menu
search
Policiales | Santa Fe |

Santa Fe: el polémico mensaje de un kiosquero del barrio Barranquitas a quien le robaron por sexta vez

Julio vive desde hace 58 años en el barrio Barranquitas. Tiene un kiosco desde hace dos años en Cochabamba y Luciano Molina. Tras media docena de robos, pintó un pizarrón con un mensaje polémico.

A Julio lo conocen todos en el barrio Barranquitas de la ciudad de Santa Fe. Apodado "El Pela" y "El Viejo", hace 58 años que vive en Cochabamba y Luciano Molina, donde hace dos abrió un kiosco. Ahora le robaron por sexta vez y se llevaron dinero que su hijo le había dejado para ayudarlo, ya que su magra pensión no le alcanza. Cansado de los robos, Julio pintó un polémico mensaje en una pizarra que colocó frente al comercio.

mensaje 1.jpg
Desde hace dos años, Julio atiende el comercio en la casa que comparte con su hija, en el barrio Barranquitas.

Desde hace dos años, Julio atiende el comercio en la casa que comparte con su hija, en el barrio Barranquitas.

En cinco oportunidades a Julio le robaron pizarrones que tenía exhibidos en la vía pública con los precios de los productos. Este lunes le volvieron a robar, pero esta vez entraron a su casa.

Su hijo le había dejado algunos dólares y pesos para que pueda sustentarse, ya que con los 30.000 pesos de pensión que cobra y lo que saca del kiosco, no le alcanza. Tomó 5.000 pesos y se fue a la farmacia. Eran las 17.30 cuando alguien entró a su casa donde no había nadie, robó y se dio a la fuga.

"Entraron por una banderola y me robaron toda la plata. También se llevaron salamines y una máquina de polarizar que usa mi hijo para trabajar. Le pedí plata a un prestamista para comprársela", agregó Julio y contó que llamó a la Policía y que el patrullero llegó después de una hora y media.

Barrio Barranquitas: polémico mensaje de un comerciante harto de los robos

Después de este episodio de inseguridad escribió un polémico mensaje en un pizarrón que exhibe en el frente del local: "La próxima vez ke me roben, los busco y los cago a tiro. Me cansé".

"Yo antes del kiosco tenía una compraventa, 14 veces me robaron y tuve que cerrarla. Tengo 58 años, y muchos problemas de salud. Cobro una pensión de 30.000 pesos y este kiosquito lo puse para ayudarla a mi hija que estudia derecho", expresó "El Pela", quien además es viudo: su esposa falleció en un accidente automovilístico cuando viajaban con él cuando era productor de grupos tropicales. "Dejé todo y puse esto para seguir luchando por mi hija", cerró con angustia.

Temas