menu
search
Policiales | Club Atlético Colón | barrabravas | Barrio Centenario

Revelan que "Chucky" Ríos, el barra prófugo de la Justicia, estuvo en los incidentes previos al partido de Colón con Peñarol

El dato fue ventilado en la audiencia en la cual quedaron en prisión preventiva dos de los cuatro detenidos que tiene la causa que investiga los disturbios ocurridos el pasado 5 de abril.

El fiscal Martín Torres, a cargo de la causa que investiga la balacera en las inmediaciones del estadio de Colón, ocurrida el pasado 5 de abril, reveló que Brian Emanuel "Chucky" Ríos, el supuesto líder de la facción "La Negrada" que disputa el paravalancha sabalero, estuvo entre las personas que protagonizaron los disturbios en la previa al partido entre el club del barrio Centenario y Peñarol de Montevideo.

El dato fue ventilado en la audiencia de medidas cautelares que se desarrolló este miércoles en Tribunales y en donde la jueza penal, Rosana Carrara, ordenó que dos de las cuatro barras que fueron detenidos por el tiroteo, identificados como Walter Nicolás “Homero” Filippa (30) y Lautaro Jesús “Rengo” Cisneros (30), transiten la causa detenidos y alojados en un establecimiento carcelario.

En dicha audiencia, el fiscal acusó a Filippa y Cisneros de ser quienes protagonizaron los incidentes ocurridos en la puerta 7 del Estadio Brigadier López y que, de tal secuencia, participó el prófugo Ríos, sobre el cual pesa un pedido de captura emitido en 2019 por el fiscal Andrés Marchi, en el marco de una investigación por una tentativa de homicidio.

Torres causa Colón

Según explicó Torres, el tiroteo entre barras y la Policía comenzó luego de que un grupo de hinchas se acercara a la puerta 7 con intenciones de ingresar a la cancha, pero al no contar con entradas, debieron retirarse. Esa situación provocó a que por lo menos dos barrabravas (que para la Fiscalía serían Filippa y Cisneros) arrojaron piedras hacia el sector donde estaba el personal policial.

A partir de ahí, el altercado pasó a mayores cuando miembros de la barra “La Negrada” -según el fiscal- empezaron a los tiros con armas de calibres 9, 22 y 32. La secuencia criminal terminó con cuatro policías heridos e internados en el hospital José María Cullen.

Disturbios en fonavi colon peñarol

Los distrubios previo al partido entre el Club Atlético Colón y Peñarol.

Durante la audiencia de este miércoles, también surgieron datos sobre un preso alojado en la cárcel de Las Flores y sobre el cual recayó la lupa de a Justicia a raíz de la causa que investigó la balacera ocurrida en la previa entre Colón y Peñarol.

Se trata de Diego “Polilla” Zabala, quien purga una pena de 13 años de prisión por un homicidio ocurrido en la ciudad de Santa Fe. Al mismo, el día de los allanamientos por los disturbios en Colón le allanaron la celda y le secuestraron un teléfono celular que fue remitido a pericia para determinar si tiene vínculo con los incidentes ocurridos en el estadio del barrio Centenario.

No obstante, el personal a cargo de aquel procedimiento secuestró del pabellón en donde está alojado “Polilla”, un total de 18 teléfonos celulares.

Contrapunto

Los datos expuestos por la Fiscalía fueron luego cuestionados por las defensas del caso, a cargo de Soledad Estrada (por “Homero” Filippa) y Ramiro Carrasco (por Cisneros), los cuales dijeron que las evidencias expuestas por Torres no son contundentes para poder probar la participación en la balacera.

En su planteo, la defensora oficial Estrada apuntó a que la Fiscalía le atribuyó a su defendido ser parte de una asociación ilícita que cometía delitos en Santa Fe y alrededores, pero no precisó cuáles eran estos.

Por otro lado, cuestionó la incapacidad de las fuerzas del Estado para no detener a Chucky Ríos. “Eso no habla de las habilidades de la persona, sino de las falencias de los policías”, dijo la letrada y solicitó que su asistido transite la causa en libertad y cumpla una serie de restricciones: que firme cada 15 días en la sede del MPA; fije domicilio; y se abstenga de ir a cualquier evento deportivo en donde participe el club Colon.

En paralelo, el abogado particular, Ramiro Carrasco, encargado de defender a Cisneros, se sumó al rechazo de la medida cautelar de prisión preventiva y adhirió a lo expresado por la abogada Estrada. En tanto, cuestionó los testimonios realizados por los agentes de inteligencia que participaron de la causa. “Si estamos en manos de este servicio de inteligencia me voy a ir a vivir a otro país”, expresó. En esa línea, argumentó que su cliente, el día del tiroteo estaba en la manzana 4 en donde oficia como “cuidacoche”.

Finalmente, la jueza Rosana Carrara -al escuchar a ambas partes- resolvió que tanto Cisneros como Filippa permanezcan en prisión preventiva hasta tanto la causa avance a un futuro juicio oral y público.