miércoles 18 de mayo de 2022
Policiales mujer | Tribunales | Gálvez

Prisión preventiva para la dueña de un geriátrico de la ciudad de Gálvez

La medida fue dispuesta tras una investigación que llevó a cabo el fiscal del departamento San Jerónimo, Marcelo Nessier. La causa investiga a la mujer por abandono de personas en una serie de hechos ocurridos entre el lunes 28 de diciembre de 2020 y la primera semana de este mes de mayo.

La Justicia provincial ordenó que María del Carmen F., la propietaria de un geriátrico de la ciudad de Gálvez que se encuentra imputada por el abandono de persona, cuyas víctimas fueron un grupo de ancianas, sea alojada en un establecimiento carcelario. La medida fue dispuesta por la jueza Rosana Carrara, que tras escuchar las pruebas que existen sobre el caso, hizo lugar al pedido de prisión preventiva que llevó el fiscal del departamento San Jerónimo, Marcelo Nessier.

El fallo de la jueza se dio luego de una audiencia que se llevó a cabo en los tribunales de Santa Fe en donde la magistrada rechazó los planteos que realizó el defensor de la mujer de 59 años, Juan Fosa, el cual solicitó medidas alternativas a la cárcel.

Durante la audiencia, el fiscal explicó que la imputada estaba a cargo de la residencia y tenía la obligación de cuidar a once ancianos que estaban allí. Sin embargo, "con su accionar delictivo, la mujer causó graves daños en la salud de al menos cuatro octogenarias”, sostuvo Nessier.

Leer más ► Acusan a la dueña de un geriátrico de Gálvez de causar "graves daños" en cuatro ancianas

Los hechos que investiga el fiscal sucedieron entre el lunes 28 de diciembre de 2020 y la primera semana de este mes de mayo y tuvieron lugar en el interior de una residencia geriátrica funciona en una vivienda ubicada en la calle Dorrego al 600 de Gálvez.

Mediante un comunicado oficial, Nessier hizo hincapié en que “la mujer puso en peligro la vida de quienes debía proteger” y además que “las víctimas son incapaces de satisfacer sus necesidades básicas sin la asistencia de otra persona y pasaron meses en una situación de total desamparo”.

El fiscal aseguró por otro lado que “la imputada no les brindó a los ancianos la asistencia médica correspondiente, omitió higienizarlos de forma adecuada y les negó una alimentación acorde a sus requerimientos físicos”. En tal sentido, “se constataron úlceras, escoriaciones y alteraciones por falta de movilización en diferentes partes del cuerpo de las víctimas, así como signos evidentes de desnutrición”, sostuvo.