menu
search
Policiales Arroyo Leyes |

Robo en la subcomisaría de Arroyo Leyes: uno de los imputados dijo que la policía mató a su perro

Los dos hombres detenidos por el robo a la Subcomisaría de Arroyo Leyes cuestionaron el accionar de los policías al momento de sus detenciones. Los detalles de la causa se ventilarán en la audiencia de prisión preventiva.

“Recién ahora me entero de qué me acusan, el día del allanamiento me mataron el perro, me rompieron todo... yo soy una persona de trabajo, estuve trabajando todo el día y me fui a dormir porque me levanto a las 5.30 para trabajar”, declaró en medio de lágrimas uno de los dos hombres imputados este miércoles como uno de los involucrados en el copamiento de la subcomisaría de Arroyo Leyes. Los dos imputados, tío y sobrino, negaron ser parte de la banda de al menos ocho personas que perpetraron los violentos hechos de la madrugada del 17 de noviembre.

Los hechos son investigados por los fiscales Rosana Peresín y Manuel Cecchini, quienes imputaron a M. E. L. y a L. A. L. como coautores de robo doblemente calificado por ser cometido con arma de fuego y en poblado y en banda (dos hechos), y además a L. A. L. se le atribuyó la coautoría del delito de privación ilegítima de la libertad agravada por ser cometida con violencia. Los dos imputados cuentan con la asistencia del abogado defensor particular Gabriel Luna y en la audiencia imputativa que presidió el juez José Luis García Troiano declararon y, entre lágrimas, cuestionaron cómo fueron los allanamientos en sus domicilios.

Villa Hipódromo operativo detenicón por copamiento en la subcomisaría Arroyo leyes 3.jpg
Los imputados fueron detenidos tras una serie de operativos realizados en Villa Hipódromo

Los imputados fueron detenidos tras una serie de operativos realizados en Villa Hipódromo

Violentos episodios

Los fiscales relataron los hechos atribuidos a los dos imputados y a, por lo menos, seis personas más que aún no han sido identificadas. El 17 de noviembre a las 0:30, un grupo de al menos ocho hombres ingresó a la subcomisaría de Arroyo Leyes, ubicada en el kilómetro 14 de la Ruta Provincial 1 portando armas de fuego (una pistola calibre 22 y una pistola 9 mm, detallaron los fiscales) y redujeron a los dos suboficiales que se encontraban de guardia.

El grupo les quitó las armas reglamentarias, los chalecos balísticos, sus teléfonos celulares, una escopeta y las llaves de la dependencia. Según la imputación fiscal, mientras L. A. L. y otro integrante del grupo mantenían privados de la libertad a los policías y a las personas detenidas en la comisaría, M. E. L. y el resto de los involucrados se dirigieron a una vivienda ubicada a 50 metros de la dependencia policial.

Allí ingresaron también armados, redujeron a los moradores y robaron varios elementos de valor: tres termos Stanley, dos televisores, teléfonos celulares, dinero en efectivo, relojes, entre otras cosas. Luego, el grupo huyó en el automóvil Peugeot 206 de las víctimas civiles y en la camioneta Amarok de la fuerza policial.

garcìa troiano.jpg
José Luis García Troiano, el juez que presidió la audiencia imputativa

José Luis García Troiano, el juez que presidió la audiencia imputativa

Declaraciones entre lágrimas

Al finalizar la atribución imputativa de los fiscales, los dos hombres detenidos pidieron declarar. Primero lo hizo L. A. L., quien dijo que recién se estaba enterando de qué lo acusaban, que él es un hombre de trabajo, que realiza tareas de electricidad, plomería, refrigeración; dijo que el día del hecho estuvo trabajando en un bar ubicado en bulevard Gálvez, que volvió a la noche a su casa y se acostó a dormir, y que recién se enteró de lo ocurrido en la subcomisaría al día siguiente, cuando llegó a trabajar en la zona de la costa donde están haciendo una pileta.

Luego, llorando, habló de su familia, de sus hijos, y se refirió al momento del allanamiento: dijo que sufre de presión alta, que se desmayó ante el accionar violento de los agentes y que cuando se despertó estaba en el hospital. "Escuché unos disparos y vi al perro, mi nena de tres fue corriendo y lo abrazó", remarcó el imputado. “No aguanto más sin ver a mi hija”, dijo L.A.L. y agregó: “Lo que más mal me pone es que se lo llevaron a mi hijo, que es menor, el juega al rugby, no tiene nada que ver”.

Por último, también declaró M. E. L., y se refirió al accionar de los policías que realizaron el allanamiento en su vivienda: dijo que lo golpearon, que tiene una mano fracturada en tres partes. Los fiscales no realizaron preguntas a los imputados y por pedido del abogado defensor la audiencia de prisión preventiva se realizará el viernes por la tarde.

Temas