace a los vehículos secuestrado en causas de drogas.

Llamativamente, un día después de aquel procedimiento de Asuntos Internos, circularon distintos partes de la Agencia de Investigación Criminal que informaban que durante el primer semestre del año habían sido desbaratadas 30 “bandas” vinculadas al narcomenudeo en toda la provincia. La difusión de estos operativos se interpretó como una especie de respuesta a los procedimientos dispuestos por la Justicia que pusieron la lupa sobre los agentes o las cabezas actuales de la Brigada.

Desconfianza

No solo los recientes allanamientos pusieron un manto de sospecha sobre la actual gestión de la Brigada de Drogas, sino que tal percepción sobre el funcionamiento del área viene desde hace tiempo en las Fiscalías Federales de Santa Fe, con los fiscales Gustavo Onel y Walter Rodríguez a la cabeza.

Es que ambos fiscales, tienen cierta desconfianza sobre el modo de trabajo que llevan a cabo los policías del área de Drogas de Santa Fe. De hecho, las “grandes investigaciones” de los últimos dos años, por lo menos, fueron asignadas a fuerzas federales por temor que se filtren datos que frustren los procedimientos.

Sumado a ello, otro condimento que llevó a las Fiscalías Federales a dejar de delegar investigaciones a la policía provincial fueron los reiterados cambios que tuvo el área. Por ejemplo, en el último año, la Brigada de Drogas cambió de jefe en cuatro oportunidades.